*

Miércoles, 26 de Julio de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Un Socavón dentro del Gobierno

Domingo, Julio 16, 2017 - 22:14
 
 
   

El Paso Exprés, en Cuernavaca, Morelos, otrora orgullo del gobierno federal, hoy es la vergüenza de la ingeniería nacional y abre la discusión sobre la grave corrupción por la que han llevado el ejercicio de la función pública federal.

 

La obra del Paso Exprés de Cuernavaca que esta semana ha sido noticia por un socavón tiene todos los ingredientes para ser considerada un caso más de enorme corrupción. Un caso más que en esta ocasión implicó la muerte de dos personas, la de Juan Mena López y su hijo Juan Mena Romero.

Aún vivos, ellos comunicaron el mensaje del accidente que terminó en tragedia. No murieron por el accidente, sino por la falta de atención. No imagino el horror de lo que fue para ellos la agonía a la espera de ser rescatados… y para la familia recibir la peor noticia.

Pero ese socavón es más que un agujero en el asfalto, es un enorme orificio en el alma de los mexicanos por la pestilente corrupción que hay en éste.  Del fondo del agujero emana un hedor putrefacto.

El gobierno federal y desde luego, el nefasto secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza tienen mucha responsabilidad, por no decir que toda. Pero en la administración pública, no hay causalidades ni sorprendidos, hay causalidades y engaña tontos.

Me explico el porqué de mi afirmación. La construcción de este proyecto fue licitado en 2014 y pese a los múltiples errores y deficiencias, lo ganaron dos empresas, como son la subsidiaria en México de la española Aldesa; y Epccor, de Juan Diego Gutiérrez Cortina.

La obra la ganaron ambas empresas aun cuando en la licitación su propuesta no fue ni la más económica, ni quedaron en primer lugar. De hecho, ocuparon el quinto sitio de los contendientes, con una propuesta de mil 45 millones 857 mil 952.

Si bien, hubo propuestas más económicas, pero en el entendido que las licitaciones se ganan no sólo por el monto que presentan, sino por otros requisitos legales y técnicos como tiempo de entrega, calidad del material, y otras especificaciones, que milagrosamente el gobierno decidió que fueron Aldesa y Epccor. Ambas consentidas en este sexenio y con pasados muy pero muy turbios, que cualquiera que busque en el internet puede corroborar.

Y aquí viene la lista de hechos que hacen exponencial mi afirmación sobre la corrupción que priva sobre este hecho, que sumado a la Casa Blanca, al aeropuerto de la Ciudad de México y demás, confirman que este sexenio es el de la corrupción.

Al final, la obra ni costó los mil 45 millones de pesos, ni se entregó en julio de 2016, fecha que marcaba la licitación. Terminó costando 2 mil 213 millones de pesos la construcción de los pírricos 14.5 kilómetros que representa y se entregó hasta abril de 2017, con trabajos a marchas forzadas y con los resultados que ahora, a solo tres meses de su inauguración, vemos.

Y continuo: Aldesa es una empresa que ha crecido de manera exponencial de la mano de Enrique Peña Nieto. Por ejemplo, 60 por ciento de sus ingresos están en México. Tiene a su cargo nada más y nada menos que la construcción de la Torre de Control del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) y la ampliación de la línea 12 del Metro de la ciudad de México. Y nuestros constructores mexicanos solo haciendo adobes.

Mientras que Epccor está construyendo también el Centenario Hospital Hidalgo, en Aguascalientes, aunque lleva más de nueve años de retraso en la entrega de la obra y miles de millones esfumados. 

Hay dos vidas perdidas y 2 mil millones de pesos casi en el bote de la basura. A decir de este gobierno, las investigaciones empezaron, pero dudo que lleguemos al fondo del asunto, ya que se les imputa lo corrupto no de majes.


Si prevaleciera el sentido común entre los actores políticos del estado, lejos de estar perdiendo tiempo en construir escenarios que sólo existen en sus mentes, deberían trabajar en las fortalezas de sus partidos para tratar de obtener buenos resultados en los próximos comicios, donde sin duda habrá sorpresas.

Encuesta