*

Sábado, 19 de Octubre de 2019     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



¡¡Las Comisiones de Derechos Humanos son instituciones al servicio de la delincuencia!!

Lunes, Junio 24, 2019 - 21:08
 
 
   

La verdad no peca pero…

 

Aunque su propósito debería ser frenar los abusos de las autoridades en contra de los ciudadanos, las COMISIONES DE DERECHOS HUMANOS –me refiero, a las estatales y la nacional- se han convertido en instituciones defensoras de quienes quebrantan la ley.

Desde que existen estos organismos en el país, los mexicanos hemos sido testigos de que DELINCUENTES CONFESOS HAN QUEDADO LIBRES porque sus abogados alegan violaciones a los derechos humanos. Tal parece que para la justicia, el derecho al debido proceso es más valioso que los derechos de las víctimas de los delitos.

En teoría, el propósito de las Comisiones de Derechos Humanos es vigilar y actuar para proteger a todo ser humano que esté en peligro de perder una sola de las garantías individuales que le corresponden; es decir, cuando su vida, sus intereses, su libertad o sus bienes están en riesgo. En tales casos es que estos organismos deberían intervenir para hacer valer su autoridad y verdaderamente comportarse como defensores del pueblo.

Sin embargo, en la práctica, las Comisiones de Derechos Humanos distan mucho de ser una institución social y actúan más como una institución política en la que los “AMARRES POLÍTICOS” de quienes las presiden están por encima de los derechos de la ciudadanía.

A pesar de tratarse de organismos “AUTÓNOMOS” –así, entrecomillado-, para nadie es desconocido que la forma en que son designados quienes dirigen estas instituciones obedece a intereses políticos que normalmente están por encima de los intereses de la gente. 

Otro problema que afecta el desempeño de las Comisiones de Derechos Humanos es que su máxima facultad es RECOMENDAR a las autoridades para que actúen en consecuencia de una determinada violación a derechos humanos. Eso significa, estimado lector, que las autoridades violadoras de derechos humanos NO ESTÁN OBLIGADAS A CUMPLIR con las sentencias que emiten estos órganos garantes.

Por ello, considero que, más allá de los discursos pro derechos humanos de nuestras autoridades, en la vida cotidiana las personas que pertenecen a los sectores más vulnerables se encuentran en completa indefensión ante la constante violación a sus garantías individuales.

Un ejemplo muy sencillo, pero ilustrativo, de lo que digo es cuando una persona que camina por la calle se ve obligada a descender al arroyo vehicular porque el paso por la banqueta está obstruido por objetos como mercancía del comercio informal. 

La situación descrita pone en riesgo la integridad física del peatón –y quizá hasta su vida- porque éste pudiera ser atropellado por algún vehículo. El ejemplo es tan cotidiano, que se vuelve casi imperceptible una clara violación a los derechos humanos.

Por desgracia, difícilmente alguna de estas Comisiones actuará en una situación como la que he descrito y por esa causa la ciudadanía tiene la percepción de que esos organismos sirven más a quien comete un delito que a los mismos afectados.

Si aún tiene dudas de lo que digo, estimado lector, lo invito a que busque información sobre la más reciente conciliación lograda por la Comisión de Derechos Humanos de Tlaxcala y verifique por usted mismo que deriva de una negligencia médica que se cometió en el Hospital General de Huamantla hace nada menos que ¡¡CUATRO AÑOS!! ¿Qué le parece?

Como siempre, mi total agradecimiento y respeto a quienes me brindan un momento de su tiempo. Hasta la próxima si Dios lo permite.


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta