*



Revolución Mexicana y Revolución Tlaxcalteca (No a la Reelección)

Viernes, Noviembre 20, 2020 - 17:21

De Tlaxcalteca a Tlaxcalteca (SAGA)

    Hoy viernes 20 de noviembre, se conmemora una fecha importante para toda nuestra nación mexicana: el 110 Aniversario del Inicio de la Revolución Mexicana. Dicha revolución, marcó el inicio del final de las batallas, guerras internas, asesinatos y, principalmente, de la no reelección. Fueron héroes que lucharon para implementar la democracia y recobrar la dignidad arrebatada hacia los campesinos.   En esta ocasión quiero platicarles sobre los sucesos que marcaron la historia de México y en Tlaxcala, una lucha entre la democracia y la dictadura. Como bien sabemos, Porfirio Díaz o, bien, José de la Cruz Porfirio Díaz Mori, su nombre completo, ocupó un increíble poder político absoluto al reelegirse al cargo de presidente de México durante 7 ocasiones, para llegar a una cifra de 31 años en la silla presidencial. Esta etapa la conocemos como el Porfiriato.   No es mi intención platicar sobre la Revolución Mexicana en general, sino de mencionarles los acontecimientos que considero más importantes que se llevó a cabo durante este mes en Tlaxcala:   Primeramente un breve contexto. El Coronel Próspero Cahuantzi fue gratamente compensado por Porfirio Díaz debido a la confianza demostrada en la participación del Plan de Tuxtepec, plan elaborado por Díaz que buscaba destituir al gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada en 1876, y por el apoyo durante la guerra de intervención francesa, lo cual le sirvió para que lo convirtiera en gobernador de Tlaxcala por 26 años, desde 1885 hasta 1911. Asimismo, Díaz, apoyó a Próspero en el tema de la reelección. Siguió la ideología del porfiriato del orden y progreso, modernización, prosperidad y la paz. Siguiendo los caminos de Díaz, al crear en Tlaxcala un símbolo de progresismo en la modernización de la sociedad tlaxcalteca, el gobierno de Cahuantzi estaba enfocado al tema de la industrialización, de la inversión extranjera y la ampliación de rutas ferroviarias como ocurrió en otros estados. Todo con el objetivo de hacer cambiar el Tlaxcala rural de aquél entonces. Por ejemplo, la llegada del tren al municipio de Apizaco para entrar en el juego de la conectividad en vías de comunicación terrestre, la red de telégrafo en los municipios ferrocarrileros de actividad pulquera, textilera y trigueras. Eran las principales fuentes de trabajo e ingreso estatal. Sin embargo, dichos motivos de la modernización en la infraestructura no tenía nada que ver con los intereses de los campesinos, ni el impulso a la agricultura local, es decir, para el grueso de la sociedad, más bien eran intereses benéficos a una pequeña clase de hacendados industriales, considerados como dignos de ser partícipes en el desarrollo del progreso, que se les permitió la comercialización de manera rápida.   La suma de los agravios hacia los mexicanos, por parte de Porfirio Díaz, hizo que Francisco Ignacio Madero González, quien normalmente lo conocemos como Francisco I. Madero “El apóstol de la democracia”, escribiera el libro La Sucesión Presidencial, este empezó a circular en Tlaxcala en 1908. En la obra se hace una severa crítica hacia el régimen porfirista. Su lectura dio origen a la formación antirreleccionista por medio del Partido Antirrelecionista de Tlaxcala, fundado por Juan Cuamatzi, Marcos Hernández Xolocotzi, Antonio Hidalgo, Felipe Villegas, Diego y Trinidad Sánchez, entre los más destacados. Ellos encabezaron en Contla una protesta contra el gobierno de Próspero Cahuantzi. Por ello, conocemos al municipio de Contla de Juan Cuamatzi, por este relevante movimiento. Asimismo, en la comunidad de Tepehitec, perteneciente al municipio de Tlaxcala, fue un lugar donde tuvo mucha relación con el movimiento maderista contra Díaz por parte de los tlaxcaltecas, por este acontecer se le conoce como Pueblo Heroico de la Trinidad Tepehitec. Posteriormente, el 17 de noviembre, Porfirio Díaz ordena a todos los gobernadores a que se aprehendiera a los líderes del movimiento revolucionario que estaba convocando Francisco I. Madero para el 20 de noviembre. Como señalaba el Plan de San Luis, los pueblos se levantaron en armas. Ahí, comenzó la detención de Don Manuel Sánchez Azcorra y Don Gregorio Flores de la comunidad de Acuitlapilco, Tlaxcala, para llevarlos a la Ciudad de México. Afortunadamente, la victoria de Madero con apoyo de los tlaxcaltecas hicieron que el 21 de mayo de 1911, se firmara el Tratado de Paz entre el gobierno porfirista y los maderistas. Derivado de ello, el general Porfirio Díaz renunció a la presidencia de México y en Tlaxcala, por evidentes razones, el gobernador Cahuantzi hizo lo suyo. Hecho que dio fin a la época del porfiriato. Ante el festejo de la renuncia de Cahuantzi, los maderistas de Tlaxcala lograron ganar las elecciones para crear un programa que incluía la devolución de las tierras a las comunidades indígenas, la creación de colonias campesinas y la exención del pago del impuesto predial a las pequeñas propiedades. Para comenzar con el verdadero progreso y desarrollo para todos. Dando apertura al inicio de la época de las instituciones y al México que conocemos hoy en día. La Revolución nos dejo muchas vías sobre cómo empezar a crear un Tlaxcala mejor. Seguir el camino de aquellos héroes que sacrificaron su vida por un mejor porvenir; ellos son los personajes que tenemos que llevar en nuestro corazón y mente al momento de elegir a nuestros gobernantes. No dejemos que el gobierno tenga el control absoluto de la vida política y social de nosotras y nosotros los tlaxcaltecas. Tenemos derecho de elegir a los mejores representantes en el gobierno. No permitamos la reelección de los gobernantes nunca más (aclaró cuando fui diputado local no opté por reelegirme por ser coherente con mi ideología), ni mucho menos otorgarle el poder político por medio de los diputados. No debemos dar apertura al mal gobierno de personajes disfrazados con buenas intenciones que solo buscan su bienestar e incrementar su riqueza. No a los gobiernos que solo gobiernan para unos cuantos; merecemos un gobierno que gobierne para cada una y uno de nosotros. ¡Viva la democracia! ¡Viva por cada guerrera y guerrero tlaxcalteca que lucha día a día! ¡Viva México! ¡Viva Tlaxcala!     Por cierto: No bajes la guardia ante el Covid, tomas tus precauciones, muchas y muchos nos estamos infectando, me realice mi prueba mensual de rutina y salí infectado, llevo 10 días en aislamiento y gracias a Dios sin síntomas, más mi Esposa y yo debemos guardar los tiempos que faltan de reposo, feliz fin de semana!