Pese a existir todos los elementos fue liberado Juan Luis N., presunto asesino de Salvador, quien en vida fue oriundo del municipio de Nanacamilpa. 

El presunto responsable al parecer tuvo acuerdos bajo la mesa con Mario Jiménez y al juez Alfonso González, pues la liberación se realizó en una audiencia en la Casa de Justicia de Apizaco de la que no fue notificada la familia.

Se presume que el magistrado y el juez actuaron con dolo pues se contaba con todos los elementos que acreditaban a Juan Luis N. como el culpable de la muerte del joven occiso.

Por lo anterior la familia responsabilizó tanto al juez como al magistrado de la decisión que se tomó por haber echado abajo todo el proceso que se tenía hasta el momento y al juez por haber dejado libre al imputado, a pesar de las pruebas que había en su contra, ya que al momento de su detención encontraron el arma con la que habría asesinado a quema ropa a Salvador.