*



Aquí Xicohténcatl/ ESTO URGE

Viernes, Enero 13, 2017 - 10:42

El balance de los primeros trece días de gobierno en Tlaxcala no es nada favorable, cierre de carreteras, dos intentos de linchamiento, dos autos quemados, la amenaza de tomas de edificios de las delegaciones federales y lo que venga.

Por eso es inaudita la visión del diputado local del PRD, Alberto Amaro Corona, quien en su prepotencia advierte “si no nos gusta la terna que nos mandó el gobernador Marco Mena para nombrar al procurador, se la regresamos”.

Con esa visión corta el perredista muestra que pese a su “experiencia”, su actuación como diputado local va a dejar mucho que desear, porque si el Ejecutivo le manda una terna para nombrar procurador, si no es de su gusto, lo sentimos.

Señor Amaro Corona, su función se limita a elegir a una de las tres personas, nada más, ya su actuación en el cargo y los resultados que dé es harina de otro costal, solamente le incumbirán a usted como ciudadano, pero no es su función dar a conocer sus gustos personales.

La urgencia de nombrar procurador o procuradora es evidente, si tomamos en cuenta que sigue en funciones una persona que ya no debería de estar, si de por si tenemos seis años de amarga experiencia, no es posible prolongar un minuto más su estancia en ese lugar tan delicado.

La gente ya no está para soportar su forma de trabajo, es claro que la gente de San Tadeo y Ayecac ya se cansó de pedir justicia y no recibir respuesta, solo el cierre de puerta de la PGJE en las narices.

Los afectados denunciaron que siguieron los protocolos sobre el presunto agravio en contra de una menor, se ciñeron a todo lo que se requiere en estos casos y cual ha sido la respuesta, nada, como siempre se hacen bolas y la justicia no llega.

No entienden que exactamente por esa falta de la aplicación de la justicia son los actos de coraje de la gente de nuestro pueblo, por eso ahora se toman la justicia por mano propia y eso debe acabar, hay que parar esa bola de nieve.

Los llamados de alerta son claros, los linchamiento que ocurrieron a  fines del año pasado deberían de ser una señal de alarma, para poner en alerta máxima a las autoridades que en el caso de los jefes de la Comisión Estatal de Seguridad, viven en otra realidad.

No entienden que su corporación está dañada, lo mismo que su imagen por lo que pasó en la anterior administración donde los policías resultaron presuntos secuestradores, y mientras quieren limpiar su imagen, la delincuencia les come el mandado.

Lo que pasó en San Tadeo Huiloapan es parte de lo mismo, ya en esa zona habían atrapado a un ladrón de auto partes, a las dos horas lo dejaron salir y siguió haciendo de las suyas, eso enardece a la gente.

Por eso vino otro linchamiento, por eso un día tras otro se ha quemado un auto, en señal de coraje y si ante esto no reacciona la autoridad, el panorama de los primeros cien días se vislumbra lleno de humo negro.

En ambos casos se supo de inmediato por parte d ela autoridad municipal de lo que estaba pasando en ese momento, sin embargo no hay coordinación, la Segob nunca llegó para mediar, la violencia se hizo presente.

Por eso no se vale que un diputado recién llegado de ls filas del PRD, quiera tratar de imponer sus gustos personales, mientras estalla la violencia por todos lados, mientras la anarquía se apodera de las calles.

Ahora en el cambio de gobierno, los “luchadores sociales” asoman la cabeza de nueva cuenta, es clara su estrategia  desestabilizadora, para que los llamen para calmarse, para que les llenen los bolsillos de dinero.

Esto no es nuevo, ahí están esos luchadores y luchadoras sociales dueños de camionetas, de lavanderías y como en Apizaco siguen explotando a los viejitos para adueñarse de las calles con toda impunidad.

Pero no solo en Apizaco, ya comenzaron las marchas, con el pretexto del gasolinazo, hasta los maestros toman edificios públicos, sin importar afectar a los tlaxcaltecas, porque la familia a la que afectan es la que menos les importa.

Es un reto para este nuevo gobierno que inicia mantener la paz y garantizar a seguridad pública, si bien es cierto que apenas empieza, es por eso mismo que hay situaciones que no se pueden tolerar.

Por eso protestaron los nuevos funcionarios, para hacer su trabajo, para mediar y si hay protestas que las hagan en el marco de su derecho, pero con respeto a los que diariamente también luchan.

Pero esos “luchadores sociales” deben de tener en cuenta que gran parte de los tlaxcaltecas no aprueban sus métodos, que si antes les dieron resultado, ahora deben de buscar otro modo para llenarse los bolsillos y como sugerencia les decimos que mejor SE PONGAN A TRABAJAR.