Contaba días, horas y minutos para mandar todo al carajo, pero lo que no contaba es que el demonio bien que lo tenía monitoreado, entonces cuando ya veía cerca el final, zaz que se cae y que se queda como zapote maduro.

Imágenes y textos, Arturo Tecuatl

Si quieres ver más calaveritas dale click aqui...