*

Miércoles, 26 de Julio de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Los necios detractores de la “Plaza Bicentenario”

Domingo, Julio 16, 2017 - 22:32
 
 
   

Es un hecho palpable que debido a la necedad de sus detractores desde principios de marzo de 2011 que absurdamente clausuraron la Plaza Bicentenario pensada y construida como un recinto para la cultura en Tlaxcala, no sólo el beneficio de dicho proyecto se ha tenido que postergar; sino que se han generado cuantiosas pérdidas económicas, en cuanto a difusión cultural y en el ámbito turístico principalmente para Tlaxcala.

Desde que esta magna obra fue erróneamente clausurada tal acción ha sido una apología a la necedad e ineptitud y elogio a la ignorancia.

Ante este escenario, la decisión de los legisladores de apoyar la propuesta del diputado local y ex gobernador Héctor Ortiz de integrar al Plan Estatal de Desarrollo del actual mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez el rescate de la Plaza, todo parece indicar que ha sido lo más coherente que una legislatura ha hecho en años.

Y de concretarse tal rescate por la actual administración estatal; será una decisión inteligente por donde se le quiera ver; ya que no sólo generará beneficios para la cultura y el arte tlaxcaltecas; sino que incluso políticamente podría beneficiar a los grupos que apoyen este proyecto; pero de continuar en el abandono seguirá siendo una carga gigantesca cada vez más pesada para las autoridades gubernamentales en todos los sentidos.

La Plaza Bicentenario que costó en inversión millones de pesos, y que su abandonó seguramente ha elevado mucho más los costos en todos los sentidos; fue una obra cuyo proyecto arquitectónico estuvo a cargo de “Ezquerra y Asociados”, empresa con reconocimiento nacional e internacional, quienes para el diseño del teatro, retomaron algunos elementos de la arquitectura del ex Convento de San Francisco, cuya obra consta de un teatro con la capacidad para mil quinientas personas, el estacionamiento subterráneo para 350 vehículos, un museo, sala de exposiciones; así como espacios para talleres de teatro, danza, escultura y música, entre otros.

Sin embargo, triste y neciamente, aún existen detractores de esta obra, pensando que atacándola quedarán bien con el grupo político que la ha intentado destruir fallidamente, sin darse cuenta que éste grupo ya se ha ido del poder; y nada sacarán de un pozo seco.

Es mejor hacer conciencia en que hoy lo urgente e importante para Tlaxcala es construir e ir hacia adelante; ya no podemos darnos el lujo de seguir retrocediendo ni en la cultura, ni en lo social, ni en lo económico, ni en lo político. Enhorabuena para quienes han entendido que se puede llegar a consensos para crecer juntos, ojalá continúen por este camino de acciones viables si de verdad se quiere ayudar al estado.


Si prevaleciera el sentido común entre los actores políticos del estado, lejos de estar perdiendo tiempo en construir escenarios que sólo existen en sus mentes, deberían trabajar en las fortalezas de sus partidos para tratar de obtener buenos resultados en los próximos comicios, donde sin duda habrá sorpresas.

Encuesta