*

Viernes, 10 de Julio de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Votar en contra de quien más daño le ha hecho a Tlaxcala

Viernes, Mayo 20, 2016 - 08:37
 
 
   

.

 

-        ¡QUE NO TE CUENTEN”, el PRI, EPN, Mariano, Mena y toda la banda que los acompañan, significan:  pobreza, corrupción, desempleo, inseguridad, violencia y crimen organizado

 

-        Tlaxcala sin democracia o el uso de los recursos públicos y de las dependencias del gobierno, para único beneficio de quien está en el poder

El reparto de despensas, de televisores, de materiales de construcción, de fertilizantes, de dinero en efectivo y de tarjetas para la adquisición de productos alimenticios, así como de cuanto apoyo se deriven de la aplicación de programas gubernamentales, se han convertido a la vista de todos, en moneda de cambio electoral del actual gobierno.

Esta es la historia de la mayor desvergüenza que se conoce en la democracia a la tlaxcalteca, con un gobernador faccioso alejado de la realidad, ineficiente e inútil para sacar de la pobreza al pueblo, que no ve otra salida “digna” de su gobierno más que la del fraude cínico para imponer a Mena, el peor de sus títeres, y darle continuidad al peor gobierno que registra Tlaxcala.

El uso indebido, ilegal y delictivo de los recursos públicos, de recursos que nos pertenecen a todos, al pueblo, a la gente y que deberían distribuirse entre quienes más los necesitan o los que menos tienen, es una de las prácticas más retardatarias que atentan contra el sentido democrático de una sociedad, que está harta del comportamiento de su gobernante hacendado.

Sin importar las evidencias documentadas por los medios de comunicación, de las denuncias ante las instancias electorales y ante los órganos de gobierno que “nunca proceden” y, ante la pasividad de los diputados tlaxcaltecas, que debieran ser los vigilantes, fiscalizadores y castigadores de esas conductas, pues se supone que son los representantes del pueblo y que son los que tienen las facultades legales para ello, el gobierno de Tlaxcala de manera prepotente, impune, usa todos esos recursos públicos, para beneficio de los intereses personales de quien lo dirige.

A ello, se suma el hostigamiento de los empleados del gobierno, que son obligados bajo la amenaza de perder su empleo, para “sumarse voluntariamente a la campaña oficial” del aspirante priísta a gobernador, el tal Medina o Mena.

Lo anterior, es una conducta que penosa y lamentablemente también comparte la aspirante panista Adriana Dávila, pues recordemos que cuando su partido detentaba el gobierno federal por medio de Felipe Calderón y que la postuló por primera vez hace seis años como candidata a gobernadora de Tlaxcala, el derroche desmedido e impune de los recursos federales a través de las Delegaciones Federales en este Estado, fue evidente, manifiesto y descarado; circunstancia que de poco le valió pues aún con todo ese apoyo, perdió la contienda electoral.

Por si fuera poco el “uso electoral” de los programas públicos de dependencias estatales y federales como la USET, SEFOA, DIF, SESA, SAGARPA, SEDESOL, entre otras, a favor del PRI, ahora se han recrudecido las acciones antidemocráticas del gobierno tlaxcalteca en turno encabezado por Mariano González, por medio de las autoridad electoral estatal –ITE-, pues las ha estado usando como si fuera una dependencia de su gobierno, para que desde ahí presionen, obstaculicen, fiscalicen, a cuanto partido político y candidato sean una amenaza para su candidato oficial, que le impuso a todos los priístas, sin importarle que careciera de cualquier mérito político y liderazgo social, para  poder manejarlo al antojo de sus personales intereses.

Vaya usted a saber, que es lo que trata de ocultar el actual gobernador de Tlaxcala, que a costa de lo que sea, de manera por demás desesperada por no decir desquiciada, está usando ilegal e ilícitamente todos los medios y recursos a su alcance, para lograr que “el candidato del continuismo”, que no el del PRI ni de sus militantes ni mucho menos de la gente, gane las elecciones del próximo 5 de junio.

Sólo hay que imaginar lo que sucederá si llega a ser gobernadora la señora que no puede controlar (Lorena Cuéllar), la que tiene en su mente proceder legalmente contra él, por todas las corruptelas que ha cometido.

Lo cierto es que los tlaxcaltecas están hastiados y asqueados, de tanta corrupción e impunidad de los gobernantes de este Estado y de este país. Tlaxcala y todo México está padeciendo las graves consecuencias de los pésimos gobiernos priístas y panistas.

¡QUE NO TE CUENTEN” …

Efectivamente, el PRI, EPN, Mariano, Mena y toda la banda que los acompañan, significan:  pobreza, desempleo, inseguridad, violencia, crimen organizado, pésimos niveles educativos, drogadicción, baja del poder adquisitivo de la población, venta de nuestros recursos energéticos a los extranjeros, CORRUPCIÓN, así con mayúsculas, junto con la imposición de un sistema económico “neoliberal” que sólo ha hecho más ricos  a los ricos y más pobres a los pobres, que está queriendo concentrar el poder en una sola persona que es el Presidente de la República y que finalmente hace que México  y Tlaxcala se estén acercando a una tiranía y alejándose cada vez más de la tan anhelada democracia.

Si dejamos que todo ello continúe, si nos quedamos quietos, si no protestamos, si no salimos el próximo 5 de junio para “VOTAR EN CONTRA” de lo que tanto daño nos ha hecho, estaremos cavando la tumba de la democracia y condenando al pueblo a la pobreza, para seguir dejando que impere el autoritarismo y la permanencia de la ineficiencia y corrupción de quienes se han apoderado del gobierno y sus instituciones, para satisfacer sus intereses personales y de grupos, para beneficio de pocos y perjuicio de las mayorías.

 


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta