*

Jueves, 13 de Agosto de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete



Tlaxcala

Un escándalo en puerta en la impoluta UATx

Tlaxcala   /   
Columna Martín Ruiz  |
 Jueves, Julio 30, 2020

Un caso de tráfico de influencias, violencia de género y falsedad de declaraciones es el que podría enfrentar en breve la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx), el cual también dejaría muy mal parado al personal de un juzgado de lo Familiar del Tribunal Superior de Justicia en el Estado.

Un caso de tráfico de influencias, violencia de género y falsedad de declaraciones es el que podría enfrentar en breve la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx), el cual también dejaría muy mal parado al personal de un juzgado de lo Familiar del Tribunal Superior de Justicia en el Estado.

El caso tiene que ver con una historia de amor que se consumó en el 2004 cuando Laura Vallejo Hernández contrajo matrimonio con el entonces imberbe y bien portado sobrino de la poderosa familia de los Vázquez Galicia de nombre Enrique Vázquez Fernández, flamante secretario Académico de la UATx.

El tiempo pasó y la pareja tuvo dos hijos varones. Como en todo matrimonio la unión de Laura Vallejo y Enrique Vázquez enfrentó, como cientos de esposos, sus altibajos hasta que finalmente no pudieron superar uno, el cual tiene que ver cuando apareció en escena la “académica” más sexy de la UATx, la que muchos en plan de sorna consideran la “Carmen Campujackson”, mejor conocida como Alejandra Ramírez Ortiz, también sobrina de la influyente familia Ortiz, que junto a los Vázquez Galicia, han controlado por años la máxima casa de estudios del estado.

Alejandra Ramírez sedujo hasta la locura a Enrique Vázquez y éste se dejó llevar por una incontrolable pasión y lujuria que lo hizo olvidarse de su esposa y sus hijos. Vaya, hasta cambio de actitud y la soberbia se apoderó de ese gris funcionario universitario, pues según él, muy pronto será rector de la UATx, una vez que sus familias se cansen del actual representante legal de la Universidad, Luis Armando González Placencia.

Antes de que la esposa engañada empezara a sufrir tráfico de influencias, violencia de género y falsedad de declaraciones, ésta intentó, en varias ocasiones, llegar a un acuerdo con su coqueto esposo, sin embargo nunca pudo obtener una respuesta favorable.

Ahora, Enrique Vázquez presume sin ningún rubor su amor con Alejandra Ramírez, quien por cierto hace unos meses se divorció de su pareja Jesús Ávalos Rincón, por presuntamente andar con otra mujer, lo cual le costó muy caro a ese maestro que perdió todos sus privilegios en la familia Ortiz y su trabajo en la UATx.

El divorcio ya llegó a los tribunales donde para mala suerte de Laura Vallejo y sus dos menores hijos ha encontrado obstáculos y un marcado favoritismo hacia Enrique Vázquez, pues su expediente que se lleva en el Juzgado Primero de lo Familiar del Distrito Judicial de Cuauhtémoc que encabeza la juez Aurora Mercedes Moctezuma Martínez, se integra con una celeridad sorprendente, quizá porque Alejandra Ramírez es super amiga de la superficial magistrada del TSJE, Rebeca Xicohténcatl Corona.

Inicialmente, la mencionada juez se negó a determinar una pensión alimenticia porque según ella la demandante trabaja y no tiene la necesidad y la urgencia de contar con el apoyo económico del papá. Posteriormente se negó a multar a la Universidad que no cumplió con los plazos para contestar un oficio por el cual se le solicitaba el monto de la cantidad que ganaba el demandado.

También se presume que Anabel Salado Ramírez, secretaria de Acuerdos de dicho Juzgado, quien es esposa del abogado Olaf Flores habría pasado información a su marido, pues ese litigante buscó a Laura Vallejo para presionarla y tratar de conseguir un acuerdo, situación que no pudo lograr.

A lo anterior hay que sumar la presunta falsedad de información en que incurrió la UATx a través de Rosamparo Flores Cortés y Víctor Hugo Berruecos Montiel, Secretaria Administrativa y Jefe del Departamento de Recursos Humanos de la Universidad, respectivamente, quienes por medio de oficios informaron que el cachondo funcionario universitario gana la cantidad de 12 mil 467 pesos mensuales, cifra que obviamente nadie les cree porque difícilmente se pueden olvidar los exabruptos de ese rupestre galán que cuando ingiere alcohol de más acostumbra a presumir que percibe 150 mil pesos por la “eficiente” labor que realiza cada 30 días.

Si Flores Cortés y Berruecos Montiel mintieron con la anuencia del rector de la UATx Luis Armando González no se sabe, aunque el proceder de las autoridades universitarias tlaxcaltecas deja mucho que desear sobre este espinoso tema.

En el juzgado hay comprobantes de nómina que demostrarían que el sobrino coscolino de los Vázquez Galicia cobraría tan sólo como catedrático de la Facultad de Ciencias Económico Administrativas la cantidad de 14, mil 579 pesos a la quincena, es decir, que faltaría por incluir la percepción que recibiría por desempeñarse como secretario Académico de la máxima casa de estudios.

Hasta donde se sabe, un abogado recomendado de la mencionada magistrada tomó el caso para que se vea que hay cariño y preocupación de velar por los intereses del blandengue Enrique Vázquez. Se trataría del ex priista y hoy morenista fifí Ricardo Amaro, esposo de la también super amiga de Alejandra Ramírez de nombre Violeta Fernández Vázquez, quien hace unos meses se convirtió en jueza penal sólo por el hecho de ser “incondicional” de Rebeca Xicohténcatl.

Laura Vallejo padece violencia de género y lo que resulta increíble es que la enfrenta en la UATx y en el TSJE, donde las autoridades de ambas instituciones suelen presumir continuamente la organización de eventos para, según ellas, detener esa práctica que es muy común en el estado y en el país.

La UATx recientemente le notificó a Vallejo Hernández un cambio de horario sin existir ninguna justificación para llevar a cabo esa medida. La institución lejos de mostrar imparcialidad sobre un pleito legal de dos de sus empleados ha optado por manipular y esconder la información sobre los ingresos de un alto funcionario universitario.

Es una lástima que la UATx y el TSJE simulen y den muestras que la violencia de género es un asunto común y normal.

Qué pena da ese brutal comportamiento.

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo