*

Viernes, 18 de Septiembre de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



En este 2020 la semana santa es virtual opor el Covid-19

Viernes, Abril 10, 2020 - 11:59
 
 
   

.

 

En Tlaxcala, como en el resto del mundo, la Semana Santa una de las celebraciones más importantes de la Iglesia Católica, en esta ocasión, la pasarán los tlaxcaltecas, los mexicanos y el mundo católico de manera diferente.

Será a puerta cerrada, sin feligreses y sin aglomeraciones.

En esta ocasión no  presencial en se difundirá redes sociales y en algunos casos se pueden recrear las escenas en la computadora o en el celular vía Internet y acceder a las grabaciones existentes y que están latentes en la Web.

Todo ocurre por el  confinamiento por la emergencia sanitaria por el Covid-19, con templos cerrados.

Las grandes cruces de estructura forradas de madera en el Cerro de la estrella, en Iztapalapa, por ejemplo: serán mudo testigo de la pandemia histórica que dejó a los capitalinos en su casas, sin la presencia física de miles de personas que acuden a esa zona de la capital mexicana.

A puerta cerrada los actores de la 177 representación de la Pasión de Cristo harán su mejor esfuerzo de dar vida a los pasajes bíblicos en la Catedral de Iztapalapa, del Señor del Santo Sepulcro.

De esta manera harán sentir a los creyentes que su Semana Santa no será reducida al confinamiento y redes sociales.

El pasado domingo de ramos que marca el inició de la llamada Semana Mayor, la Basílica, la Catedral Metropolitana y el resto de templos, catedrales, parroquias, rectorías, capillas, santuarios y templos expiatorios también permanecieron cerradas y así será hasta el domingo de Resurrección, y hasta que termine la contingencia sanitaria.

El padre José de Jesús Aguilar, director de Arte Sacro de la Arquidiócesis de México, explicó el por qué La Semana Santa no tiene fecha fija.

“La Semana Santa se calcula tomando en cuenta los movimientos de la luna y el sol, por lo que siempre se celebra el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera.

Una vez fijada esta fecha se marca el inicio de la cuaresma y la pascua.

Durante los días lunes, martes y miércoles no se celebró nada en especial, puesto que la Biblia no menciona nada sobre Jesús. La Sagrada Escritura vuelve a mencionar la actividad de Jesús hasta el Jueves Santo.

El Jueves Santo, Cristo celebró la Última Cena y ahí instituyó la misa.

Se festeja del Día del Sacerdocio, “porque es el día en que Jesucristo pidió a sus apóstoles que celebraran la eucaristía en memoria suya. Los sacerdotes renuevan su promesas sacerdotales, y en esa reunión se bendicen los Santos Oleos en todas las parroquias para administrar los sacramentos del bautismo, confirmación y unción de los enfermos.

Por la tarde noche se oficia una misa de la Cena del Señor (Lavatorio de los Pies), la cual preside el Obispo, en el caso de Tlaxcala.

Posteriormente se realiza la visita de las sietes casas, que recuerda los 7 lugares que recorrió Cristo desde que aprendieron hasta donde murió. A nivel popular, afuera de las iglesias se venden o vendían los clásicos “judas” en forma de diablito o calaverita y las “matracas”.

El viernes Santo es el Primer día del Triduo Pascual “En la Pasión y Muerte del Señor”. Día de Ayuno y Abstinencia.

Por la mañana, se realiza el juicio de Cristo. Este día se realiza el Viacrucis. En México esta práctica se realiza durante la mañana, antes de las 3 de la tarde.

La presentación de la Pasión de Cristo en la ciudad de México se realiza con gran popularidad en Iztapalapa y Cuajimalpa, en el Centro Histórico, en alcaldía de Gustavo A Madero.

En Iztapalapa desde el siglo XIX, en esta región de la Ciudad de México, se realiza una representación plena de fervor religioso, tradición y fe.

Su origen se remonta a 1843, cuando, durante una epidemia de cólera un grupo de niños y jóvenes sanos acudieron al Santuario del Señor de la Cuevita, para efectuar una misa y solicitar a Cristo que finalizara la epidemia.

La Pasión en el Zócalo. Desde el año 2001, primero como parte de la Catedral de México y, actualmente en forma independiente, bajo el texto del P. José de Jesús Aguilar Valdés y la dirección de Francisco Hernández Ramos, la Compañía de Teatro Barroco Fénix Novohispano presenta La Pasión de Cristo.

Procesión del silencio En algunos lugares se realiza la procesión del silencio. En esta procesión pueden ser llevadas imágenes de Cristo Nazareno, Cristo cargando la Cruz, la Virgen de los Dolores, de la Virgen de la Soledad, etc. Imágenes que también se exponen a veneración en este día.

El Sábado Santo es el segundo Día del Triduo Pascual “Junto al Sepulcro del Señor”. Entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, el sepulcro de Jesucristo fue testigo de su resurrección.

La celebración está llena de signos: bendición del Fuego Nuevo. Con el que se enciende el Cirio Pascual, signo de Cristo resucitado que vence a la oscuridad del pecado y la muerte. El Pregón Pascual. La Bendición del Agua.

Se bendice el agua, llamada de gloria, con la que se celebran los bautismos de ese día.

En esta fecha algunas personas realizan la quema de Judas, esta tradición mantiene la cartonería artesanal y refleja el deseo popular de la destrucción del mal. Él sábado santo no hay ninguna celebración litúrgica durante la mañana y tarde sino hasta la Vigilia Pascual.

El domingo de Pascua. La Resurrección del Señor Tercer Día del Triduo Pascual Se celebra, con alegría, la Resurrección de Cristo. Y algunas personas acostumbran a obsequiar huevos en Pascua.

Una de las tradiciones más arraigadas en la memoria histórica de Tlaxcala, es la celebración de la Semana Santa o Semana Mayor, que fue adoptada desde la llegada de los españoles en 1519, porque ellos trajeron la religión católica.

Alejandro Martínez Contreras, cronista e investigador histórico de Calpulalpan, recuerda que hasta fines del siglo pasado, “se guardaba luto, las abuelas imponían costumbres a su modo, destacaba la vigilia, incluso no permitían escuchar la radio, porque televisión no había, guardaban celosamente la costumbre de abstenerse de comer carne”.

Sobre todo era riguroso ir a las tres caídas, a pleno sol y con diálogos larguísimos que culminaban con la representación de la crucifixión de Jesús y vestir de riguroso luto.

Prohibían estrictamente el baño “si te bañas, te vas a volver pescado”, advertían; nada de juegos, ni barrer porque eran días de guardar, de puro aburrimiento y rezo y rezo.

Esto trajo el beneficio de los guisos de cuaresma, pescado seco capeado y sus chiles largos, romeritos en mole, huazontles capeados, torta de papa, de haba, de charales, chiles rellenos y con queso.

Tlatlapas o frijol tostado y molido con epazote, el caldo de habas, de alberjones, caldo de camarón seco, sin faltar los quelites o quentoniles con su salsa verde y tortillas recién salidas del comal acompañados estos manjares con un fresco vaso de pulque.

“Ahora eran  vacaciones, días de visitar a las familias y para rematar el sábado de gloria, irse de día de campo, a los balnearios, a las presas o lagunas, el chiste es estar cerca del agua, las familias atiborran en Tlaxcala esos lugares”, refirió.

En  los municipios de Tlaxcala, durante la noche del jueves santo, los creyentes acostumbran hacer la conocida visita de las Siete Casas, recorriendo los templos existentes en cada lugar.

Recordando, así los diversos juicios hechos a Jesús, cuya imagen es llevada de un lugar a otro. Los días centrales de la Semana Santa son los días viernes, sábado y Domingo que constituyen la llamada Pascua.

Entre las principales localidades donde destaca la realización de estas festividades religiosas tenemos a las Ciudades de Apizaco, Santa Ana Chiautempan, Cuapiaxtla, Huamantla, Ixtacuixtla.

Así como Nativitas, Santa Cruz Tlaxcala, San Pablo del Monte, Tetlatlahuca, Tlaxco, Tzompantepec, Zacatelco y la localidad de Hualcatzingo, Yauhquemehcan que año con año celebran la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.

Además, estas representaciones son acompañadas por grupos de alabarderos niños vestidos de imágenes religiosas, todos ellos coordinados por autoridades eclesiásticas.

Estas celebraciones son concurridas por personas de los propios municipios del Estado y de toda la República Mexicana  para que con gran fervor, participen en los recorridos hasta con duración de cinco horas.

En Santa Ana Chiautempan des5taca la impresionante procesión del “Padre Jesús del Convento”

La celebración de la Semana Santa en el municipio de Santa Ana Chiautempan es una de las más vivenciales en el estado de Tlaxcala, por la forma en la que se vive, resalta por la representación en vivo, la procesión de las tres caídas.

Participa toda la comunidad acompañando a la imagen de Nuestro Padre Jesús del Convento, los dos grupos de alabarderos llamados “Guardia Real de Padre Jesús del Convento” y el “1er. Grupo de Alabarderos”.

Los diferentes grupos religiosos, y el grupo que realiza la Obra de la Pasión de Cristo en vivo los cuales son “Proyección Juvenil”, “Nosotros por Tradición” y el grupo “Jeshua”.

Es una de las mejores representaciones a nivel nacional, después de la de Iztapalapa.

Con la entrada triunfal a Jerusalén, por las principales calles de la ciudad la representación del desalojo de los mercaderes y las bienaventuranzas en la parroquia de Santa Ana y el atrio del convento del Padre Jesús

En Apizaco destaca la religiosidad escénica

“El Grupo Nazareno de Apizaco” fue fundado en 1975 por el Sacerdote Marcial Aguilar González, quien reunió a un grupo de jóvenes que con devoción actúan la representación de la vida, pasión y muerte de Jesucristo.

Los jóvenes  se preparan  de manera espiritual, psicológica y física, pues en cada palabra, cada suspiro lo viven de manera intensa, con el propósito de hacer que los creyentes vivan esos momentos de manera única.

