Este lunes el presidente municipal de Tlaltelulco, Rubén Pluma Morales, decidió aparecer públicamente para que los ciudadanos vean que si trabaja y que no solo está dedicado a ingerir bebidas embriagantes en su oficina. 

Resulta que el Picapiedra, se envalentó y acudió al municipio de Chiautempan, justo donde se construye el nuevo edificio de seguridad pública. Acompañado de sus seguidores reclamó que el predio es propiedad de Tlaltelulco, pero fueron echados por ambiciosos.

Los jaloneos y las piedras que rodaron en la lateral de la carretera vía corta sentido Puebla-Chiautempan estaba latente antes de la trifulca, pues ambos grupos se acusaron e hicieron señalamientos hacia sus autoridades.

El Alcalde de Tlaltelulco Rubén Pluma  y el sexto regidor Luis Pluma Morales, salieron corriendo de la zona de conflicto, antes subrayaron que el congreso del estado no ha hecho caso a la documentación que han presentado para delimitar el territorio de ambos municipios.