*

Miércoles, 20 de Septiembre de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



De la reelección de diputados; de actos religiosos, cívicos y políticos; del nuncio claridoso…, y de la mugre congresional

Domingo, Septiembre 3, 2017 - 18:57
 
 
   

Legalizar la reelección legislativa en Tlaxcala deriva de la Reforma Federal aprobada en febrero del 2014

Tiempos de Democracia

 

La simultaneidad de eventos imposibilitó la presencia del gobernador Marco Mena en el acto de Zacatelco

El nuncio Franco Coppola advierte que la Iglesia no será testigo pasivo ante los males que sufre México  

  ¿Cuatro reelecciones consecutivas? No simpatice con la idea de la reelección en ninguna de sus variantes, y no entiendo que haya a quien le parezca una idea acertada su aplicación en un país con la historia que en la materia tiene México. Además, cuatro, una detrás de otra... ¿no es demasiado? Si el voto los valida -y sus partidos los postulan- algunos de los diputados locales actuales los veremos ininterrumpidamente los siguientes doce años. Y a tan largo periodo aún habría que agregarle el año y fracción para el que fueron inicialmente elegidos. Me pregunto: ¿merecen los tlaxcaltecas tamaño castigo?

El origen de la reforma local

  El proyecto que envió el gobernador Marco Mena a la consideración de la LXII legislatura está en línea con la Reforma Política-Electoral a la Constitución General de la República publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de febrero de 2014. Merced a dicha reforma, los senadores de la República podrán ser reelectos por dos periodos consecutivos, mientras que los diputados al Congreso de la Unión podrán serlo por cuatro. En ese sentido, la propuesta del mandatario tlaxcalteca no contiene nada distinto a lo aprobado para el ámbito federal.

El texto de la reforma federal

    En lo que concierne a las legislaturas locales, el Artículo 116 de la Ley Suprema puntualiza que las constituciones estatales “…deberán establecer la elección consecutiva de los diputados a las legislaturas de los Estados hasta por cuatro periodos consecutivos…” y que “…la postulación sólo podrá ser realizada por el mismo partido o por cualquiera de los partidos integrantes de la coalición que los hubiere postulado, salvo que hayan renunciado o perdido su militancia antes de la mitad de su mandato…”.

De obligatorio cumplimiento

  El texto anterior viene a cuento porque tanto la iniciativa de Mena como el fast track con que se tramitó generó inconformidad indignación en algunos sectores de opinión. Sin embargo, la disposición constitucional es clara, data de hace más de tres años, y es de obligatorio cumplimiento para las entidades federativas. En ese sentido, el gobernador sólo sacó de su marasmo a los diputados locales que irresponsablemente dejaron correr los tiempos hasta el punto que, de haber llevado su indefinición hasta más allá del mes de septiembre, habrían caído en omisión legislativa. No sería ese el único caso; ahí está, por ejemplo, el del Sistema Estatal Anticorrupción, en espera de que se dignen darle trámite.

Cuestiones opinables

   Hay en la iniciativa de Mena tres temas opinables: 1)  la forma como se obviaron los trámites pudo haber violentado el reglamento del Congreso local, 2) el término “…hasta…” -subrayado en el texto- pudiera interpretarse como el número máximo posible; de ser así, el legislador local habría podido fijarlo en uno inferior, es decir, en una, dos o tres reelecciones, no necesariamente en cuatro y, 3) que el principio ético de no legislar a favor de quien legisla debió aplicarse para que no se beneficiaran a sí mismos los diputados que aprobaran la propuesta. En el transitorio 11 de la reforma del 2014 se precisa que la reelección federal es aplicable, no para los diputados que sancionaron la disposición, sino para los que serán electos a partir del proceso electoral de 2018.

ANTENA ESTATAL

Tres eventos tres

  Los actos a que hago referencia, por curiosa coincidencia acontecieron los tres el pasado miércoles por la mañana. Los menciono: 1) el arribo a Tlaxcala de su nuevo Obispo Julio César Salcedo Aquino, que llegó acompañado por una corte de altos dignatarios de la Iglesia a cuyo frente estaba el Nuncio Apostólico Franco Coppola; 2) la reunión del Consejo Nacional de Seguridad convocada por el presidente Peña Nieto en la ciudad de México y, 3) la declaratoria de Zacatelco como capital del estado por un día, en concomitancia con la conmemoración del centenario luctuoso de Domingo Arenas, un reconocido personaje tlaxcalteca de la Revolución.

La conmemoración cívica

  Como no goza del don de la ubicuidad, Marco Mena hubo de organizar su agenda acudiendo a sólo dos de los tres eventos programados. El dilema no era sencillo; cada uno estaba revestido de simbolismos significativos. Finalmente, optó por el que consideró daño menor, y envió una representación a la Sesión Extraordinaria Pública y Solemne por la que el Congreso del Estado declaró a Zacatelco -un municipio del sur de la entidad- Capital del Estado, y en la que se honró la memoria del prócer revolucionario. ¿Pudieron hacerse ajustes en los compromisos del mandatario para lograr que estuviera presente en este acontecimiento de orden eminentemente cívico?

El acto con dignatarios religiosos

  El miércoles muy temprano, el mandatario se desplazó hasta Sanctorum para, en su carácter de titular del Ejecutivo Estatal, dar la bienvenida a quien habrá de detentar la autoridad de la Iglesia Católica en la diócesis de Tlaxcala. Fue un primer encuentro entre dos personalidades, un político -Marco Antonio Mena Rodríguez, jefe del poder civil-, y un sacerdote -Julio César Salcedo Aquino, cabeza del poder espiritual-, ambos obligados a mantener una relación de mutuo respeto en el marco de la preceptiva laica y republicana de nuestra Constitución.

El encuentro político

  Concluido el besamanos, Marco Mena viajó a México para llegar a Palacio Nacional donde se hallaban reunidos los gobernadores del país. Estando Peña Nieto en la recta final de su gestión, habría sido mal visto que el Ejecutivo tlaxcalteca no atendiera la convocatoria. El saldo del encuentro era, por lo demás, previsible: el presidente insistió en el mando único y reclamó a los presentes su falta de empeño en la lucha contra el delito. Por su parte, tanto el secretario de Gobernación como los mandatarios estatales culparon a la Reforma Penal del constante aumento de la criminalidad. Nada nuevo que haga abrigar la esperanza de que, quienes detentan el mando político del país, tienen idea de cómo enfrentar la inseguridad.

 Alternativa sin explorar

  ¿Debió la salutación del gobernador Mena al presbítero Salcedo Aquino aguardar a que concluyeran las distintas ceremonias con las que la grey católica tlaxcalteca celebró la llegada de su pastor? ¿no habría sido más propio esperar a que estuviera consagrado como Obispo para entonces proceder sin precipitaciones a la recepción formal correspondiente? En pocos asuntos como en este es tan importante observar el protocolo a que obliga nuestro régimen republicano y laico; las distancias y los lugares fijados para el encuentro deben ser cuidadosamente elegidos. En tratándose de la relación Estado-Iglesia, hasta el más insignificante detalle puede interpretarse de manera equívoca; en este tema -más que en ningún otro- la forma es fondo.

Relaciones delicadas

  Las relaciones con la Santa Sede datan de la época en la que el presidente Salinas, venciendo añejas resistencias, hizo los arreglos políticos necesarios para normalizarlas. Como ya se dijo en renglones anteriores, el nuncio Franco Coppola funge para todos los efectos como embajador del Estado Vaticano ante el gobierno de México y así fue que asistió a la ceremonia de consagración del Obispo Salcedo Aquino. En ese carácter, y después del acto litúrgico estrictamente religioso, el representante diplomático del Papa hizo una serie de interesantísimas declaraciones que, con toda oportunidad y agudeza reporteril, recogió para los lectores de El Sol de Tlaxcala la compañera Karla Muñetón. Por su importancia y trascendencia, las reproduzco separándolas en incisos para su mejor comprensión. Por favor lea usted, amable lector:

El nuncio… y su visión de México

1) “…México es uno de los países más violentos…”.

 2) “…es el lugar -México- en el que hay más muertes después de Siria, un sitio de guerra…”.

 3) “…es un país -México- donde parece que la vida no vale nada; cualquiera puede matar cuando así lo decida…”.

 4) “…hay una tasa elevada de pobreza, como consecuencia de una riqueza mal distribuida…”.

 5) “…la pobreza, la ignorancia, la ausencia de valores y el desinterés por invertir en una buena educación, son algunas de las causas que fomentan la organización del crimen y por lo tanto, la violencia en este país…”.

  Coincidirá usted conmigo que la visión del nuncio Coppola no es precisamente la misma que tiene el presidente Peña Nieto de la nación que gobierna. Y aún añadió, dando a sus palabras tono de admonitoria advertencia:

“…si se camina con el pueblo, al lado del pueblo, no podemos no ver lo que padece y entonces no podemos no intervenir…”

ANTENA ESTATAL

Arreglos inconfesables

  Si avaló el Congreso la cuenta pública de Jorge Luis Vázquez cuando alcalde de Apizaco, ¿por que ahora se le pide devolver 10 millones y medio de pesos? ¿fue esa la condición para exonerarlo de responsabilidad penal? ¿devolver la cantidad distraída basta para librar la culpa? ¿se constituyó el Legislativo en juzgador de una causa que debió pasar a jurisdicción del Judicial? Si se probó el peculado, ¿puede el imputado seguir ocupando un cargo público? Y en otro orden de ideas… ¿el diputado Mariano González Aguirre dejó a su suerte a su amigo y protegido? ¿o su influencia no alcanzó para que a Jorge Luis se le extendiera el ansiado salvoconducto congresional? Son preguntas que, como otras muchas, quedarán sin respuesta… y se olvidarán con el tiempo. Pobre Tlaxcala.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para la Primera Plana

 

Palabras son del representante diplomático del Papa en México:

 “…la pobreza, la ignorancia, la ausencia de valores y el desinterés por invertir en una buena educación, son algunas de las causas que fomentan la organización del crimen y por lo tanto, la violencia en este país…”

Y aún dijo más el nuncio apostólico Franco Coppola:

 “…si se camina con el pueblo, al lado del pueblo, no podemos no ver lo que padece y entonces no podemos no intervenir…”

 


Al reportar sólo daños materiales, medios de comunicación nacionales y autoridades federales se han olvidado de Tlaxcala, por lo que sólo se centran en Morelos, Puebla y la Ciudad de México. El gobernador Marco Mena deberá hacer un levantamiento serio de los daños registrados para lograr recursos del Fonden que permitan recuperar los inmuebles dañados.

Encuesta