*

Miércoles, 27 de Mayo de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



La perversidad de Mariano

Viernes, Junio 3, 2016 - 11:38
 
 
   

La pluma por la espada

Bajo el argumento del relevo generacional que esgrimió el gobernador Martiano González Zarur durante todo su sexenio, pudo hacer una limpia de cuadros políticos dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

 

 

 

Hubo que desplazar a quienes supondrían contrapeso, competencia u obstáculo para el grupo de “jóvenes” que con el regreso del partido tricolor al poder Ejecutivo, comenzaron a incursionar en la política local tlaxcalteca encabezando dependencias y luego candidateándolos como diputados, otros y otras al frente de los sectores partidistas, mientras que a los menos los manda a las presidencia municipales.

Varias sorpresas se dieron con la conformación del gabinete al iniciar este sexenio, innovaciones en algunas candidaturas, pero se destapó el mandatario al imponer a su hijo Mariano González Aguirre, como coordinador de la campaña del presidente Enrique Peña Nieto, cuyos resultados le fueron adversos, pagando así una factura que el sistema aplica al aprendiz de político.

Aún con la derrota del 2012, el grupo de nuevos cuadros del PRI, siguió siendo encabezado por González Aguirre como operador político, básicamente en el norte del estado, encabezando a los juniors y consolidando su liderazgo en el triunfo electoral “con carro completo” en los tres distritos electorales federales de Tlaxcala en 2015.

Mucho se comentó, <sin ninguna aclaración pública de los involucrado> que el gobernador abortó el propósito de hacer a su hijo candidato a la diputación federal, puesto que eran los años de “la consolidación de su mandato” y podría verse repudidado por nepotismo.

No obstante cuando se formaliza que Marianito es candidato a diputado local, se revela quien es y será el líder de este “relevo generacional”, el hijo del gobernador, más no el abanderado priista Marco Mena, ni su eficaz y leal Ricardo García Portillo, como se supuso cuando el Ejecutivo combatía a las figuras que opacaban a los muchachos funcionarios gubernamentales y partidistas.

Noé Rodríguez Roldán, fue otra victima expiatoria y advertencia para quienes quisieran promoverse políticamente sin pertenecer a ese cartel tlaxcalteca de la “nueva generación”.

Aún con zancadilla (doble) Noé fue precandidato a la gubernatura, y espera pacientemente un eventual descalabro del priismo, para poder rehacerse del control del PRI para el 2018 y/o 2021.

El calpulalpense, junto con Anabel Ávalos Zempoalteca, fueron reventados por el mandatario al mandarlos como Secretari@s de Gobierno, principal cargo político pero con las manos atadas. También aún con zancadilla la exdelegada de Sedesol es candidata aunque sólo para la capital tlaxcalteca, no obstante que disputó la candidatura grande al ser finalista con Marco Mena.

LA DUDA.

¿Dejará González Zarur que Anabel Ávalos gane una presidencia municipal capitalina de 4 años 8 meses, para que en automático sea aspirante a la gubernatura y contrapeso de los nuevos cuadros?.

Así pasó con la política del desplazamiento del mandatario...

---empujó fuera del PRI a Lorena Cuellar Cisneros, pero ésta al ganar la elección de senadora cobijada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) se impulsa a la gubernatura… y de rebote también a Martha Palafox la resucitó al deportarla al Partido del Trabajo (PT) al que abandonó la huamantleca para hacerse también candidata a gobernadora de Movimiento de Regenación Nacional (MORENA).

El vástago del gobernador; el candidato Marco Mena; los legisladores federales Ricardo García Portilla, Anabel Alvarado, Rosalinda Muñoz; como funcionarios Maricela Cuapio, Hugo René Temoltzin, Jonathan Galeazzi; en el partido Sue Nava,  Sinahi del Rocío Parra, han sido los beneficiados por dicho relevo.

Los daños colaterales se personifican en Lorena Cuellar Cisneros, Martha Palafox, Noé Rodríguez Roldán, Anabel, y los más añejos: Rubén Najera, Ernesto García Sarmiento, Pascual Grande, a quien le rechazaron su candidato a diputado en el VII distrito, entre otros

Pero a liderazgo sólidos, les comparte algo:  a Silvestre lo marginan en Tlaxco y al de Panotla lo abandona en campaña, pero les da direcciones  en el Ejecutivo, mientras a Teodardo por ceder  (el tercer distrito) Papaltotla un chance en San Lázaro.

 

Esgrima... CANDIDATO INDEPENDIENTE PURA DECEPCIÓN… Desgraciadamente la esperanzadora figura democrática de candidato independiente de los partidos políticos, ha dejado mucho que desear, desde la anterior elección el único candidato independiente solo se recuerda el escándalo.

Ahora resulta que el candidato “independiente” al gobierno del estado Jacob Hernández Corona, NO es Independiente, pues toda su campaña para tomara decisiones se la pasó consultando y pidiendo la aprobación del hijo de Carlos Jonguitud Barrios, “Carlitos” junior ahora convertido en líder del autodenominado Sindicato de Trabajadores de la Educación (STE).

Jacob Hernández Corona engañó a los tlaxcaltecas puesto que SÍ es dependiente, pero de una camarilla de profesores sindicaleros que han visto que en el sindicalismo hay  forma de vivir a expensas de los agremiados .

Pero no se conforman con su minita de oro y querían su “minota” de oro… público… y por ello quisieron ver su le pagaba al premio gordo de la  política,  un poder ejecutivo... Escriba aavemarius@hotmail.com

 

*Columna publicada en edición de Mayo 2016 de la Revista Liderazgo-Tlaxcala.

 

Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta