Poco más de un año ha pasado desde que el ahora vicepresidente electo de Bolivia, David Choquehuanca Céspedes arribó a Tlaxcala a una conferencia magistral en el Congreso del Estado, gracias a la invitación del diputado federal, Rubén Terán Águila quien lo llevó a los lugares más emblemáticos de la entidad en un hermanamiento con el pueblo boliviano.

Meses después y tras el golpe de estado por el que el presidente Evo Morales fue rescatado por la cancillería mexicana, el grupo ligado al exmandatario boliviano ganó la presidencia contundentemente y se alista para tomar las riendas del país sudamericano que fue gobernado por un grupo que tomó el poder usurpando funciones.

Hace unos días, Rubén Terán recibió la invitación por parte de su amigo y hoy vicepresidente de Bolivia para su toma de protesta, por lo que es casi un hecho que el diputado federal acuda como invitado especial a observar la unción de su amigo como el segundo al mando del país andino y del presidente Luis Arce.

Esta situación, estrecharía aún más los lazos de amistad y el hermanamiento con el pueblo boliviano que salió a las urnas a decidir que quiere un gobierno cercano a la gente y no uno cercano a los neoliberales que han saqueado las naciones latinoamericanas.

Actualmente Rubén Terán es uno de los morenistas más destacados de Tlaxcala y cercanos al coordinador de la fracción parlamentario del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en el Congreso federal, Mario Delgado Carrillo, quien es el favorito para ganar la encuesta para la dirigencia nacional de este partido, lo que pondría al tlaxcalteca en el mismo lugar en el ámbito local.