Y la culpa la tuvieron los zonzos que le hicieron su discurso porque no se lo ordenaron bien, entonces como de por sí no lee bien, se perdió todito y de la pena que sintió, se quedó bien tieso.

Imágenes y textos, Arturo Tecuatl

 

Si quieres ver más calaveritas dale click aqui...