*

Lunes, 18 de Febrero de 2019     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Marco Mena el gobernador más abucheado de la historia de Tlaxcala

Martes, Febrero 5, 2019 - 08:58
 
 
   

Dice Wikipédia que el abucheo es una manifestación colectiva y ruidosa de desagrado o protesta que se da en un espectáculo o en una concentración pública.

El abucheo político en nuestros tiempos se ha convertido en una herramienta ciudadana de protesta social, utilizada en contra de aquellos políticos que no cumplen con las expectativas o funciones para los que fueron elegidos.

El claro ejemplo de cuando el descontento social se convierte en sonidos de menosprecio, silbidos recordando a su progenitora y un ¡bu! interminable, lo vivió el gobernador del estado Marco Mena Rodríguez, quien, durante la visita del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, fue vapuleado hasta el cansancio.

Fue un minuto con 30 segundos los que Marco Mena nunca olvidará, podrán sus defensores argumentar cualquier situación, lo cierto es que ni con sus acarreados el gobernador pudo evitar el desprecio de un pueblo cansado de sus malas decisiones.

¿De quién fue la culpa? 

Si bien es cierto que ha sido una constante que en los eventos del presidente de la República con gobernadores del PRI la gente se manifieste en contra de estos últimos, lo real es que en Tlaxcala los culpables tienen nombre.

Manuel Camacho Higareda, Eladia Torres , Noé Rodríguez Roldan, Jorge Luis Vásquez Rodríguez, Juan Antonio González, y demás parásitos que conforman el gabinete son los verdaderos responsables de la rechifla que vivió el gobernador; estos aduladores le hacen creer a Marco Mena que Tlaxcala avanza, que nuestro estado va bien, y que el pueblo está contento con su forma de gobernar.

Si se trata de culpables ahí está su coordinador de prensa, el poblano Carlos Villanueva del que dicen que durante este gobierno le han crecido dos cosas, la panza y su fortuna, pues es sabido que utiliza su espacio para darle contratos a sus amigos poblanos en la organización de los eventos gubernamentales, claro siempre bajo la frase  "por órdenes del gobernador", de los cuales a él le toca un buen porcentaje.  

Si el gobernador quiere culpables también ahí están sus operadores políticos, quienes un día  antes se ufanaban de concentrar gente en las dependencias del gobierno para defender a su jefe de lo que ya sabía le esperaba.

Todo les falló a los priistas en el evento; la distribución y concentración de sus acarreados, una mala calidad del sonido que ellos mismos contrataron y no fueron capaces de opacar los abucheos hacia su jefe, la seguridad ya que al retirarse  la camioneta blanca en la salió Marco Mena fue pateada, rallada, incluso escupida por la gente  que desaprueba su mal gobierno, y muchas cosas más que harán que Marco Mena sea el primer gobernador en la historia de Tlaxcala que fue abucheado intensamente minuto y medio, por un pueblo que no le perdona su ineficiencia.

Y ahí entre los asistentes estaba Lorena Cuellar, a quien sus detractores y las plumas pagadas por el gobierno trataron de denostar; tranquila, impávida, firme, haciendo su trabajo, con el respaldo del pueblo que encuanto el jefe del ejecutivo federal la nombró aplaudieron  coreaba su nombre, y con la venia del presidente de la República.

Fuera Mena y viva Lorena, es el grito que imperó en el Domo Blanco…así fue el evento, pese a quien le pese…Regresará AMLO esperemos que el gobernador si no cambia de funcionarios, por lo menos cambie de estrategia....


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta