*

Domingo, 21 de Octubre de 2018     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Aborto, derecho humano ¿el permitirlo o el negarlo?*

Domingo, Mayo 13, 2018 - 21:54
 
 
   

El tema es por demás polémico en sí mismo y origen de variadas disputas.

 

 

 Hay intelectuales (hombres y mujeres, desde luego) en el mundo entero de considerable prestigio que se agrupan defendiendo o rechazando dicho derecho humano. En otras palabras: cada bando tiene buenos elementos y buenas razones para defender su postura: así que no parece fácil el decir que un solo grupo tenga la razón y el otro grupo no la tenga.

En Mexico, similar a lo que ha sucedido en el mundo entero, la disputa adquiere el siguiente rostro: por un lado, están las personas que niegan el aborto y por el otro, las personas que lo defienden. Los argumentos de uno y otro extremo están representados principalmente por ideas que parecen convincentes.  En contra:  el derecho a la vida es un derecho humano; abortar es atentar contra la vida;  en consecuencia, abortar no es un derecho humano y, por ello, no debe permitirse. A favor: es un derecho humano el uso del propio cuerpo, el aborto es el uso del propio cuerpo de la mujer; en consecuencia el aborto es un derecho humano.

Ambas posturas, cuando se presentan de esta manera cometen un equívoco: cada quien defiende “su” derecho humano desde sus propios valores. Y esto es un síntoma de un diálogo plural deficiente (o si se quiere y utilizando la expresión popular, es un diálogo entre sordos).

Imaginemos por caso a un taxista que lleva a sus cuatro pasajeros. Va con destino al punto A pero el punto A tiene una zona sur y una zona norte. Cuando —el chofer— pregunta a donde deberá dirigirse primero, dos pasajeros dirán que a la zona sur y otros dos dirán que a la zona norte. Ambos defienden “su” derecho desde sus propias necesidades (o si se quiere desde su “valores”).

Algo similar pasa con la defensa o rechazo del aborto como un derecho humano. Aunque parezca extraño los derechos humanos para casos difíciles (aborto, eutanasia, matrimonio entre personas del mismo sexo, uso libre de drogas) como el que aquí se trata no son tan claros como los pintan (no paso por alto que hay unanimidad en cuanto a ciertos temas: por ejemplo, nadie podrá negar que hay violación de derechos humanos con los crímenes de guerra, desaparecidos, feminicidios y otras casos similares).

Y no son claros puesto que están en juego diversidad de valores. Valores que, al apelar a los derechos humanos, se utilizan (de buena o mala fe) como si se trataran de verdades. Y esto no lo digo yo, lo dicen (y lo reconocen) los más acreditados autores y autoras en materia de derechos humanos: para casos difíciles no es posible defender un valor como si se tratara de una verdad universal. Por ejemplo, El filósofo Joseph Raztinger (ahora con el nombre Benedicto XVI) escribió en su libro Verdad, Valores y Poder (p. 85) que “hoy día preferimos hablar de valores que de verdad para no entrar en conflicto con la idea de tolerancia y el relativismo democrático”. Por otro lado, la filósofa de la universidad de Yale, Seyla Benhabib escribe en su obra El Ser y el Otro (p. 58) que “Así ningún modo de vida es prima facie superior a otro y la validez prima facie que confiere a ciertas prácticas normativas no pueden darse por sentado” sin más por más.

Sea como fuere, el aborto como derecho humano no es un asunto que pueda resolverse con facilidad y vuelve a surgir de nuevo la pregunta, en torno al aborto ¿cuál es el derecho humano? ¿el permitirlo o el negarlo? La respuesta está en una posición deliberativa: cada grupo tendrá sus propios valores pero esos valores no pueden valer por sí mismo de forma universal si no se delibera con los oídos abiertos. Es el resultado de la deliberación y el triunfo de la mejor razón quien al final de cuentas sirva como elemento decisivo para determinar cuál es el derecho humano: si el permitirlo o el negarlo.

 

 

* reproduzco aquí una versión corta de un documento que ya plasmé en el siguiente documento: Moreno Cruz, Rodolfo: Argumentación Jurídica, ¿porqué y para qué? En Boletín Mexicano de Derecho Comparado número 133, nueva serie año XLV, enero-abril 2012. Pp. 183-184


Señorío Tlaxcalteca.

Trascendidos otoñales

Mientras Morena y sus aliados a nivel nacional siguen hablando y operando para hacer realidad la austeridad que tanto prometió en campaña el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, en Tlaxcala pareciera que los legisladores locales ya se olvidaron del tema una vez que cobraron sus primeras quincenas y comprobaron que sería un error dejar de percibir sus abultadas percepciones económicas.

Encuesta