Bozzo había usado varios calificativos contra los actores; un juez debe determinar el daño económico que produjo.

La controvertida conductora Laura Bozzo está en medio de un problema legal, debido a las declaraciones que realizó en contra de Gabriel Soto e Irina Baeva hace unas semanas.

Y es que el abogado de la pareja afirmó que las autoridades no pudieron notificar a la presentadora el programa “Laura Sin Censura” de una demanda en su contra. Por esta razón, podría ser necesario que la arresten.

Gustavo Herrera, letrado a cargo del caso interpuesto por Baeva y Soto, afirmó a la revista TVyNovelas que el vigilante del domicilio donde vive Bozzo negó que la conductora viva en dicha casa, por lo cual se podría acusar del delito de “resistencia de particulares a un mandato judicial”.

El litigante consideró que los abogados de Laura la están asesorando de manera inadecuada debido a esta acción y por esta razón, las autoridades podrían determinar un arresto ya sea contra la conductora de talk shows o del guardia de seguridad de su casa.

El abogado detalló que se trataba de una notificación por una demanda de daño moral en el ámbito civil, ya que a decir de sus clientes, se ha dañado el honor y la reputación de las figuras artísticas como Soto y Baeva.

Herrera explicó que Bozzo mencionó que Irina era una “descerebrada, roba Maridos”, en tanto que de Gabriel, la presentadora afirmó que él era un desobligado, “pensaba con los genitales” e incluso lo calificó como “el desgraciado del año 2019”.  

Ante ello, la reparación de daño moral implicaría la publicación de un extracto de la sentencia en el mismo medio donde se dieron las declaraciones, afirmó el abogado. Agregó que un juez determinará el daño económico que esos dichos pudieron causar en sus clientes