Por andar saliendo sin santiguarse, el nuevo gobernador metió la pata en chico hoyote y además de romperse la pata, se quedó todo difunto.

Imágenes y textos, Arturo Tecuatl

Si quieres ver más calaveritas dale click aqui...