Pobladores de la comunidad chiautempense de Guadalupe Ixcotla, le dieron un “rotundo no” a la instalación de una estación de carburación de gas licuado de petróleo en la esquina de las calles Cuauhtémoc y Unión, en los límites con el vecino municipio de Contla, por considerar que el manejo del energético pondría en riesgo la seguridad física de los habitantes. 

En un intento por convencer a los pobladores de la comunidad, estos fueron contundentes en rechazar la culminación de dicha inversión pues alegaron que representará un peligro por los habitantes de este lugar, de tal manera que fracasaron las negociaciones entre la empresa Sony Gas y los pobladores.  

La empresa dio una explicación amplia del proyecto y de las medidas de seguridad que dispondrá en caso de que se permita la instalación, por lo que descartó que  la estación del energético sea un peligro pues no han  tenido percances  de ninguna índole en la empresa.  

Los representantes de la población argumentaron que en las inmediaciones donde se pretende instalar la gasera existen un promedio de 30 viviendas, un parque infantil, una Escuela Secundaria y una capilla del Niño Doctor, que tiene actividades frecuentemente.