*

Viernes, 18 de Septiembre de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete



Salud

Afirman que el vino tinto ayuda a combatir el coronavirus como un antioxidante

Salud   /   
RMVA  |
 Miércoles, Agosto 12, 2020

Lo más destacado de los espectáculos en México y en el Mundo

El resveratrol, un antioxidante presente en el vino tinto y los pistachos, podría ayudar a aliviar la gravedad del Covid-19

Según estudios recientes informan que resveratrol, un antioxidante presente en el vino tinto, el maní, los pistachos y las bayas de piel oscura podría aliviar la gravedad del Covid-19.

Científicos de la Universidad Laval (Canadá), mostraron a través de un estudio, que el resveratrol, un potente antioxidante, aumenta la concentración de la proteína ACE2. Ésta puede encontrarse en los tejidos del sistema digestivo y los pulmones, lo que va asociado con una reducción de la gravedad del síndrome de dificultad respiratoria aguda que a veces acompaña al Covid-19.

El investigador, Román Zinovkin, del Laboratorio de Biología Molecular de la Universidad Estatal de Moscú M.V. Lomonósov, explicó que, por un lado, un aumento en la cantidad de ACE2 incrementa la probabilidad de que el virus entre en la célula.

Por otra parte, Flip Kopylov, profesor del Departamento de Cardiología, Diagnóstico Funcional y de Ultrasonido de la Universidad Séchenov, comentó que el resveratrol es uno de los agentes que afecta la concentración del ACE2, pero que las pruebas se han hecho en animales y no se garantiza que el efecto en humanos sea el mismo.

Un efecto en el sistema inmunológico

De acuerdo con un artículo de una investigadora de la Universidad de Catania (Italia), Lucia Malaguarnera, el antioxidante tiene un efecto supresor sobre las células del sistema inmunológico, clave en esta investigación y causando un efecto positivo si se presenta dificultad para respirar.

¿Por qué nos sienta mal la comida? Síntomas y causas 

A continuación, detallamos las principales causas y síntomas que produce un alimento en mal estado dentro de nuestro organismo 

Lo habitual es que nuestro organismo tolere los alimentos que tomamos pero, en ocasiones, nuestro cuerpo genera una respuesta alterada que conlleva la aparición de efectos indeseados, tipo molestias gástricas, pesadez, ardor, o incluso náuseas y vómitos.

En este sentido, la doctora Sonia García Vizuete, jefa de servicio de Aparato Digestivo del Hospital Quirónsalud Sur, y miembro de la Sociedad Española de Endoscopia Digestiva, advierte eso sí de que estos síntomas de que un alimento nos ha podido sentar mal varían en función de la persona.

«Cada persona puede tener una sensación diferente de que la comida le ha sentado mal. ¿De qué modo te sienta mal? Te puede dar diarrea, gases, pesadez, ardor, o náuseas, por ejemplo, y simplemente porque has comido más de lo que deberías, por ejemplo», afirma la especialista en una entrevista con Infosalus.

Ahora bien, la especialista de Aparato Digestivo remarca que no son lo mismo la indigestión y el que una comida nos siente mal: «En el caso de la indigestión, normalmente se refiere a la parte alta del aparato digestivo, del ombligo para arriba, y tiene lugar justo después de comer, en los minutos casi siguientes a terminar la comida. Entonces me puedo sentir pesado, me puede doler el estómago, o incluso puedo tener un exceso de eructos, y a veces aliviarlo es terminar por vomitar».

Algunos alimentos son más propicios a producir indigestión 

En cuanto a los aquellos alimentos o platos que tienen más boletos a la hora de que nos sienten mal, la doctora García Vizuete señala que suele tratarse de aquellos que son más difíciles de digerir, aunque advierte de que siempre hay que tener en cuenta por un lado la cuestión de calidad, y por otro la de cantidad.

«Aunque no sea un alimento indigesto, si comes mucho te puede producir malestar. Por ejemplo, esto te puede suceder si te comes dos kilos de ciruelas, éstas te pueden sentar mal aunque no sea un producto insano», advierte, al mismo tiempo que señala que sí resultan más difíciles de digerir las comidas grasientas. «El salmón nos sentará peor que la merluza, o el cordero en lugar del pollo», agrega.+

No todos los estómagos son iguales

Eso sí, recuerda que no todos los estómagos son iguales y la tolerancia es diferente en cada persona. «Si eres una persona moderada que no come mucho, y un buen día te das un festín, seguro que no te va a sentar bien. Cuando se cometen excesos, nuestro cuerpo nos avisa de que nos estamos pasando. Aparte del hecho de que la tolerancia a los alimentos varía según el estómago de la persona», recalca la experta de Quirónsalud Sur.

De hecho, dice que habrá personas para las que un alimento graso y poco sano nunca les siente mal, mientras que a otras sí. También advierte de que alimentos sanos, que no tienen por qué ser grasientos, pueden sentar mal a muchas personas, tipo las verduras o las frutas crudas, ya que para algunas personas éstas les exigen más trabajo digestivo a la hora de ser digeridas. «Igual que las frutas, el melón, o la manzana no son insanas, pero son un poco más indigestas que otro tipo de frutas sí», agrega la experta.

Qué podemos hacer si nos ha sentado mal algo 

Con todo ello, y si nos ha sentado mal algo, la miembro de la Sociedad Española de Endoscopia Digestiva sugiere que lo primero que se podría hacer es dejar de comer: «Si ves que te está sentando mal no hay que insistir. No se debe tampoco consumir alcohol, y a veces con el reposo es suficiente».

Desaconseja totalmente el ponerse a hacer deporte para que se alivie esa hinchazón o posible pesadez. «Si esa comida te ha producido indigestión es mejor no ponerte a hacer nada que te suponga un esfuerzo, y sí hay que reposar», valora la experta de Quirónsalud Sur.

En otros casos dice que, si se tienen ganas, se debe vomitar. «No hay que tenerle miedo al vómito», insiste, ya que se trata de un mecanismo de defensa del cuerpo por el que éste intenta librarse de algo que le ha sentado mal. Eso sí, la doctora García Vizuete remarca que nunca hay que provocárselo. «Lo que se debe hacer es que si se tienen ganas, éstas no se deben frenar, y sí se debería vomitar para librarse de ese alimento que haya sentado mal«, resalta.

Precaución sobre las intoxicaciones alimentarias 

Otra cosa, eso sí, es que se vomite mucho, porque dice que será el momento en el que se deba acudir al hospital, dado que previsiblemente puede que haya complicaciones graves, «y más si este cuadro se repite entre varios miembros que han comido lo mismo que tú». «Podría ser un síntoma de salmonelosis o de intoxicación alimentaria«, según vaticina García Vizuete.

Además, la experta en Aparato Digestivo resalta que vomitar varias veces sí puede ser peligroso en los ancianos y en los niños, o también lo puede resultar cuando un adulto vomita muchísimo y no consigue reponer los líquidos perdidos. «En ese momento se debería acudir al especialista», agrega.

A su juicio, también se debería acudir a un experto cuando el efecto es prolongado y se acompaña de síntomas de alarma como sangre, diarrea con la que eres incapaz de reponer líquidos, o cuando exista fiebre.

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo