*

Viernes, 10 de Julio de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Violencia de género contra Lorena

Miércoles, Septiembre 7, 2016 - 07:55
 
 
   

PRI y el Gobierno del Estado, discriminan políticamente a Cuéllar Cisneros

  Tanto el acoso y la discriminación contra la mujer en la política en el Estado de Tlaxcala, ha quedado evidenciada en la violencia de género cometida contra la candidata del PRD al gobierno del Estado, Lorena Cuéllar Cisneros, durante el proceso electoral del 2106, principalmente por el candidato del PRI, Marco Mena, que a través de una “guerra sucia” orquestada desde el Palacio de Gobierno, las oficinas estatales del tricolor y la casa de campaña del mismo abanderado.

Con estas acciones, registradas en un sin número de notas periodísticas, es un atentado contra la participación de la mujer en la vida política de esta Entidad y del país. Las mujeres, ahora, también son personas activas en la vida pública, pero las acciones emprendidas durante la campaña electoral de abril y mayo de este año contra la candidata del PRD, representan una barrera fundamental para la participación de las mujeres en la toma de decisiones.

Es muy importante resaltar el acoso o violencia política del que fue objeto la candidata del PRD, porque definitivamente “refuerza los tradicionales roles de género y las estructuras políticas dominadas por los hombres, que socavan la calidad de la democracia, el desarrollo y los derechos humanos” (según PARLAMERICAS).

El Gobierno de Mariano González, quiere darle continuidad al engaño, a la corrupción, la impunidad, la simulación, la ineficiencia y el enriquecimiento ilícito, impidiendo que una candidata opositora, la más fuerte, llegase a ser Gobernadora, a través de una calculada campaña de desprestigio y denostación en contra de una mujer, que en todo momento expresó su deseo de revisar y evidenciar la corrupción en el gobierno priista de Tlaxcala.

Los tlaxcaltecas en diferentes marchas durante y posteriormente al 5 de junio pasado, día de las lecciones locales, expresaron su rechazo a la “guerra sucia” en contra de la candidata del PRD por parte del PRI y del Gobernador, a través de todo tipo de vejaciones y corruptelas.

Este régimen de oprobio y corrupción que representa Mariano González Zarur y que ahora pretende postergar con el candidato del PRI, se niega a desaparecer y con desesperación ha y sigue calumniando a Lorena Cuéllar, la amenaza e intimida, porque ve en su horizonte cercano su derrota en los tribunales.

La “guerra sucia” no se ha detenido, con la complicidad de unos cuantos difama y ofende; si no fuera una amenaza la candidata del PRD para destapar su cloaca, entonces por qué se ocupan tanto en denostar y usar las redes sociales para mentir; por qué pervirtieron la elección; porque abusaron de los más pobres para comprar votos; por qué violentaron la ley y manipularon al ITE para obtener un triunfo ilegitimo.

Primero la familia de Lorena, luego su situación económica, fueron el objetivo de su “guerra” de falsedades, repetimos, evidenciada en una campaña negra de desprestigio en diversos medios de comunicación pagados y con estrategias de denostación con “panfletos” de infamias en todo el Estado, perfiles falsos de redes sociales, “levantando” periódicos cuando su contenido no les favorecía y sobre todo, atacando a una mujer reconocida por la gran mayoría de los tlaxcaltecas, como honesta, filantrópica y solidaria con las causas más nobles de los menos favorecidos, que son los más, del régimen priista local.

La denuncia interpuesta ahora por Lorena Cuéllar ante las autoridades electorales federales, en contra de priistas, gobernador del Estado y autoridades locales electorales, por actos de discriminación y violencia política de género, tendrá repercusiones en todo el país y anticipa desenlaces inesperados para los que cometieron el gran fraude del pasado 5 de junio.  


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta