*

Viernes, 24 de Noviembre de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Aquí Xicohténcatl/¿Otra vez Beatriz?

Viernes, Marzo 17, 2017 - 12:27
 
 
   

No cabe duda que nuestros viejos eran muy sabios, sobre todo cuando reconocían que “Dios si perdona, pero el tiempo no”, en clara referencia a que todo ser humano acusa los efectos del paso de los años y los de la clase política de huarache, no son la excepción de la regla.

Un claro ejemplo de ello es la política de Huamantla, Veracruz o Tizatlán, da lo mismo, “La Doña”, como gusta que le llamen, Beatriz Paredes ha pasado de moda, si uno le pregunta a las nuevas generaciones de 18 años, ni la conocen.

Mucho menos saben de su trayectoria o de algunos logros palpables que haya dejado para Tlaxcala, ni cuando fue gobernadora, ni menos en todos los altos cargos políticos que ha ostentado, senadora-diputada-diputada-senadora y así se la lleva.

Ahora quiere ser aunque sea ser otra vez senadora o diputada federal, eso sí por la vía plurinominal porque ya le da flojera hacer campaña, ya la señora se cansa y ha comenzado a tender sus redes, esas que le dejaron heredadas Luis Echeverría o Carlos Salinas de Gortari, de que sirven, sirven y de que pescan, pescan.

Mientras el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez estaba entretenido en sus foros y en la elaboración de su Plan Estatal de Desarrollo, dos ex mandatarios llevan a cabo un trabajo político y tejen fino para hacerse de las candidaturas a senadores y diputados federales.

Tienen la mira fija en las elecciones del 2018, con la clara intención de llevar mano en la designación de los candidatos, pero antes deben hacerse de la dirigencia estatal, para desplegar sus hilos de control.

Es claro que los ex  gobernadores quieren evitar que el actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez controle al partido.

Mariano González Zarur y Beatriz Paredes Rangel han recurrido a sus contactos nacionales para pedir el mando del Partido Revolucionario Institucional rumbo a los comicios federales del 2018 en que los tlaxcaltecas elegirán presidente, senadores y diputados federales y locales.

Mariano González se resiste a que su corriente marianaista muera en el nuevo gobierno que encabeza Mena Rodríguez, mientras que Beatriz Paredes busca regresar al Congreso de la Unión por su estado natal y evitar una candidatura en la Ciudad de México.

Es claro que sus posibilidades de ganar una elección de mayoría se reducen, luego de haber permanecido por unos años como embajadora de México en Brasil, pero ya está de regreso, tras su misión diplomática.

La política de Huamantla se siente incómoda en la Reserva Nacional de Talentos (Renata) y se ha destacado por subir y bajar del Senado al Congreso de la Unión y en Tlaxcala ella es la que decide y por supuesto que nadie la da por muerta.

Comentaristas nacionales dicen que es obvio que la ex gobernadora tlaxcalteca se está moviendo, porque es claro que quiere regresar a la actividad política y que mejor siendo senadora o diputada federal por Tlaxcala.

Otros juran que ambos ex mandatarios ya platicaron sobre el tema y optaron por establecer un pacto rumbo a los comicios federales del próximo año, con tal de que Andrés Manuel López Obrador no vuelva a ganar Tlaxcala.

Su primer objetivo en común es reclamar el dominio de la dirigencia del PRI en Tlaxcala que les permita tener mano en los procesos internos, para designar o imponer a sangre y fuego a los futuros candidatos.

Beatriz Paredes estaría analizando la opción de convertirse en candidata al Senado de la República, para lo cual ya supervisa los comités municipales del PRI a fin de determinar si esas estructuras están coordinadas por priistas comprometidos o si es necesario llevar a cabo un relevo que garantice un trabajo efectivo y favorable a sus intereses.

Cuenta y siempre ha contado con sus cuadros experimentados para cualquier emergencia, de tal suerte que tiene para dar y prestar para cubrir las candidaturas con ex colaboradores, amigos o simpatizantes para cubrir el Senado y los congresos local y federal.

Destacan los nombres de Linda Marina Munive Temoltzi, Rubén Flores Leal, ”La Peseta”, Ernesto García Sarmiento “El Gavilán”, operadores como Daniel Herrera Murga, Ernesto Ordoñez Carrera “El Napo”, Florentino Domínguez “El Profe”, y ex secretario de este gobierno, también su eterna secretaria privada Elia Sánchez González.

Lo mismo que integrantes de la agrupación “Amigos de Beatriz” también conformada, entre otros, por Eréndira Cova, por los ex legisladores locales Alfonso Sánchez Manzanilla, Antonio Velásquez Nava y María del Refugio Juárez.

Los ex alcaldes Antonio Murias Bañuelos, de Nativitas, y Guadalupe Antonio Pérez Nava, de Santa Cruz Tlaxcala, el ex director del Cobat, Héctor Martínez García, el ex funcionario de la SEPE, Marcelino Zamora Sánchez, así como la diputada local la neopanista, Guadalupe Sánchez Santiago y el nuevo procurador de justicia de Tlaxcala, Tito Cervantes Cepeda.

Además de Cesar Carvajal González, ex esposo de Beatriz Paredes, el nuevo titular de la Secte, Noé Rodríguez Roldán y la alcaldesa capitalina Anabell Ávalos Zempoaltécatl, y es el caso de otros ex diputados locales y hasta ex alcaldes.

Mariano González dijo todo su sexenio que no estaba interesado en ningún cargo de elección popular, sin embargo busca impulsar como una prioridad las carreras de sus hijos Mariana González Foullón y Mariano González Aguirre, aunque también estaría pensando en Ricardo García Portilla.

Las diputadas federales Anabel Alvarado, Rosalinda Muñoz, Ricardo García Portilla, Ubaldo Velazco Hernández, el sonrino “incomodo”, Juan Antonio González Necochea, nuevo titular del ITC, pero también a viejas glorias como Joaquín Cisneros Fernández, Ariel Lima o alguno de sus ex funcionarios o diputados que se han quedado en la banca.

De tal forma que los comicios federales del 2018, son fundamentales para la sobrevivencia de los beatricistas y marianistas, ya que si no logran posiciones, esas corrientes quedarán muy debilitadas y sin ninguna posibilidad de influir en la sucesión gubernamental del 2021.

PISTAS.- La salida de Florentino Domínguez Ordoñez de la SEGOB-Tlaxcala, no es fortuita, el sueldo que percibía como funcionario del nuevo gobierno no se compara con lo que puede ganar como diputado federal.

Lo importante es ganar la dirigencia estatal del PRI, de esta forma amarra dos objetivos, comenzar a tender la alfombra de una candidatura para “La Doña” y al mismo tiempo abre la posibilidad de acceder a la candidatura por un escaño federal.

Para nadie es un secreto que su querencia con los marianistas fue de dientes para afuera, ya que en realidad pertenece al corral de quien va a salir de la Renata, para volver con fanfarrias otra vez a servirse de los tlaxcaltecas.


De Noé Rodríguez Roldán se esperaba más por ser quizá uno de los funcionarios del actual gabinete con más experiencia y cartera, pero los meses han pasado y se ha comprobado que lo suyo es nadar de muertito y dejar que los problemas se acumulen, porque a lo largo de este año ha cobrado puntualmente su sueldo sin hacer nada relevante.

Encuesta