Luego de haber denunciado acoso y hostigamiento laboral del primer regidor priísta del municipio de Españita Oscar Dávila Portillo, Carolina Ramírez Martínez fue despedida del ayuntamiento y ahora es víctima de burlas y señalamientos de personal de esa comuna.

 

En entrevista, la víctima refirió que trabajaba en la oficina de los regidores tras haber apoyado en la pasada campaña al presidente municipal, Jesús González Guarneros, pero la despidieron cuando denunció ante el edil que el primer regidor le decía que era bonita y la tocaba, le abría la blusa, tocaba las piernas y pedía favores sexuales para mantener su trabajo.

 

Agregó que el problema no solo fue interno sino también en las calles, pues familiares de Oscar Dávila Portillo se burlan de ella frente a pobladores insultándola con palabras altisonantes.

 

Por ello, pidió la intervención de las autoridades laborales y ministeriales para que responda por lo sucedido el regidor priísta. Señaló que hasta el momento han violentado sus derechos laborales al despedirla, por negarse a pretensiones sexuales de un miembro del Cabildo.

 

Sostuvo que “ahorita hay una denuncia por acoso sexual es la que estoy siguiendo, está en el módulo de acosos sexuales y ahorita estoy persiguiendo con las denuncias en ese aspecto y me acaban de informar que tengo que poner la denuncia laboral”.

 

Denunció que “ellos ya argumentan y cambian la situación que nunca me despidieron que solamente me habían dado un tiempo para que pudiera solucionar mis problemas, yo le hice saber eso al secretario si usted cómo me va a dar tiempo si no hay denuncia, yo nunca la puse hasta el día de hoy que estoy poniendo la denuncia, yo no había puesto nada”.

 

Añadió que “ahora me dicen que el presidente no fue el que tomó la decisión que fue el secretario del Ayuntamiento, quien tiene la autoridad ahí, son varios factores que intervienen ya no sabes ni qué hacer ni con quién dirigirte”.

 

Ante el temor, los señalamientos y las burlas que ha vivido, pidió el pago de sus honorarios y que el regidor reciba un castigo por lo que está haciendo, “simplemente que pague y que se haga justicia, para que se haga de muestra de que sí se puede, de que muchas mujeres podemos denunciar este asunto”, resaltó Ramírez Martínez.

 

Finalmente, mencionó que sigue sufriendo injusticias toda vez que denunció “él tiene muchas relaciones políticas, muchos favores, entonces siento que por esa parte pues sí se me van a cerrar las puertas, pero yo pretendo luchar contra eso porque no es mi culpa”.