Caminaba con su pecho sano y no se daba cuenta que atrás de él iba el mismísimo cornudo, listo para aprovechar cualquier descuido... y se lo llevó

Imágenes y textos, Arturo Tecuatl

Si quieres ver más calaveritas dale click aqui...