Era tanta la marmaja que entraba al recinto ferial que diablos y calaveras sintieron harta envidia y de dos guadañazos nos dejaron sin fiesta.

Imágenes y textos, Arturo Tecuatl

Si quieres ver más calaveritas dale click aqui...