Apenitas se iba enderezando su economía después de la tremenda campaña cuando un mal aire las dejó tiecesitas y sonriendo.

Imágenes y textos, Arturo Tecuatl

Si quieres ver más calaveritas dale click aqui...