*

Viernes, 10 de Julio de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Fuera del gobierno de Tlaxcala corruptos y ladrones

Miércoles, Junio 1, 2016 - 09:23
 
 
   

.

-             Llegó la hora de ejercer libremente el voto y echar a Mariano de Palacio

-             El voto útil, una decisión del pueblo, para terminar con el mal gobierno

Lo menos que deseamos es que la violencia se desborde el próximo domingo 5 de junio, que sea en paz la jornada electoral es un deseo sincero, pero las provocaciones del equipo de Marco Mena en contra de Lorena, la candidata que bien saben les supera en preferencias, parecen ser que tienen otras intenciones: infringir miedo e inhibir a los votantes no afines el día de las elecciones, intimidar y amenazar a quién no haga lo que ellos quieren, porque eso es lo que les conviene, así creen que ganan con su voto duro, entre menos voten, el PRI piensa se sale con la suya.

Sin embargo, ¡fuera corruptos y ladrones!, es el grito ensordecedor de toda una sociedad tlaxcalteca que está viviendo y sufriendo las consecuencias del mal gobierno de Mariano González Zarur; pero este malestar no lo tiene calculado del todo el PRI Gobierno, en la elección de gobernador.

Total, con unas despensas, tinacos, materiales para construcción y pies de casa, pago de mano de obra del programa de empleo temporal (que solo opera en tiempo de elecciones) y efectivo, piensan que podrán inducir el voto a su favor a los “pinches” inconformes que están sumidos en la marginación; ¡nos van a arrebatar de las manos todo lo que les demos para comprarles el voto para el PRI, para eso nos preocupamos de fomentar la pobreza!, entre más jodidos ¡más manipulables!, aseguran.

¡Estamos asqueados y hastiados de los gobernantes y políticos, sobre todo de los priístas y los panistas, que tienen al país en las peores condiciones sociales, políticas y económicas, de que se tenga memoria!

Esas expresiones también provienen de la mayoría de la población tlaxcalteca, que ya no ve la hora de deshacerse de la peor generación de políticos del PRIAN. El domingo es una gran oportunidad para ejercer el voto libremente y echar a Mariano de Palacio de Gobierno, y con él todo aquello que lo represente.

La sociedad reprimida por el autoritarismo, el despotismo y la indiferencia de quienes ocupan los cargos en el gobierno, está a punto de manifestar una reacción en contra de todo eso que la ha dañado. El voto útil es una decisión del pueblo y está por ejercerla para terminar de tajo con tanta corrupción e impunidad.

Ya al interior de las familias tlaxcaltecas, se empieza a despertar una conciencia de que ya no deben continuar gobernando los que les han mentido y utilizado desde los cargos del gobierno, para el único beneficio de éstos y; ven la jornada electoral del próximo domingo 5 de junio, como una oportunidad para quitar del poder estatal a los que tantos agravios les han causado.

La gente está cansada de padecer a los malos “gobernantes”, que en lugar de comportarse como servidores públicos, se comportan como patrones y amos de la gente, disponiendo a su antojo de los recursos públicos para su exclusivo beneficio.

Cierto, existe un hartazgo social de la corrupción de esos gobernantes, que desde sus cargos públicos hacen y deshacen al margen de la ley y nadie es capaz de enviarlos a la cárcel, porque entre ellos mismos se protegen y encubren sus pillerías.

La gente está harta,  porque no sólo ha padecido la corrupción y el enriquecimiento inexplicable de los “gobernantes”, sino su ineficacia e ineptitud administrativa, que han generado las pésimas y lamentables condiciones sociales, políticas y económicas, que estamos sufriendo.

Los malos gobiernos han deteriorado enormemente la forma de vivir de todos; han puesto en riesgo a las familias exponiéndolas al crimen organizado que crece y crece, ante la indiferencia de quienes sólo llegan a los cargos públicos a llenarse los bolsillos de dinero de una manera indebida, robando lo que es de todos y no suyo, sin ocuparse jamás de cumplir con las funciones previstas en las leyes, sin ponerse a trabajar, que es para eso para lo que les pagamos, para atendernos y servirnos; pero que además, se dan el lujo de “echarnos encima a la policía y al ejército” para que nos golpeen o nos maten  si nos atrevemos a protestar por todas las arbitrariedades y cochinadas que hacen desde sus puestos de gobierno o cuando nos atrevemos a exigir nuestros derechos.

Que el dinero ya no alcanza ni para comer, que los hijos se van sin desayunar a la escuela, que los niñas y los niños reciben una pésima educación en las escuelas, que no hay una buena atención médica, que no hay medicinas, que los policías secuestran, extorsionan y asaltan, que hay mucha violencia en las calles, narcotráfico, que los jóvenes tlaxcaltecas son de los que más han caído en las adicciones porque su gobierno los ha abandonado, que hay un pésimo servicio de transporte público y toda una montaña de más padecimientos individuales, familiares y sociales; esa es la realidad que nos ha obligado a vivir los del PRI.

¡No queremos más de lo mismo! ¡queremos fuera del gobierno a los corruptos, a los serviles y ladrones! Es el grito de toda una sociedad que quiere y debe salir a votar con libertad a favor de quien quiera, pero no a favor de los que tanto daño le han causado a los tlaxcaltecas y demás mexicanos.

¡NI UN VOTO PARA LOS PRIÍSTAS NI PARA LOS PANISTAS! Es la expresión que escuchamos de la mayoría de la gente.

 

 


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta