*

Sábado, 16 de Noviembre de 2019     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Adiós al PRD, cedería registro a Futuro 21 para nuevas alianzas con el PAN

Viernes, Septiembre 13, 2019 - 10:15
 
 
   

Aquí Xicohténcatl…

 

 

III y última

Lo que tiene un principio también tiene un fin y todo indica que para el 2020 el Partido de la Revolución Democrática (PRD) cederá su registro como instituto político a  la nueva corriente de izquierda que se hace llamar “Futuro 21”.

Se trata de una coalición que buscará convertirse en una oposición al populismo, según lo expuesto en su primera asamblea, celebrada este sábado 24 de agosto en un hotel situado en Paseo de la Reforma en la Ciudad de México.

Este nuevo partido agrupará a figuras de la corriente del sol azteca Nueva Izquierda como Jesús Ortega y Jesús Zambrano, además de personajes que han militado en otros partidos, como Gabriel Quadri, ex candidato presidencial por el extinto Nueva Alianza.

También se acerca a este nuevo proyecto político, José Narro, ex rector de la universidad Nacional Autónoma de México y ex aspirante a la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

«Queremos que la lucha se desarrolle por la vía democrática, con la participación de todos los sectores, formando ciudadanía, con pleno respeto a los DDHH, sin deteriorar a nuestras instituciones, fortaleciendo los valores cívicos y sin generar falsas ilusiones» dijo en su mensaje José Narro Robles.

Todo apunta a que al menos en Tlaxcala los perredistas de la llamada “vieja Guardia” quedarán relegados por las nuevas generaciones de su partido, generación con muuuchas ambiciones, pero sin ideología visible de la otrora aplanadora de izquierda.

Perredistas de la vieja y nueva guardia han clamado al cielo por la salida de su líder, Manuel Cambrón Soria, sin lograrlo, el tiempo pasa ya llegó la primera quincena de septiembre y no se emite la convocatoria para la interna.

En el reparto de culpas, tras la derrota electoral a la gubernatura, , Manuel Cambrón Soria hasta se congratuló recientemente de la salida de su ex candidata de las filas del PRD, para sumarse a Morena, donde funge desde el inicio de la administración federal como la súper delegada de AMLO en Tlaxcala..

Cambrón Soria fue además acusado de  vulnerar los estatutos del PRD, al favorecer a la corriente  Nueva Izquierda, Mejores Cuentas y, de paso, imponer a su esposa Nancy Islas Solís como candidata para la elección que viene.

Ante ello, ex abanderados del sol azteca solicitaron formalmente a la Comisión Nacional Jurisdiccional la destitución de Juan Manuel Cambrón Soria como presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) perredista.

A través de un proceso jurisdiccional, los ex candidatos perdedores a diversos cargos en el pasado proceso comicial, Gabriela Siram Tamayo Cabrera, Mercedes Velázquez Salazar, Raúl Irene Mena, Javier Rafael Ortega Blancas, José Sergio Calle López, José Guadalupe Flores Garza y Carmen Flores Flores exigieron deponer del cargo a su dirigente partidista.

En la queja, expusieron que su dirigente estatal, Cambrón Soria, “vulneró los principios básicos de imparcialidad y equidad y el artículo 29 de los estatutos del PRD, que establece que los integrantes de los comités ejecutivos Nacional, estatales y municipales se abstendrán de utilizar su cargo para promover a cualquier corriente de opinión, ya que en caso de hacerlo serán destituidos”.

También  acusan a Manuel Cambrón de haber utilizado la imagen de la ex candidata del PRD a la gubernatura del estado de Tlaxcala, Lorena Cuellar Cisneros, en su estrategia para posicionar a la corriente Nueva Izquierda, con el propósito de obtener beneficio político, “rompiendo con ello la imparcialidad y la equidad del proceso interno de selección de candidatos para los cargos de diputados, ayuntamientos y presidentes de comunidad”.

Muestra de ello, y en un caso de nepotismo político, denunciaron que Manuel Cambrón impuso a su cónyuge Nancy Islas Solís como regidora en la planilla del ayuntamiento de Yauhquemehcan, pues usando el requerimiento de paridad de género que el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE) le hizo al PRD, vulneró los derechos adquiridos de terceros.

Los inconformes también reprueban que su dirigente estatal utilice el cargo que ostenta para promover a Tomás Orea Albarrán, integrante de Nueva Izquierda, para coordinar los trabajos de los alcaldes perredistas.

El matador de toros y ex candidato a diputado local por el distrito IV, Rafael Ortega Blancas puntualizó que a través del recurso se pide una investigación en contra de Juan Manuel Cambrón Soria, por infringir disposiciones estatutarias.

Los ex candidatos Gabriela Siram Tamayo Cabrera, Mercedes Velázquez Salazar, Raúl Irene Mena, Javier Rafael Ortega Blancas Se fue a MORENA y ahora es gris diputado en la actual legislatura,

 José Sergio Calle López, José Guadalupe Flores Garza y Carmen Flores Flores presentaron como pruebas para la investigación notas periodísticas de diferentes medios de comunicación.

Pero no pasa, ni ha pasado nada.

LA AGONÍA DEL PRD EN TLAXCALA

“Cuando no hay una dirigencia seria desde que Cambrón Soria asume el control del PRD en Tlaxcala, nada va a ser serio", así lo consideró Luis Mariano Andalco López el ex dirigente del sol azteca en la entidad, quien afirmó ese instituto político se encuentra inmerso en una convulsión política total y sin salida visible.

"El partido hoy en día vive una convulsión política total, no se dejan ayudar, hay muchos líderes en el PRD que pueden contribuir a que el partido se fortalezca para que no esté en esta agonía y no es el caso solo de Tlaxcala, sino a nivel nacional".

A lo que Andalco López sugirió que se debe considerar fortalecerse internamente, ya que la pelea intestina está peor que nunca; motivándolo a vaticinar en el sentido a que todo apunta a que el PRD no va tener buenos resultados.

Criticó la forma de cómo se están llevando las cosas al interior del sol azteca, el cual no ha dejado de ser opción, pero eso sí los métodos de designación son confusos y luego está la disputa encarnizada por las plurinominales y las candidaturas.

"En el tema de los liderazgos, quien te pone en tu lugar es la gente, los electores que sabe opinar, entonces sí ya tuvimos un primer error no cometamos un segundo, los partidos no pueden ser tribus familiares, los partidos como el PRD son instituciones de liderazgos que representen un proyecto en favor de la sociedad de forma profesional y no para satisfacer ambiciones personales o de grupo", concluyó.

CLAVOS FEMENILES SELLAN EL ATAUD PERREDISTA

En el ocaso de un partido que probó la gloria en Tlaxcala y las mieles del triunfo en todos los niveles desde esa memorable batalla en Contla de Juan Cuamatzi, cuando fue celebrada la primera derrota del PRI a manos de los perredistas de la vieja guardia.

El fallecido Ubaldo Lander Corona, Pedro Cocoletzi,  Eustolio Flores Conde, Efraín Muñoz, Javier Flores Macías, los hermanos Layle de Apizaco, y la generación que siguió y que encabezo con gallardía Luis Mariano Andalco entre otros y otras muchas perredistas, vieron como el triunfo se les escapaba de las manos como agua y hay culpables.

No fueron las tribus, no fueron los liderazgos, menos las encuestas amañadas fueron las absurdas imposiciones del poder por el poder, donde se impuso el dedazo, pero que al mismo tiempo sacó la casta y sobre todo la disciplina de  quienes se ostentaban con orgullo como perredistas de a deveras.

Todo marchaba viento en popa, las ongs´ se multiplicaron, los apoyos fluyeron y todo parecía indicar que el PRI ya estaba fuera y sobre todo con el primer triunfo contundente e inobjetable del entonces llamado “Peje”, Andrés Manuel López Obrador que se llevaba la elección presidencial.

El veterinario y ahora recalcitrante morenista en su papel de primer perredista del estado no cedió a la tentación, su proyecto era gobernar 18 años, revelaba sus deseos, pero  daba color del cómo.

Y en el ocaso de su mandato reunió a las nacientes tribus y dio la orden tajante e inobjetable y que todos deberían apoyar sin chistar y era ni más ni menos que su esposa la toluqueña María del Carmen Ramírez García de Sánchez Anaya fuera la candidata al gobierno.

El rechinar de dientes y las mentadas se escuchaban tras las oficinas de los funcionarios perredistas y en los comités municipales y su dirigencia estatal, pero todos se sumaron al “proyecto”, pero el niño se les murió, pero no las ambiciones de esa pareja que sigue pegada a la ubre del sistema.

Se perdió la gubernatura, pero quedaba para el PRD una esperanza, ganó en esa elección una senaduría, diputación federal y gobernaba en la mayoría de las alcaldías, el panorama no era tan desolador.

Y esas mismas tribus se la jugaron otra vez con la gente de ASA que no quitaba  el dedo del renglón de prolongar su mandato por tres sexenios y mandó a su secretaria particular que al paso del tiempo se convirtió en la poderosa secretaria de finanzas de ASA, “el poder, tras el poder”.

Realizó una campaña interesante y desafiante, pero a la hora de la hora en conferencia de prensa en conocido hotel de la capital se hizo el anuncio de que Minerva Hernández declinaba en favor de la panista Adriana Dávila y hasta le levantó la mano.

La acción cayó como plomo derretido entres los perredistas. Este fue el segundo clavo al ataúd y quizá el más doloroso, porque ara ese entonces el capital electoral se desbarato, lo mismo que las ilusiones y las fortunas mal habidas de quienes estuvieron en el poder.

Ya para ese entonces, los perredistas en general parecían zombies de la política, no entendían ni entendieron la jugada, el asunto es simple, a la distancia vemos que la maldita ambición fue la causante.

Y ahí va otra vez la política de Texoloc, quien hasta ese tic nervioso que le deformaba la cara se le desapareció, logró que la impusieron una vez más, pero bajo las siglas de Acción nacional y ya presume sus logros para buscar otra vez la gubernatura, ante el desmoronamiento la muy escasa militancia panista en Tlaxcala que apenas si rebasan los tres mil en los 60 municipios.

Un tercer clavo a la caja mortuoria se los clavo en el centro la ahora súper delegada de AMLO, Lorena Cuéllar Cisneros, quien hizo campaña con puros liderazgos del centro, pero que no votan en Tlaxcala.

Eso sumado a los caballos de Troya que le mandaron y que no fueron por la borrega, sino por la lana, la llevó a una dolorosa derrota y posterior salida a Morena, arrastró a simpatizantes y sus canicas.

Y en suma estos y otros factores son la causa de la inminente desaparición del PRD en Tlaxcala y de que ahora los perredistas de la vieja guardia estén en el rincón del olvido, como la muñeca fea.

Vienen otros tiempos, las nuevas generaciones de perredistas surgen como tamales al vapor, sin ideología, sin lealtades, pero eso sí con muchas ambiciones para para agarrar algún hueso  y si se puede algún cargo de elección popular.

Ya no quieren saber de viejas luchas, de esa izquierda que tuvo sus momentos de romanticismo, de tiempos del sub Marcos, de esa lucha que mueve a los pueblos, de la defensa de los más pobres, de ayudar a los más necesitados.

Este panorama trata de explicar los momentos de la historia reciente en que se perdieron ilusiones e ideales, queda pues en la memoria histórica del pueblo de Tlaxcala el recuerdo de un parido que se llamó PRD y que la sombra de la ambición ya cubrió para siempre ese sol azteca y en sus diezmadas filas retumba esa frase como lápida… ASÍ NO ERA.

 


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta