*

Miércoles, 26 de Abril de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Tlaxcala quiere despertar; pero su gobierno duerme

Domingo, Abril 16, 2017 - 20:52
 
 
   

Tlaxcala debe de despertar y para ello, necesitamos un gobierno de altas miras que deje de pensar en ganancias políticas y se dedique a cumplir con lo que se comprometió.

Los 100 primeros días de este gobierno han pasado de forma inadvertida, para la sociedad y para el propio gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez.

Hace un año con doce días, en el arranque de su campaña, anunció que su proyecto era para crear un gobierno moderno, para construir una nueva historia para Tlaxcala, pero no vemos siquiera que empiece a poner los cimientos de esas ideas políticas que cruzaron por su mente cuando inició su lucha.

Dicen que el pez por la boca muere y de verdad, nadie le apuesta a que le vaya mal a Tlaxcala, bueno al menos yo no, porque estoy preocupado y ocupado por el Estado que les puedo dejar a mis dos pequeñas hijas.

Por ejemplo, se comprometió que él y su gabinete harían públicas sus declaraciones de pago de sus impuestos, su declaración de no conflicto de intereses y la patrimonial y dijo que quienes incumplieran con ello, tendrían que renunciar; pero ni una, ni otra ni la última se han dado a conocer por la sociedad y mucho menos vemos el despido de funcionarios omisos.

El gobernador también está pagando la factura y el derecho de piso por la integración de un gabinete con más intereses políticos que capacidades para generar políticas públicas a favor de Tlaxcala. Un ingeniero en Sefoa, un abogado en desarrollo económico, dos abogados en funciones distintas a su labor en Secte y en Turismo. Pagar los favores políticos le está saliendo muy caro a Tlaxcala.

Prometió generar 5 mil nuevos empleos en Tlaxcala durante cada año y para ello pone a un abogado que piensa que los tlaxcaltecas podemos vivir con 150 pesos diarios. Vaya mentalidad de su funcionario.

Además, aseguró que construiría nuevas carreteras para abrir oportunidades de inversión, comercio y turismo. Usted amigo lector ha visto ya la realización de algunas calles, porque yo no.

También dijo que crearía el sistema más ambicioso de becas para estudiantes de la entidad y ya va a terminar el ciclo escolar y ni una agua fresca les ha dado a los estudiantes y si acaso ha presumido la inauguración de algunos planteles educativos, estos no se hicieron en 100 días, ya los dejó en proceso su mentor.

De la misma manera dijo que haría equipo con las mujeres, aquellas que quieran emprender un negocio o jefas de familia que requieran respaldo, encontrarán en el gobierno a un aliado, pero creo que ni las ha volteado a ver.

Y qué decir de ese mega proyecto de crear una red estatal de cámaras de video-vigilancia para cuidar a nuestras familias, Con estos 100 días podemos advertir que impera una desorganización institucional y desconexión intergubernamental, cada funcionario parece que hace lo que quiere y tal vez sea así, porque Tlaxcala carece también de un Plan Estatal de Desarrollo. Por eso, creo que es urgente que Marco Mena, como hombre de academia se decida a despolitizar al gobierno y sobre todo, que olvide que gobierna con y para el PRI, para que le permitan iniciar con su trabajo gubernamental.

 Al actual gobierno solo le quedan 3 años con 7 meses, lo digo porque ya pasaron 3 meses (los 100 días que ya pasaron), 6 meses de la próxima campaña para gobernador incluyendo la veda electoral y los 3 meses de despedida se les va el tiempo y su proyecto para crear un gobierno moderno será solo una mala anécdota que habremos de pagar los ciudadanos de Tlaxcala.

Deseo que las cosas cambien para bien del gobernador y de Tlaxcala, porque insisto, apostar que le vaya mal al gobernador Marco Mena a nadie conviene y mucho menos, a cientos de miles de hombres, mujeres y niños que viven en la pobreza y que añoran que su gobierno por fin haga algo por y para ellos.


Sea de una forma u otra, en Tlaxcala siempre existe una cadena de complicidades que impide la impartición de justicia. En la actualidad hay una fuerza que en estos momentos ayuda a los ex presidentes municipales a salir avantes en los procesos penales que enfrentan por estar ligados a posibles actos de corrupción cometidos en sus administraciones.

Encuesta