*

Miércoles, 18 de Octubre de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



La Representación política de la Mujer, mucho más que una necesidad en la Democracia

Domingo, Mayo 7, 2017 - 20:38
 
 
   

Una estructura política no es totalmente democrática sino cuenta con suficiente representación femenina y ningún gobierno puede declararse democrático hasta que no garantice la igualdad de representación a las mujeres, por ello en Tlaxcala y México estamos en deuda con este sector.

Ellas son mayoría en el número de población, tanto a nivel local como nacional, pero siguen siendo minoría en la toma de decisiones tanto en los ámbitos públicos como privados y con ello, la remuneración que existe en torno a ellas, es inferior, hasta en más de 30 por ciento con respecto a los hombres.

Por ello, soy un convencido de que para que exista una verdadera democracia se requiere escuchar las voces y los intereses de los ciudadanos, y que se delibere y legisle al respecto.  La democracia necesita a las mujeres para preservar su autenticidad y las mujeres necesitan la democracia para cambiar los sistemas y las leyes que les impiden a las sociedades en su conjunto, lograr la igualdad.

Veamos el caso de Tlaxcala, una entidad que tiene una población de 1 millón 169 mil 936 habitantes, de los cuales 604 mil 161 son mujeres, cifra que representa el 51.64 por ciento, de acuerdo al último censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Pese a ello, y a los mandatos federales y locales, en el ámbito de la representación popular, su representación es marginal. Solo 10 por ciento de los ayuntamientos son presididos por mujeres y en el caso del Legislativo, ellas ocupan el 28 por ciento, ya que de los 25 diputados, solo siete son mujeres y el gabinete estatal no es la excepción, porque de los 19 integrantes del llamado primera línea, solo 4 son féminas, lo que representa el 21 por ciento.

Sin embargo, a pesar del bajo porcentaje de participación de mujeres en la actividad gubernamental, en los hechos ellas han tenido una lucha destacada en la vida democrática mundial, desde esas pugnas que emprendieron para obtener su derecho al voto hasta esfuerzos continuos de los países para establecer cuotas y reservas a fin de aumentar los números de representantes elegidas.

 Se ha reconocido que la participación en la democracia es la clave mediante la cual los intereses de las mujeres se pueden representar y recibir una respuesta política, socialmente legítima y sostenible.

Ante ello, es necesario asegurar los procesos de empoderamiento para posibilitar que las mujeres ejerzan su derecho democrático al voto. En colaboración con órganos de gestión electoral y con partidos políticos, más allá de lo legal, es necesario considerar la adopción medidas para responder a los factores que impiden la participación de las mujeres en política (violencia contra la mujer, prejuicios de género en los reportajes en medios de difusión, prácticas no transparentes de los partidos políticos, falta de financiamiento de sus campañas políticas).

Tenemos que apoyar a las organizaciones de la sociedad civil de mujeres a fin de promover los intereses de la mujer, porque ellas comparten prioridades, por encima de cualquier diferencia que puedan tener. Esas prioridades compartidas pueden ser las relativas a su derecho a ocupar cargos públicos o  tener acceso a servicios mejorados de atención de la salud y cuidado de los niños. Es importante que las mujeres coordinen acciones, creen coaliciones, colaboren y aseguren la emisión de mensajes en común en tiempos de cambio.

También es impostergable fomentar en las instituciones públicas la rendición de cuentas en cuanto a la vigencia de los derechos de la mujer y establecer presupuestos con perspectiva de género.

Pero sobre todo, sin temor, todos debemos apoyar el desarrollo de aptitudes y capacidades, tanto en las candidatas como en las líderes de todos los ámbitos. No verlas con estigmas ni celos de género, impulsar los mecanismos como el agrupamientos de mujeres parlamentarias o las redes de mujeres en las instituciones de servicio social, así como la creación de mecanismos gubernamentales dotados del mandato, las capacidades y la ubicación en el gobierno que posibiliten una eficaz promoción de políticas favorables a los intereses de la mujer.  Es un deseo de muchas y muchos, entre todos podemos hacerlo posible.

Desde aquí le mando un abrazo muy fuerte a mi madre doña Victoria Hernández Sánchez, por la fecha tan especial para todos los seres humanos el 10 de mayo " Día de las Madres" y por su puesto a todas las mujeres que a diario le dan esperanza presente a nuestro país y al universo completo felicidades!


Han pasado casi diez meses y la estrategia para contrarrestar a los delincuentes no se observa por ningún lado, porque más de la mitad de los tlaxcaltecas se siente inseguro y percibe que la inseguridad pública es un problema que lejos de disminuir va en aumento cada día sin que vea una respuesta contundente de las autoridades.

Encuesta