*

Martes, 28 de Enero de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Adiós Seguro Popular

Viernes, Enero 3, 2020 - 12:23
 
 
   

Aquí Xicohténcatl…

 

Pasadas las fiestas de fin de año, es amargo el despertar a la realidad e las familias mexicanas que verán un aumento imparable en los productos de la canasta básica, gracias al aumento del aun llamado salario mínimo y los impuestos que entraron en vigor a nivel nacional.

Se niega aumento al precio de los combustibles, pero mañosamente se deja de mencionar que los impuestos serán aumentados, esta medida representa una escalada de precios brutal que será padecida por las familias mexicanas.

Y se va el esquema de salud que ni es seguro, ni es popular, fue el anuncio que a partir de este primero de enero se vuelve realidad con la desaparición del Seguro Popular.

Mientras que el año 2020 llega con nuevos salario mínimos de tal forma que en la Zona Libre de la Frontera Norte pasará de 176.72 pesos vigentes a 185.56 pesos diarios en 2020.

El salario mínimo general en la mayor parte del país pasará de 102.68 a 123.22 pesos diarios a partir de este miércoles, lo que representará un incremento de 20 por ciento.

A ese consenso llegó la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), integrada por autoridades federales y representantes de los sectores privado y obrero en semanas pasadas.

El incremento fue determinado al partir del salario de 2019, al cual se le adicionaron 14.67 por ciento a través del llamado Monto Independiente de Recuperación (MIR) y al aplicar un incremento de 5.0 por ciento.

De manera que el salario mínimo vigente tendrá un aumento global de 20 por ciento, el mayor en términos reales en los últimos 44 años, informó en su momento la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

En la Zona Libre de la Frontera Norte pasará de 176.72 pesos vigentes a 185.56 pesos diarios en 2020, cuyo montó se alcanzó después de aplicar un aumento de 5.0 por ciento.

Ese aumento significará una cantidad de 9.4 dólares diarios en aquella zona del país, donde este año se duplicó el salario mínimo general y los profesionales se ajustaron para alcanzar el nivel del general.

El anuncio, hecho el pasado 16 de diciembre, fue bien recibido por prácticamente todos los sectores, con la intención de recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores mexicanos.

El gobierno federal, junto con algunos especialistas, aseguró que este ajuste del salario mínimo no tendrá ninguna consecuencia en la formación de precios o en la inflación.

Ello al tener como referencia la experiencia de este 2019, cuando el salario mínimo aumentó 16 por ciento y la inflación se redujo hasta llegar debajo de 3.0 por ciento anual durante noviembre pasado.

En el tema de nuevos impuestos, el año 2020 llegará con nuevas tasas de y aumentos a otros, principalmente en la Ciudad de México.

A nivel federal, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) actualizó las cuotas del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las gasolinas, cigarros y bebidas saborizadas.

Conforme al factor de actualización, el consumidor deberá pagar 4.95 pesos por litro para la gasolina Magna -menor a 91 octanos-.

Quienes usen gasolina Premium -mayor o igual a 91 octanos- tendrán que pagar 4.18 pesos por litro a partir del miércoles 1 de enero.

El diésel también tendrá una nueva cuota del IEPS y será de 5.44 pesos por litro, mientras que en los combustibles no fósiles la cuota se ubicó en 4.18 pesos por litro.

En cuanto a los cigarros, la cuota aplicable a tabacos labrados a los que se refiere la Ley del IEPS, es de 0.4944 pesos por cada uno.

En tanto, la cuota por litro aplicable a bebidas saborizadas se ubicará en 1.2616 pesos por litro.

De acuerdo con la SHCP, los ajustes a las cuotas del IEPS no necesariamente tendrán un aumento en los precios de los combustibles, toda vez que dependerá de cada uno de los establecimientos.

En el caso concreto de la Ciudad de México, el Congreso local aprobó impuestos adicionales en el Paquete Económico 2020.

La secretaria de Administración y Finanzas, Luz Elena González Escobar, detalló que se mantendrán las cuotas de predial y derechos de agua toda vez que “son los gravámenes que más le importan a la ciudadanía y tampoco afectaremos a las empresas porque no habrá aumentos en el impuesto sobre nómina”.

Por el contrario, el principal cambio en impuestos será en el cobro de la tenencia, que se homologará con la cuota del Estado de México, a una tasa única del 3 por ciento sobre el valor del vehículo.

Se mantendrá el subsidio del 100 por ciento de tenencia a los vehículos cuyo valor factura no exceda los 250 mil pesos.

En el Código Fiscal se estableció un impuesto del 4.5 por ciento a bebidas alcohólicas; de 10 por ciento a las erogaciones de personas físicas que participen en juegos de apuesta; y del 3.5 por ciento a la prestación de servicios de hospedaje; en tanto que quienes presten el servicio de hospedaje mediante apps, actúen como intermediarias, promotoras o facilitadores, deberán pagar un 5 por ciento.

También en la Ciudad de México aumentará el costo de las licencias: Para obtener o renovar la licencia tipo A (vehículos particulares y motocicletas), se pagará 870.50 pesos, en lugar de los anteriores 754.50 pesos.

La licencia tipo B (taxistas) aumentó a mil 081 pesos por dos años, y a mil 627 por tres años de vigencia.

La licencia tipo C (vehículos de transporte de pasajeros) incrementó su costo a mil 566.50 pesos por dos años, y a 2 mil 352 por tres de vigencia.

Registrar a un bebé en la Ciudad de México ahora costará 390.50 pesos, y casarse 2 mil 529.50 pesos.

Pero la angustia aumenta en las clases sociales más desprotegidas, luego del anuncio de la desaparición del Seguro Popular, para acceder a un esquema diferente que ha causado la desconfianza de los derechohabientes, por la forma en que se ha manejado el sector salud desde hace un año.

En Tlaxcala hay más de 700 mil beneficiados en el Seguro Popular y los beneficios que establece la administración de Andrés Manuel López Obrador, son recibir consulta médica, ser vinculado a un hospital, cobertura en medicamentos, estudios y análisis de laboratorio que establece el Catálogo Universal de Servicios de Salud.

Sin olvidar que en julio del 2019, el presidente de México anunció la creación del Instituto de Salud para el Bienestar para dar fin al Seguro Popular, previa reforma a la Ley de Salud.

En Tlaxcala el sector salud reportó que hubo disminución de afiliados al Seguro Popular, porque creció el empleo formal con seguridad social. Los derechohabientes del IMSS han crecido, esto porque hay más empleo formal y disminuye a la Secretaría el financiamiento porque la federación no puede pagar doble

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tiene en sus planes desaparecer el Seguro Popular y dejar en su lugar al nuevo Instituto de Salud para el Bienestar, el cual se encargará de atender a la gente que no cuente con seguridad social.

“El Instituto de Salud para el Bienestar sustituye las funciones del llamado Seguro Popular; que ni era seguro, ni era popular”, dijo AMLO durante un acto público en el Hospital Rural San Cayetano, en Nayarit.

El presidente López Obrador firmó el memorándum que detalla cómo funcionará Instituto de Salud para el Bienestar bajo el nuevo Sistema de Salud Pública: la nueva institución operará con un presupuesto inicial de 80 mil millones de pesos del Fondo de Protección Contra Gastos Catastróficos. Tendrá en la dirección general a Juan Antonio Ferrer y trabajará en coordinación con el IMSS y el ISSSTE, los cuales seguirán atendiendo a la población asegurada.

AMLO detalló que el cuadro básico de medicamentos desaparecerá para que los mexicanos tengan acceso gratuito a todas las medicinas. Si es necesario, el gobierno federal crearía una distribuidora de medicamentos para asegurar el abasto en todas las regiones.

Esta nueva institución también aplicará las políticas del programa IMSS Bienestar, el cual aseguró el presidente que no desaparecerá, y se hará cargo de las unidades y hospitales que están adscritos a gobiernos locales financiados por el Seguro Popular, esto bajo la aprobación de los gobernadores.

Además esta nueva institución concentrará la adquisición de medicamentos, material de curación y equipos médicos para el sector salud; serán compras consolidadas con la finalidad de ahorrar.

El Seguro Popular fue creado con una reforma a la Ley General de Salud en 2003 y entró en vigor en 2004

Paralelamente al esquema de compras, deberá crear un sistema eficaz de abasto y entrega de medicamentos, materiales de curación y equipos a unidades médicas, centros de salud y hospitales.

“Si es necesario vamos a crear una distribuidora para los medicamentos, el objetivo es que nunca falten las medicinas, todas las claves”, aseguró el presidente.

Las comunidades indígenas o más pobres deberán tener prioridad de abasto en los medicamentos que se requieran.

También deberá supervisar que las unidades médicas, centros de salud y hospitales cuenten con personal suficiente; esto incluye procurar médicos y enfermeras incluso en las regiones más marginadas.

Para los especialistas que trabajen en las zonas de mayor pobreza se buscará que perciban compensaciones, a diferencia de los que laboren de las ciudades.

El Instituto de Salud para el Bienestar tendrá un área encargada de la construcción y el mantenimiento de la infraestructura para la salud.

Así mismo deberá emprender un plan para regularizar a todos los trabajadores del sector salud con un censo confiable para eliminar duplicidades, mejor conocidos como aviadores. La Secretaría de Hacienda centralizará la nómina como sucede con la magisterial.

Este plan también deberá comprender una propuesta para otorgar bases y buenas prestaciones a los trabajadores tomando como criterio la antigüedad, buen desempeño y de acuerdo a la disponibilidad de recursos.

El Instituto de Salud para el Bienestar estará integrado por: director general; director de abasto de medicinas, materiales de curación y equipos médicos; director de personal médico y trabajadores de la salud; director para la construcción y mantenimiento de infraestructura; y un director administrativo; 4 coordinadores regionales (sur-sureste, centro, occidente y norte).

Total que lo cierto es que el Seguro Popular es historia, falta ver hasta cuando funcionará el nuevo esquema de salud, si se toma en cuenta la experiencia del primer año de la administración federal será allá por el 2021 o 2022 cuando ya opere eficientemente.

La mañana de este jueves 2 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador realizó su habitual conferencia matutina en Palacio Nacional. El mandatario explicó todos los detalles del Instituto de Salud Para el Bienestar (Insabi), que ya opera en todo el país.

El nuevo programa de salud para los mexicanos sustituye al Seguro Popular que estuvo en operaciones en todo el país en los dos sexenios anteriores. López Obrador destacó que la principal diferencia es que en el Insabi no hace falta inscribirse a dicho programa.

De acuerdo con la nueva ley, desde el 1 de enero del 2020 cualquier ciudadano que requiera de atención médica la podrá solicitar de manera gratuita. Solo hace falta presentar la credencial del INE, el CURP o un acta de nacimiento para comprobar la nacionalidad.

La única condición para tener derecho a recibir la atención médica del INSABI es encontrarse en el territorio nacional y no estar ligado al IMSS o ISSSTE. AMLO también señaló que su gobierno ha comenzado a comprar más medicamentos y la rehabilitación de hospitales.

Con el arranque del INSABI, 69 millones de mexicanos sin seguridad social serán atendidos con sólo presentar el INE, la CURP o el Acta de Nacimiento. pic.twitter.com/5oYvvBjajg

El presidente de México explicó que habrá un aumento de 40 mil millones de pesos para mejorar las condiciones del nuevo programa de salud. El mandatario pidió a los ciudadanos señalar los hospitales donde existe escasez de medicamentos o personal para atenderlo a la brevedad.

Por su parte, Juan Antonio Ferrer Aguilar, titular del Insabi, aseguró que el programa cubrirá todo tipo de padecimientos, incluidos el cáncer y VIH. Las personas que ya estaban inscritas al Seguro Popular podrán seguir con su rehabilitación gratuita.

Mientras en Tlaxcala seguirá la carencia de medicamentos, de medicinas, de especialistas que en suma representan una atención deficiente a la salud de los tlaxcaltecas fuera de los esquemas del IMSS o ISSSTE.

Lo grave y preocupante es que estos cabios de gobierno a la distancia parecen objetivos difíciles de cumplir con la urgencia que se requiere, pero lo más grave es que los muertos los van a poner las familias que se quedaron sin el Seguro Popular… AL TIEMPO.


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta