Utilizando de pretexto su informe de actividades como senadora, Ana Lilia Rivera Rivera realiza una descarada campaña política en todos los municipios del estado para lograr posicionar su imagen entre el electorado que la votó gracias a que en la boleta de 2018, iba Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Con sus principales operadores Lilia Rivera entrega unos dipticos en los que presume la ley del maíz, mientras aprovecha para promocionarse como candidata a gobernadora con su eterno discurso de ser una mujer cercana al presidente de la República y ser fundadora del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

A su vez sus representantes aprovechan para pedir el apoyo para su interés personal, como en el caso de Vicente Galván Aráoz, excandidato perdedor a la presidencia municipal de Amaxac, quien pese al rechazo de la ciudadanía busca nuevamente competir presumiendo el apoyo de la calpulalpense.

Pese a ser una política prácticamente desconocida, desde su llegada al Senado gracias a la copiosa votación por AMLO, Lilia Rivera inició su campaña para ser gobernadora del estado, bajo el argumento de ser fundadora de MORENA.

Dentro de sus principales logros es haber impuesto a quien maneja los más de 17 millones de pesos que llegan al año a MORENA y colocar a Homero Meneses como el titular de las becas Benito Juárez, esperando imponer a Marco Castillo como el próximo encargado de la dirigencia de su partido.