En realidad se trata de una nueva cepa de la familia Coronavirus, la misma de la que surgieron el SARS y el MERS

Hace un par de semanas, un misterioso brote de neumonía en la ciudad china de Wuhan alertó a los medios internacionales sobre un nuevo virus con síntomas muy similares al del síndrome respiratorio agudo grave, el tan temido SARS, el cual mató a cerca de 650 personas en China entre 2002 y 2003.

Así como el SARS, o el igualmente mortífero MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio), esta nueva enfermedad que tiene a las autoridades chinas en alerta pertenece a una extensa familia de virus ARN conocida como los Coronavirus.

Por ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene esta cepa viral identificada como Nuevo (o novel, en inglés) Coronavirus, y es muy probable que reciba un nuevo nombre en los próximas días (o semanas) una vez que los especialistas determinen cuál fue la causa del brote.

Hasta la fecha de publicación de esta nota, se tiene un registro de 217 pacientes infectados en China desde que fue detectado por primera vez en diciembre de 2019. Luego de que se tuviera noticia de los primeros casos en Japón, Corea y Tailandia, los aeropuertos internacionales de muchas ciudades del mundo han elevado la alerta, sobre todo con las celebraciones del Año Nuevo chino ya tan próximas.

Tres personas infectadas han muerto hasta el momento. Como suele ser el caso con los coronavirus, el contagio se puede dar de persona a persona con mucha facilidad, por lo que el riesgo de una pandemia es muy real. El desarrollo de una vacuna podría tomar años de investigación.

¿Qué son los Coronavirus?

Descubiertos en 1937, los coronavirus llevan este nombre por el círculo de proteínas que brotan alrededor de la superficie, formando algo parecido a una corona al ser observados en el microscopio.

De hecho, son bastante comunes y la gran mayoría de la población global suele contagiarse de estos molestos virus en algún punto de sus vidas. En la mayor parte de los casos, el cuadro clínico es muy parecido al del resfriado común.

Secreción nasal
Dolor de cabeza
Tos
Dolor de garganta
Fiebre
Sensación general de malestar

Los coronovirus atacan las vías aéreas, es decir, la parte superior del aparato respiratorio de los mamíferos (incluyendo los seres humanos) pero la duración de la enfermedad se reduce a unos pocos días. Del 15 al 30 por ciento de los resfriados se derivan de una infección de coronavirus.

Los coronavirus pueden llegar a afectar la parte inferior de las vías aéreas, provocando enfermedades como neumonía o bronquitis, pero esto ocurre cuando el paciente padece alguna enfermedad cardiovascular o su sistema inmune está débil.

Todavía más raros son los casos en que un paciente es infectado por un tipo de coronavirus tan mortífero como el SARS, el MERS o esta nueva cepa de Wuhan. Estos pacientes manifiestan síntomas como fiebre, tos, falta de aliento, y con el tiempo pueden desarrollar neumonía. Cuando se trata de MERS, 3 de cada 10 pacientes pierden la vida. En lo que respecta al SARS, no se han detectado nuevos casos desde el 2004.

¿Cómo se transmite?

Así como las enfermedades respiratorias, el contagio puede ocurrir de persona a persona de las siguientes maneras:

Por el aire al toser y estornudar
Por contacto personal, como tocar o estrechar la mano

Al tocar un objeto o superficie con el virus, luego llevarse las manos a la boca, a la nariz o a los ojos antes de lavárselas.

Por contaminación fecal en casos raros

Las temporadas del año en que la gente es más susceptible a infectarse es durante el invierno o el otoño. Como ya se había notado, la mayoría de la gente llega a contagiarse de algún tipo de coronavirus, aunque se tiende a detectar con más frecuencia en menores de edad.

¿Cómo protegerse?

Para prevenir el contagio de un coronavirus, se recomiendan las siguientes medidas:

Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos
Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos sin lavar
Evite el contacto cercano con personas que están enfermas

Aunque por el momento no hay un riesgo considerable de que el Coronavirus de Wuhan llegué al Hemisferio Occidental, si usted presenta síntomas similares al del resfriado común, hay que tomar medidas para no contagiar a su entorno social. Por ejemplo, no salga de casa; evite el contacto con los demás, tápese la boca al toser y estornudar; y use tapabocas