La mujer le pidió a su hijo que se pusiera trabajar, pero se negó y siguió sentado jugando videojuegos

Tras sentirse “ofendido”, Christian Uriel denunció a su madre y a su tía ante la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México por agresión y hostigamiento, luego de que lo corrieron de la casa.

Al ser citada por las autoridades, la madre contó que no aguantó más a su hijo de 30 años por ser un supuesto “nini”, (que no estudia ni trabaja).

Detalló que, durante la pandemia de COVID-19, Christian permaneció sentado en un sillón y jugando videojuegos, además le pedía que todo le sirviera en el lugar.

“No más chanclazos”: Senado aprueba sanciones contra quien golpee a los niños 

Cuando la ciudad se reactivó, la madre le pidió a su hijo que considerara trabajar, para que le ayudara con los gastos de la casa, sin embargo, Christian Uriel se negó y siguió con el mismo estilo de vida.

De acuerdo con la carpeta de investigación, la progenitora pidió ayuda a una familiar, y juntas llegaron a su domicilio ubicado en la colonia La Polvorilla, de la alcaldía Iztapalapa.

Como era de esperarse, encontraron a Christian sentado en el sillón, ambas mujeres le echaron agua fría y lo agarraron a escobazos hasta sacarlo de su vivienda.

Por lo anterior, el hombre se ofendió y para poder regresar a su casa, acudió al Ministerio Público a pedir ayuda.