Cada uno de ellos se prepara de manera diferente pero todos coinciden que la devoción que sienten como creyentes católicos, les ayuda a dar lo mejor de si cada año con su participación.

El grupo antes de iniciar el recorrido acude frente al Santísimo, para pedir permiso como manera de respeto.

Los actores caminan de la Iglesia de la Misericordia hasta el cerrito de Guadalupe el Grupo Nazareno está integrado por 120 personas que participan de manera directa en la representación del Vía Crucis.

En la escena de la flagelación este año utilizarán cordones más gruesos además de añadir varas de “jarilla”.

También durante el recorrido el personaje de Cristo así como el de los dos ladrones reciben golpes de manera real, los cuales los dejan marcados un par de días.

La cruz que carga el personaje de Jesús pesa en promedio cien kilos, en el caso de los ladrones cada uno escoge el tamaño y el peso que llevará.

Durante las tres caídas van recibiendo golpes y cuando cae Jesús y la cruz sobre él un soldado se sube a ella aumentando ese peso.

Antes de dar inicio a la representación cada miembro solicita de manera personal permiso a Dios, para desarrollar ese acto, y aguantar el recorrido que van a efectuar

La tradición en Nanacamilpa

En este municipio, el grupo también llamado “Cuadro de Semana Santa”, fue iniciado en el año 1957 por el párroco Cándido Rojas Colín, junto con la colaboración de un grupo de personas de esta localidad.

La finalidad es dar a conocer más de cerca la vida, pasión, muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo a la comunidad en general por medio de la representación que se llevaba a cabo los días principales de la Semana Santa.

Año tras año, se le ha dado la oportunidad de participar a niños, jóvenes y adultos, dentro de la representación y junto con ello experimentar los pasajes bíblicos que a través del tiempo se siguen presentando exitosamente en la actualidad.

Las escenas más importantes son:

• Bienaventuranzas (sermón de la montaña)

• Ultima cena de Jesús de Nazaret

• Aprensión

• Sentencia

• Crucifixión

• y Resurrección

Espectacular representación en Santa Cruz Aquiahuac

Es una obra muy larga que tarda siete horas aproximadamente, es muy interesante ver varios pasajes de la biblia mezclados con temas romanos

El Divino Mártir comenzó a representarse hace 39 años, a partir de una propuesta hecha por Gerardo González.

Gladiadores, legionarios, centuriones y hasta el emperador Tiberio, vuelven al Coliseo para presenciar la lucha a muerte entre los esclavos entrenados para matar.

En lo que es una mezcla del Evangelio con escenas de ficción, alrededor de un centenar de actores representan la obra “El Divino Mártir”, que combina una narración basada en el Nuevo Testamento con pasajes fruto de la imaginación.

Tales como la captura de esclavos, realizada con una particular que no escatima en rudeza y violencia.

Así, los fieles que colman  las tribunas habilitadas en el centro de Santa Cruz Aquiahuac, pueden apreciar momentos como la predicación de Juan el Bautista, el bautizo de Jesús, el encuentro con la buena samaritana.

La llegada a Jerusalén y el sermón de la montaña, episodio que marcó el ministerio del Nazareno, basado en el amor y el perdón, quien estuvo encarnado por el joven Francisco Suárez.

Pero también hay oportunidad de presentar historias extraídas del Antiguo Testamento, como la muerte y martirio de los siete macabeos, bajo el mandato del rey griego Antioco IV Epífanes.

Otro tanto ocurre con la secuencia del circo romano, donde incluso participaron gladiadoras que lucharon hasta la muerte para conseguir su libertad.

La ferocidad del circo romano incluye la presencia de carros y aurigas, al mando de corceles que aplicaron severos castigos a quienes se rebelaran contra el poder del Imperio.

Tras este capítulo, se retomó la historia de Jesús, desde el momento de su detención, pasando por el juicio de Poncio Pilatos y de Herodes Antipas, hasta su condena a muerte, flagelación y martirio en la cruz.

En Zacatelco participan multitudes

La representación tiene entre otros, la presencia de Jesús de Nazareth, de la Virgen María, además de personajes como el centurión, el capitán, los soldados romanos, los apóstoles, los esclavos, Dimas y Gestas, Herodes y Pilatos, entre otros.

El miércoles presentan la aprehensión de Dimas, Gestas, Barrabás y los esclavos, con un recorrido por la noche con antorchas. Ya son 37 años la participación de 500 personas, todos voluntarios.

El también historiador Martínez Contreras concluyó que  “las tradiciones de Tlaxcala, como lo es la de Semana Santa, son las costumbres y tradiciones de nuestro pueblo que nos arraigan y nos hacen ser diferentes, sensibles y con valores que en otros puntos del país “ya se han perdido”.

Ahora más que nunca hay que cuidar a nuestros viejitos, a nuestras mujeres, a los jóvenes, a los niños y debemos quedarnos en casa lo más que se pueda , ion la esperanza de que pronto va a pasar esta pandemia mundial y tener confianza en que todo volverá a ser como antes…#QUEDATE EN CAS¡YA!


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta