*

Domingo, 21 de Abril de 2019     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



La Seguridad Estatal Y Nacional Deber Ser Una Prioridad

Lunes, Abril 1, 2019 - 21:12
 
 
   

Espacio Político

Hablar de la seguridad es un tema muy delicado, tanto a nivel nacional, estatal y municipal, ya que durante las últimas tres décadas ha ido en aumento por una serie de circunstancias y culpas que diferentes actores políticos utilizan para no asumir su responsabilidad, en el ámbito nacional los cambios de gobierno sexenal, han traído una serie de errores a la hora de implementar sus políticas de seguridad pública, ¿Por qué digo esto? porque los mexicanos hemos sido testigos de como los Presidentes y sus Secretarios de Gobernación, así como Procuradores de la PGR, han instrumentado políticas de seguridad que más que seguridad es inseguridad. 

Si bien el tema de la seguridad debe ser prioritario, hoy nos damos cuenta que los gobiernos  federales perdieron ese  rumbo, quizás preocupados más por ostentar el poder, que por planear una verdadera política de seguridad para el País, según análisis periodísticos desde el gobierno de Vicente Fox, la seguridad en México, pasó a un segundo plano, lo importante para el Guanajuatense, era no entregarle la banda presidencial al PRI, de ahí que se olvidó de los grupos delictivos, quienes aprovecharon ese desliz, para crecer,  organizarse y tener poder, a la llegada de Felipe Calderón, quien pudo refrendar el poder panista se encontró que aparte de los tres poderes que tenía el estado mexicano, había ya un poder quizás hasta más fuerte y organizado, lo que hizo que Calderón Hinojosa, le declarara la guerra al narco y a la delincuencia organizada, guerra que cobro miles de vidas de delincuentes,  de gente inocente,  de policías, marinos y ejército, situación que le dio un distintivo al gobierno de Calderón, de ser un gobierno de sangre y muerte, culpándolo de no tener una estrategia definida para enfrentar a un poder con dinero y organización, como olvidar que esa fue una de las causas que originaron que los mexicanos, volvieran a darle su confianza la PRI, llevando a la Presidencia a Enrique Peña Nieto, un político joven,  con poca experiencia y manejado por una clase política, que lo que le interesaba era recobrar el poder y de volver a vivir las mieles del poder, lo que propició que el Presidente se perdiera en medio de esa fauna política y cayera en los excesos y en una política de reformas hechas al vapor, que sólo perseguían justificar la legalidad de un gobierno débil y sin definición, para nadie es desconocido sus innumerables errores al hablar o dar algunos datos principalmente a nivel internacional, o el caso de la Casa Blanca o la Muerte de los 43, que él  asumió cuando era un caso que debió resolver el gobierno de Guerrero, aunque lo más lamentable de todo fue no haber estructurado una política de seguridad, con  gente profesional y que conociera el tema, ¿Por qué digo esto? porque conforme pasa el tiempo el nuevo gobierno ha ido descubriendo que las diferentes instancias de seguridad federal estaban coludidas con el narco y con la delincuencia organizada, la corrupción fue capaz de entrar en esas esferas que se creían incorruptibles y que a la postre sumaron para terminar la era priista, que supero en muertes y  desapariciones a los gobiernos panistas.

Hoy nuestra realidad no ha cambiado, el panorama que nos dan a conocer en  los noticieros en medios escritos, digitales, televisión, radio y redes sociales nos dan como resultado que en tres meses los índices delictivos van a la alza, que hay estados y municipios que a nivel nacional e internacional están catalogados como los más peligrosos del planeta, lo que debe ser una alerta para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que si bien recibió un país convulsionado por la inseguridad, los asesinatos, las extorciones, los secuestros y una serie de delitos, debe ya actuar con firmeza y con modificaciones a las leyes, para que las penas se castiguen ejemplarmente y que se acabe la famosa  presunción de delito, que deja a los delincuentes libres y en ocasiones hasta los transforma en héroes, la creación de la Guardia Nacional, debe ser un acierto, no una nueva ocurrencia, el ejército, la marina y las policías federales ya deben actuar en todo el país, pero con estrategias y modelos para contrarrestar un poder, porque si nomas se van aventar como el borras, sólo va a quedar en buenas intenciones. 

En lo que se refiere a nuestro estado, la inseguridad no la podemos tapar con discursos o buenas intenciones, los grupos delictivos ya  operan en algunos municipios y colonias del estado, las aparición de ejecutados, los  restos embolsados de  personas asesinadas, deben  alertar al gobernador y a sus diferentes corporaciones policiacas a trabajar en estrategias para inhibir la delincuencia,  que si bien, no es como la  de otros estados, puede crecer sino se instrumentan  políticas para combatir este flagelo social, los robos de autopartes y los asaltos, ya son una señal y una  realidad, que pueden pararse si no hay complicidad y corrupción, de las diferentes instancias de seguridad tanto a nivel municipal como estatal, el Procurador general de justicia, en innumerables ocasiones dice que todo está controlado, que no hay inseguridad, pero la sociedad tlaxcalteca dice lo contrario, es tiempo de trabajar y dar resultados. 

Por último, desde este espacio periodístico mi más sentido pésame al maestro y gran amigo: Jaime Dolores Padilla, por la irreparable pérdida de su esposa, la señora Irma Hernández, quien el pasado fin de semana se reencontró con el creador, que en paz descanse.     


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta