*

Martes, 20 de Octubre de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



¡La percepción de violencia sin control que azota al país ha llegado a Tlaxcala!

Lunes, Febrero 25, 2019 - 20:47
 
 
   

La verdad no peca pero…

 

Hasta hace unos años, entre los habitantes de Tlaxcala no había duda de que el estado era uno de los más seguros del país y de eso nos sentíamos confiados y satisfechos. Sin embargo, en los últimos tiempos la tranquilidad de la que disfrutábamos se ha ido perdiendo.

El grado de inseguridad que en los últimos 12 años ha imperado en casi todo México genera cada vez más miedo e incertidumbre en los habitantes del estado. Los resultados de la ENCUESTA NACIONAL DE VICTIMIZACIÓN Y PERCEPCIÓN SOBRE SEGURIDAD PÚBLICA, que realiza el INEGI, son una muestra clara.

De acuerdo con los datos de la mencionada encuesta, entre los tlaxcaltecas la PERCEPCIÓN DE INSEGURIDAD incrementó de 40.1 a 68.8 por ciento en seis años. Lo anterior, estimado lector, es grave porque refleja una drástica disminución en la sensación de seguridad pública entre los habitantes de la entidad.

Los datos muestran que en 2012, 4 de cada 10 tlaxcaltecas mayores de edad sentían inseguridad en el lugar donde viven y hacen sus actividades cotidianas. Pero para 2018, la percepción de inseguridad aumentó a casi 7 de cada 10 habitantes de nuestro estado.

A través de los medios de comunicación y de las redes sociales, prácticamente a diario nos enteramos de acontecimientos que antes no se daban en Tlaxcala, al menos no con la frecuencia que hoy ocurren. Los asesinatos, secuestros y robos a transeúnte, casa habitación, cuentahabientes y de vehículos, además de la práctica del huachicol, parecen el pan de cada día.

Ante esta situación, la impunidad que permite a los delincuentes actuar con la certeza de que no habrá castigo para ellos es un estímulo que agrava el problema. Considero que hasta que no se empiece a aplicar mano dura para sancionar a los malhechores, el escenario no cambiará.

La deficiente puesta en marcha del NUEVO SISTEMA DE JUSTICIA PENAL también ha ocasionado un aumento en la sensación de inseguridad, no solo en Tlaxcala sino en todo el país, toda vez que el ciudadano “de a pie” percibe que el delincuente tiene más derechos que el afectado cuando se habla de presunción de inocencia y de no aplicar prisión preventiva a quien se considera responsable de un delito.

Algo similar ocurre con las COMISIONES DE DERECHOS HUMANOS, que fueron creadas para vigilar la actuación del gobierno frente a la población, pero que en los hechos han sabido ser utilizadas por los delincuentes y sus defensores legales para argumentar violaciones al debido proceso y lograr impunidad.

Aunque según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Tlaxcala se ubica entre los primeros cinco estados más seguros del país, la percepción de los habitantes de la entidad es otra. 

En el tema de seguridad, las estadísticas oficiales parecen estar muy alejadas de la realidad porque, por un lado, solo se denuncia 1 de cada 10 delitos que se comenten y, por el otro, existe la idea de que las autoridades estatales pueden manipular las cifras de incidencia delictiva, como hoy sabemos que ocurría en el gobierno de la Ciudad de México.

Como siempre, mi total agradecimiento y respeto a quienes me brindan un momento de su tiempo. Hasta la próxima, si Dios lo permite.


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta