*

Sábado, 23 de Marzo de 2019     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Normal Rural de Panotla ¿hasta cuándo?

Viernes, Marzo 8, 2019 - 09:59
 
 
   

Aquí Xicohténcatl…

 

Para la comunidad estudiantil del país y sobre todo de Tlaxcala, el saqueo de una tienda de conveniencia en el municipio de Panotla, por un grupo de presuntas alumnas de la Escuela Normal Rural de Panotla “Benito Juárez” con el rostro cubierto, no fue más que un acto de rapiña y delictivo, es decir robo.

“Su lucha” debe ser analizada, porque su plantel es una institución forjadora de generaciones de profesoras, donde se les acepta con bajas calificaciones al ingreso, pero el Estado del brinda educación, alimentos y estancia.

El caso lamentable de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa no debe de ser pretexto para este comportamiento de vulgares delincuentes con el rostro cubierto, pero con una impunidad que hiere a los tlaxcaltecas y en especial lastima al sector educativo.

Cabe destacar que los estudiantes tlaxcaltecas de otras instituciones se han manifestado en diversas ocasiones, pero sin llegar a lesionar a los ciudadanos, lo que indica que al no ser nativas de Tlaxcala, algunas alumnas que no son de aquí, no les importa el daño que causan, físico, económico y moral.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que las normales rurales fueron creadas en 1922, con el olor de la pólvora de la Revolución Mexicana fresca, pero que en ese entonces daba respuesta el gobierno a una demanda de México, la educación.

Se entiende que durante muchos años estos planteles fueron olvidados o arrinconados por el sistema, debido a la beligerancia natural del alumnado, que exige con razón mejores condiciones para su preparación académica.

En Tlaxcala las normalistas de Panotla comenzaron a reaccionar en tiempos en que gobernaba Tulio Hernández Gómez, y nadie puede negar que en Tlaxcala se les ha tolerado y respetado su derecho a manifestarse.

Se recuerda que en una de tantas manifestaciones, en conferencia de prensa Tulio Hernández abordaba el tema de las normalistas que llevaban varios días en manifestación por su eterna lucha de respeto a la matrícula de alumnas con bajas calificaciones y mejoras en el funcionamiento del internado.

En el salón Rojo se daba cuenta del arribo de una nueva marcha, en esa ocasión venían muy violentas, de pronto el Gobernador interrumpe su diálogo con la prensa para recibir una llamada.

A medida que era informado del avance de las normalistas su rostro enrojeció, dio un manotazo en la gran mesa y dijo una frase que casi nunca se ha escuchado en un Gobernador de Tlaxcala “pártanles la madre”, ordenó tajante.

Más calmado explicó que las normalistas habían tomado con violencia las instalaciones de la radiodifusora XETT, en Mariano Sánchez y que estaban pintando los edificios y que la situación ya era intolerable.

De inmediato los reporteros y fotógrafos nos dirigimos al “Puente Rojo”, donde efectivamente elementos de seguridad las detuvieron y comenzaron las detenciones y el correteadero de alumnas con los policías detrás de ellas.

Una de las alumnas fue subida violentamente a la batea de una patrulla y comenzó a convulsionar, y alguien comentó “parecen vacas locas” y desde ese entonces algunos así las identifican.

Esa solo es una pequeña parte de los cientos de anécdotas y detalles que se han registrado a lo largo de la historia y que han sido marchas y plantones por bravas estudiantes la mayoría nativas de estados como Hidalgo, Puebla o Veracruz.

Con razón o sin ella, siempre han culpado a los medios de comunicación porque “nunca dicen la verdad”, tal y como ocurre en torno a los hechos recientes donde tomaron las casetas de la autopista Tlaxcala- San Martín.

Ahora el pretexto fue el apoyo a los maestros que tenían cerrados los planteles en exigencia para destituir a un funcionario de la SEP, pero también mencionan un pliego petitorio qe no ha sido cumplido.

Luego llegaron alumnos de Morelos en su apoyo y de esta forma tomaron la Central Camionera y se llevaron dos autobuses y no es la primera vez, ya en pasadas ocasiones han realizado este tipo de acciones.

Pero todo ha cambiado, ahora con la rapidez del ciberespacio se pudo captar en video el momento preciso en que un grupo de alumnas saquearon un OXXO de Totolac, les gritaron de todo durante el saqueo.

Ellas se defienden al decir el no son culpables y que lo que pasó fue que “mudaron la mercancía para entregarla al pueblo” y que todo lo repartieron entre la gente de Panotla, solo que a esas horas ni gente había en las calles.

Ya vienen las denuncias penales de los afectados, por el robo de mercancía y hasta se dice de dinero en efectivo de la caja y de la privación ilegal de los operadores de los dos autobuses que se llevaron para “trasladarse” durante su movimiento.

Se recuerda que en otros tiempos y ante la beligerancia de las alumnas, se habló de cambiar a esa escuela normal rural por una escuela de artes y oficios o por una institución que prepare a futuras generaciones de Tlaxcaltecas para enfrentar el futuro.

Lo cierto es que Tlaxcala ya no puede ser rehén de grupos que desestabilizan la paz social, bajo el pretexto de que no les cumplen sus exigencias, lo cierto es que hay un dicho ancestral que dice en este caso:

“No hay mal que dure cien años, ni pueblo que aguante”, como lo son las  marchas, plantones, insultos y actitudes que si bien tienen origen de una lucha noble como es el derecho a la educación, pero que en estos tiempos causan, por decir lo menos, malestar entre quienes son ajenos a sus movilizaciones… A VER ¿HASTA CUANDO?


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta