*

Sábado, 23 de Marzo de 2019     |     Tlaxcala.
Suscríbete




Comic

Morena, tras las fechorías de panistas dedicados a saquear a Apizaco

Comic   /   
Pedro Sierra  |
 Viernes, Mayo 20, 2016

Siguen los casos de obras que nunca se construyeron pero que se justificaron ante el OFS. El Pueblo de la mano de Morena acudirá a otro.

Morena tiene en el candidato a presidente municipal de Apizaco, Alejandro Antonio Parra Ramos, a un experto en administración pública. Es una de tantas razones por las que este proyecto ha sido tan bien recibido por un Pueblo digno y trabajador, pero exigente con el destino de los presupuestos.

Las tres administraciones panistas no dejan gratos recuerdos. Al contrario, tras ellas hay una estela de corrupción y pendientes que van a ir apareciendo pese a los esfuerzos de los grupos que las patrocinan para colocarles una lápida.

Pero lo malo de esas administraciones sale. Como las obras que nunca se realizaron, pero que se justificaron con documentación apócrifa para poder aprobar cuentas públicas que ha resultado una burla para los apizaquenses.

Sin embargo las instancias locales encargadas de la fiscalización no tienen la última palabra. El Pueblo tiene que ser escuchado en otros organismos, como la Auditoría Superior de la Federación, el Sistema de Administración Tributaria y la Propia Suprema Corte de Justicia de la Nación, para volver a revisar cuentas públicas que pudieron ser aprobadas gracias a acuerdos de carácter político.

Se trata de dos temas distintos. Los temas electorales para que unos cuantos se afiancen al poder no son superiores a las faltas cometidas por ellos al amparo de convenios con otras mafias.

Lo peor es que se han repartido el municipio tal vez para las próximas cinco o diez administraciones.

Los responsables van a pagar. Van a devolver lo que se robaron.

Ese es parte del cambio verdadero. Basta de robar descaradamente a los apizaquenses.

Morena y su abanderado a la presidencia municipal, Alejandro Antonio Parra Ramos, tienen una ruta para recuperar el patrimonio de los apizaquenses y para sentar las bases que impidan a las próximas autoridades caer en la tentación de estos grupos, que tratan solamente de vernos como un logro más en sus ambiciosos planes de negocios.

Apizaco no es un negocio. Es un municipio con gente muy digna que merece un verdadero crecimiento, una administración ejemplar, y a los delincuentes que se dedicaron a saquearnos, en la cárcel.

   


Visitas:


Encuesta







Nación & Mundo