*

Miércoles, 23 de Agosto de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



La Falta de Compromiso de los Delegados Federales con nuestro Estado

Domingo, Agosto 6, 2017 - 21:01
 
 
   

Dinero tirado al bote de la basura es el que la Federación ha hecho en sumas millonarias con los delegados y representantes que tiene en Tlaxcala, pues en los últimos años éstos se han convertido en una onerosa figura decorativa.

Los 39 titulares de las dependencias federales con presencia en nuestra entidad en poco han contribuido al desarrollo de Tlaxcala, porque a pesar de los millones de pesos que ellos representan al erario de manera mensual, la aportación que han hecho al estado es casi nada.   Como becarios, con salarios de casi 200 mil pesos en algunos de los casos, como es el que recibe Manuel Macedo Santos como delegado de la Procuraduría General de la República, así se encuentran este grupo de funcionarios que no han mostrado el menor interés porque a Tlaxcala le vaya bien con sus funciones.   Arropados por grupos políticos nacionales y que responden a éstos y no a Tlaxcala, la mayoría delegados solo se han preocupado por cobrar ese salario y administrar los recursos que les dotan, olvidando la posibilidad de gestionar mayores partidas presupuestales a favor del desarrollo de la entidad.   Se conforman con administrar el piso presupuestal asignado por la Federación, pero no hacen sinergia ni equipo con el gobierno estatal para incrementar la bolsa de dinero ni las acciones de beneficio social.   Por ello, los vemos más preocupados y ocupados en intereses partidistas y de camarillas que se gestan en otras entidades, como por ejemplo Hidalgo. Y si no cree usted, habría que darse una vuelta por las oficinas del Centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, espacio que doña Hortensia Martínez, su titular, ha convertido en un espacio de promoción y acción a favor de su jefe político y protector, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.   Poco falta para que la hidalguense, quien hace más actividades en aquella entidad que en Tlaxcala, retire de su oficina la foto del presidente Enrique Peña y ponga la de su verdadero patrón Osorio Chong.   Pero también están los casos de los delegados originarios de Tlaxcala, quienes en su mayoría no atienden a los intereses del actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez.   Ellos fueron promovidos e impuestos por Mariano González Zarur y por ello, su lealtad y trabajo son para el ex gobernador. Están los casos de su hija, Mariana González Foullon, quien por sus capacidades, casi en el ocaso de su gobierno estatal, fue promovida como delegada de la Sedesol, la dependencia con mayor presupuesto social y de operación política, así como mayor retribución salarial.    También fue impuesto en una representación Fernando León Nava, quien es cuñado de González Zarur y cobra como delegado del Infonavit.   Pero también están los casos de los delegados de la Sedatu, Sergio Pintor Castillo; del Registro Agrario Nacional (RAN), Fernando Zamora Castillo, o bien la titular de la representación del ISSSTE, la variopinta, Perla López Loyo o la priista, Viviana Barbosa Bonola, quien todavía despacha como delegada de la Secretaría del Trabajo.   Todos ellos, con salarios suntuosos, no han hecho lo que Tlaxcala y su gente requieren, porque se han convertido en becarios con salarios onerosos que se han transformado en recursos tirados a la basura en perjuicio del desarrollo de nuestra entidad.


Si hay una dependencia estatal que empieza acumular expedientes que documentan las anomalías de su jefe es la Dirección de Notarías y Registros Públicos a cargo de Sergio Cuauhtémoc Lima López, quien ha permitido que documentos falsos se inscriban sin el menor problema o consecuencia legal.

Encuesta