*

Viernes, 10 de Julio de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



¡¡PRI, PAN y PRD están muertos; solo falta enterrarlos!!

Lunes, Marzo 25, 2019 - 19:41
 
 
   

La verdad no peca pero…

Los resultados de la jornada electoral del primero de julio de 2018 han sido determinantes para conformar el nuevo panorama político de nuestro estado y nuestro país. El contundente triunfo de LÓPEZ OBRADOR en las urnas, y de la mayoría de los candidatos de MORENA que participaron en ese proceso electoral, ha servido para iniciar una nueva etapa en la vida de los mexicanos.

Hoy existe la percepción de que MORENA está convertido en el gran partido dominante. En cambio, PRI, PAN y PRD agonizan en medio del descrédito, el desconcierto y la ineptitud. El destino de estos institutos políticos parece, al menos por ahora, la muerte por infamia y deshonra.

Hasta antes del pasado primero de julio, PRI, PAN y PRD mantenían una presencia importante en la actividad política nacional y local. A pesar del desgaste natural que ocasiona el ejercicio del poder, entre los tres partidos abarcaban la inmensa mayoría del total de votantes del estado y el país.

Sin embargo, el nefasto gobierno de ENRIQUE PEÑA NIETO fue un golpe mortal para el PRI. Al concluir un sexenio con pésimos resultados para el país, fue imposible para este partido presentarse como una opción real para ganar la elección presidencial. Esto quedó demostrado cuando tuvieron que recurrir a un personaje como JOSÉ ANTONIO MEADE -quien no era militante priísta- para lanzarlo como candidato. Con esa elección, lo que quedó evidenciado fue que dentro del PRI no existía ni un solo personaje con las cualidades e imagen necesarias para participar en la contienda.

Para desgracia del PAN y del PRD, la sombra de PEÑA NIETO también pesó sobre ellos en el pasado proceso electoral. Sin quererlo, la firma del PACTO POR MÉXICO solo fortaleció la idea de que PRI, PAN y PRD eran lo mismo. El gran pacto que promovió el expresidente colocó al gobierno corrupto y a la oposición complaciente del mismo lado.

Además, el PAN -que se ha caracterizado por mantener intensas luchas por el poder al interior del partido- decidió aliarse con el PRD e imponer a RICARDO ANAYA como su candidato, a pesar de las protestas de perredistas y panistas por esa absurda decisión. Por si fuera poco, la situación de este partido en aquel momento no era muy diferente a la del PRI, ya que en las dos oportunidades que tuvo de ganar la presidencia  de la República, con FOX y CALDERÓN, quedó demostrado y confirmado ¡¡QUE EL PAN NO SABE GOBERNAR!!

El PRD, por su parte, llegó a representar a la izquierda de México y pudo establecer su bastión en el entonces Distrito Federal con LÓPEZ OBRADOR, como jefe de gobierno. Sin embargo, con la salida de AMLO de ese partido, éste quedó reducido a una simple corriente de izquierda sin sentido ni liderazgo alguno que le permitiera mantenerse en el ánimo de la ciudadanía.

En medio del descrédito en el que hoy están hundidos PRI, PAN y PRD, desconcierta el cinismo y el descaro con el que aún actúan los reductos de LA MAFIA DEL PODER. De manera increíble, priístas, panistas y perredistas siguen proliferando estupideces y palabras sin sentido, que solo aumentan el rechazo de la población, que no olvida ni perdona el gran daño que estos institutos le han hecho a México. Por eso, considero que hoy sus posibilidades de mantenerse siquiera como partidos políticos son mínimas y solo causan lástima ante quienes alguna vez les dieron un voto de confianza.

En los casi cuatro meses que lleva LÓPEZ OBRADOR al frente del Ejecutivo federal ha logrado ganarse la confianza de la mayoría de los mexicanos; así lo demuestran las encuestas. Los pasos dados hasta hoy, han permitido alentar la esperanza de que el verdadero cambio que tanta falta le hacía al país por fin ha llegado. Para sus votantes, e incluso para muchos que no votaron por él, las acciones que ha emprendido el Ejecutivo federal van en el camino correcto y confirman que 30 millones de mexicanos no se equivocaron al elegirlo.

La tarea que se ha echado a cuestas el presidente de la República para mejorar las condiciones del país será un camino largo y difícil de recorrer, por todo lo que esto representa. Recomponer una nación como la que le entregó PEÑA NIETO requiere no solo de todos los esfuerzos del gobierno sino de la participación y el apoyo de todos los mexicanos.

Como siempre, mi total agradecimiento y respeto a quienes me brindan un momento de su tiempo. Hasta la próxima, si Dios lo permite.


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta