*

Miércoles, 19 de Septiembre de 2018     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Cambios necesarios en el gobierno

Lunes, Julio 9, 2018 - 07:25
 
 
   

Espacio Político

Sin lugar a dudas la semana que termino fue de sorpresas y encuentros que en otros tiempos parecían imposibles una sorpresa fue el apabullante triunfo del candidato Presidencial de Morena, quien si bien desde antes de la campaña ya lideraba las encuestas el pasado domingo con la voluntad de millones de mexicanos refrendo su triunfo inobjetable, otra sorpresa fue que MORENA, arrasó en todo el país, la elección para Diputados Federales y Senadores y en el caso de las gubernaturas se lleva la mayoría, con lo que de ser la tercera fuerza política del país, ahora es la primera fuerza, este contexto  permitirá al nuevo inquilino de Palacio Nacional, gobernar sin una disidencia que le pida portafolios para sacar iniciativas o reformas, en cuanto a los encuentros del próximo mandatario sobresalen dos,  la primera reunión oficial del Presidente de la Republica Enrique Peña Nieto con el futuro  Presidente Andrés Manuel López Obrador, donde según sus respectivos voceros trataron el tema de la transición de poder, aunque en lo personal creo que  el  mensaje principal fue transmitir confianza y serenidad a  los diferentes actores de una sociedad mexicana en constante cambio, otro encuentro del próximo Presidente fue con los  empresarios más importantes del país, con  millonarios que hace menos de un mes lo catalogaban como un peligro, lo que propicio una campaña mediática  en contra del Tabasqueño, sin duda los tiempos cambian y hoy por medio de diferentes medios de comunicación fuimos testigos de una reunión que fue calificada de tersa, respetuosa pero principalmente donde la iniciativa privada y el nuevo gobierno hicieron compromisos de  sumar su trabajo e intereses en bien de México, sin duda muy buen principio de un gobierno que el primero de diciembre no llegara partiendo de cero, si no bases concretas.

En lo que corresponde al ámbito internacional fue gratificante para los mexicanos saber que el Presidente de los Estados Unidos Donal Trump, haya buscado al futuro presidente y que en un dialogo de media hora  tocaran temas que con el actual gobierno no solo están estancadas, sino que se veían perdidas como el TLCAN y la relación con la frontera norte, aunque  creo que también trataron el tema de  seguridad y  del narcotráfico  que son temas obligados de agenda. Ahora  lo que viene será la reorganización de  un nuevo gobierno que seguramente ya estará formando proyectos concretos para que nuestro país, no caiga como muchos pesimistas presagiaban, las fotografías y los videos televisivos de la reunión entre mandatarios  manda un mensaje de que los dos personajes más importantes de la política nacional, tienen una madures, uno  para saber dejar el poder y el otro  para asumir una responsabilidad que millones de mexicanos le dieron el pasado primero de julio.

En lo que corresponde a nuestro estado el panorama después de los resultados del pasado primero de julio, fueron catastróficos para el partido en el poder, ya que MORENA, casi se llevó todo, en el ámbito federal las dos Senadurías y las tres  Diputaciones Federales fueron para los candidatos morenistas, además de 14 diputaciones locales, lo que propicio un gran descontento principalmente de los priistas quienes se sintieron traicionados por su propia gente, aunque aquí hay que hacer un análisis serio y conciso ya que hay factores que determinaron los resultados, uno fue que el PRI, dejo de ser por muchas décadas el partido de la gente del pueblo, pues se transformó en un partido de elite, donde solo unas cuantas familias decidían quien estaba al frente, dos, que las decisiones de imponer dirigencias hacía que los líderes que se sentían iluminados y  descargaban su responsabilidad en segundos y hasta terceros, que abuzaron del poder, ejerciendo tráfico de influencias y hasta actos de corrupción que no solo lastimaba a los priistas, sino que a toda la sociedad, número tres fueron los actos de soberbia y prepotencia de la gente allegada a la dirigencia y al poder del estado, pues por ejemplo en el anterior gobierno tanto funcionarios como gatos adoptaban actitudes de prepotencia y altanería como lo hacía el gobernador, número cuatro la formación de cacicazgos y compadrazgos tanto en los sectores como en las organizaciones, ahí está el caso de la CNOP, donde no hay un líder, sino un negociante, número cinco son los famosos operadores políticos, que por años han hecho cree a los líderes partidistas que ellos mueven cientos y miles de gentes, situación totalmente falsa ya que solo son vividores de un sistema que los ve como iluminados, aunque estos personajes solo buscan beneficios particulares y familiares y si no, nada más es cosa de ver cuántas familias de líderes del PRI hay en la  nómina  del gobierno cuando  este partido tiene el poder, por cierto quien esto escribe conoce a varios operadores que en sus casas tienen gorras, playeras y utensilios de elecciones que ya tienen varios años de que pasaron y que por su ambición los tienen aventados o lo peor los queman, aunque quizás lo más lamentable para los priistas y para el gobierno que es emanado de ese partido fue la simulación y la traición de gente que juro y perjuro apoyar al partido tricolor, donde más se  dio fue en  con la gente que forma el aparato de gobierno ya que Secretarios, Directores, Jefes de Departamento, coordinadores, gente de confianza y hasta de honorarios, no tuvieron el compromiso con el actual gobernante ya que la mayoría seguía o sigue las instrucciones del anterior gobernador y de ex funcionarios que desde fuera dieron instrucciones de que lo que interesaba era que José Antonio Meade y el Junior ganaran y que los demás candidatos no importaban ¿sabrá algo de esto un personaje ligado al michoacano  Mario Armando?

Algo que fue trascendente para los Tlaxcaltecas fue la posición del Gobernador Marco Antonio Mena, primero porque con la humildad y respeto que le caracteriza, reconoció el triunfo de Andrés Manuel López Obrador y de MORENA y abiertamente afirmo que se sumara para trabajar con el nuevo Presidente, para que Tlaxcala, siga el camino del desarrollo y segundo fue la posición del gobernante al decir que quienes no tengan compromiso con su gobierno, no los va a tener a la fuerza, yo creo que fuera del resultado electoral, el gobernador ya cumplió su compromiso con la gente y que si desde un principio de su administración no realizo cambios fue para no dejar a muchos trabajadores sin empleo, pero  los burócratas  no quieren o no entienden su forma de gobierno, por lo que son urgentes los cambios ya que  hay muchos jóvenes que quieren trabajar y sumarse al nuevo entorno que el Ejecutivo viene desarrollando, ante esta advertencia a nadie sorprenderá que en unos días se den cambios en  la mayor parte de la  estructura gubernamental, incluso según comentarios algunos funcionarios sabiendo su falta de compromiso ya se despiden de sus subordinados, amenazando que ingresaran a X o tal partido político, ver para creer.

  

 


Señorío Tlaxcalteca.

Cortos incómodos

Sin que hasta ahora haya trascendido y para sorpresa de muchos, resulta que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez tendrá una buena relación con el próximo gobierno federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador, pues muchos de los funcionarios que han sido designados por el tabasqueño son conocidos y amigos del mandatario priista, lo que sin duda lo ubica en una buena posición para negociar proyectos y recursos.

Encuesta