*

Miércoles, 26 de Abril de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Mena sumido en el discurso priista y fuera de la realidad

Jueves, Abril 20, 2017 - 07:06
 
 
   

Mientras Tlaxcala está en medio de una presencia delictiva creciente, con nueve recomendaciones de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim), que deberá acatar en los próximos meses, o de lo contrario la Secretaría de Gobierno (Segob), emitirá la Alerta por Violencia de Género contra las Mujeres en la entidad;

 con una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), para implementar medidas urgentes por la grave contaminación del río Atoyac; así como un estado carente de inversiones, infraestructura, y pésimos servicios de salud y educación; el gobernador Marco Mena sigue dando discursos al más arcaico estilo priista que lo sigue alejando de la realidad.

Si bien los cien primeros días de gobierno sólo son una estrategia política mediática para dar tiempo a los nuevos gobiernos de adaptarse a la administración pública, y para presentar su Plan de Desarrollo el cuál deberían tener listo prácticamente desde el inicio de su gobierno; ya que con el tiempo de campaña y el que tienen después de ganar la elección es más que suficiente para preparar ese documento; pero que en el caso del gobierno de Tlaxcala parece no quedar definido avivando así la incertidumbre sobre el rumbo para Tlaxcala en los próximos años.

A más de tres meses de iniciada su administración, el gobernador Marco Antonio Mena no ha dado visos claros ni precisos de cómo va a responder Tlaxcala ante las solicitudes y recomendaciones nacionales que requieren de una respuesta urgente ante la ola de crímenes y violencia contra las mujeres que se ha dado en los últimos años; así como para implementar medidas contra la grave contaminación del río Atoyac que afecta a miles de tlaxcaltecas muchos de ellos ya víctimas de enfermedades graves como cáncer y enfermedades renales presuntamente originadas por dicha contaminación.

Y respecto a la falta de un Plan Estatal de Desarrollo para saber al menos cómo pretende el actual gobierno del estado abordar los atrasos existentes en los rubros más significativos para generar desarrollo como son la atracción de inversiones, la creación de gran infraestructura, y la calidad en los servicios públicos en áreas como la salud, entre otros, que fueron heredados del anterior gobierno también priista, el panorama para Tlaxcala sigue siendo de incertidumbre.

Sin embargo, ante esta grave situación para los tlaxcaltecas, llama la atención el discurso político al más puro estilo priista que ha manejado Marco Mena de expresarse respecto de esta problemática minimizándola en varios momentos, o sin responder en forma urgente y clara cómo va a abordarla; y mientras tanto se la pasa maximizando algunas cifras de empleo mal pagado que evidentemente poco, o nada aportan a resolver el cúmulo de problemas que hay en la entidad.

Hace falta mucho trabajo en la entidad en varios rubros, mucho trabajo que se dejó de hacer en la administración anterior; hace falta mucho trabajo en procuración de justicia, en atraer inversiones, en calidad de servicios, en el rubro de salud; y los discursos y la lentitud para gobernar no van a resolver la grave situación existente.

Tlaxcala necesita acciones urgentes y desligarse de las prácticas acostumbradas por el priismo que nunca cambió; el PRI de hoy es el mismo de ayer no ha querido cambiar; es el mismo priismo de Salinas, es el mismo priismo de Duarte; es el mismo priismo de González Zarur de discursos subjetivos y ajenos a la problemática nacional, y que lamentablemente todo parece indicar que es el que está empleando Marco Mena, y que por el bien de Tlaxcala esperemos que en los hechos cambie, y no como de costumbre todo quede en el discurso con buenas intenciones; pero que termine por hundir más en el atraso a Tlaxcala.         


Sea de una forma u otra, en Tlaxcala siempre existe una cadena de complicidades que impide la impartición de justicia. En la actualidad hay una fuerza que en estos momentos ayuda a los ex presidentes municipales a salir avantes en los procesos penales que enfrentan por estar ligados a posibles actos de corrupción cometidos en sus administraciones.

Encuesta