*

Sábado, 19 de Agosto de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Voluntad contra la inseguridad

Martes, Agosto 8, 2017 - 08:17
 
 
   

Mucho se ha escrito sobre la inseguridad como uno de los principales problemas que aquejan a los mexicanos, los gobiernos local y federal han hecho del tema uno de sus principales discursos y banderas políticas; sin embargo en los hechos, los ciudadanos no han visto acciones concretas que resuelvan el problema y generen un verdadero impacto más allá de la retórica de los políticos.

 

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en lo que va del año, se han registrado 23 mil 953 homicidios, lo que ha convertido a este 2017 en el más violento de todo el sexenio, así fue denunciado por la Dirigencia Nacional del PAN que encabeza Ricardo Anaya Cortes.

También señaló (de acuerdo con el registro unificado de estos delitos), que los meses más violentos de los últimos 20 años han sido los de mayo y junio de 2017, lo que ha provocado que el 75 por ciento de los mexicanos se sienta inseguro, tal y como lo arrojó la más reciente Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU).

El problema de la inseguridad no se va a solucionar con endurecer las penas, eso está completamente comprobado, se necesitan implementar políticas públicas que resuelvan los problemas de fondo, como el desempleo, la pobreza, la falta de oportunidades para estudiar, etcétera.

Pero atender estos problemas de fondo requiere de una decidida voluntad política de todos aquellos funcionarios encargados de aplicar los programas sociales, esa voluntad debe ser sin ambiciones personales, protagonismos ni revanchismos electorales, algo que parece utópico en nuestro actual sistema de gobierno. Realizar estas tareas con voluntad viciada, es otra manera de corrupción. 

En México tenemos un problema de corrupción desde hace varios años, combatirla nunca ha sido una tarea fácil, porque nadie ha tenido esa voluntad política; para muchos son más importantes los privilegios individuales o de grupo sobre los intereses ciudadanos. Lo anterior desemboca en la inseguridad y el subdesarrollo.

La lucha contra la inseguridad necesita la atención urgente de los problemas de fondo, así como la intervención del Gobierno Federal, Gobiernos Estatales y Municipales, Ministerio Publico y Poder Judicial; que se pueda equipar con tecnología y equipo adecuado a los policías, investigar los delitos con perspectiva de respeto a los derechos humanos, apegarse a la legalidad en los procesos judiciales, mejorar los salarios y prestaciones sociales a los cuerpos de seguridad, así como especializarlos y capacitarlos. Pero lo anterior únicamente será una realidad cuando de verdad exista la voluntad política de hacer las cosas.


Reducción de salarios, plazas sin concursar y otros problemas son los que prevalecen en el sector educativo de Tlaxcala y que las autoridades responsables se niegan a atender y resolver, lo que demuestra que no hay sensibilidad ni ganas de romper con la inercia negativa que prevalece en el sistema educativo del estado.

Encuesta