*

Viernes, 10 de Julio de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Mariano y sus ocurrencias, la última fue una encuesta

Jueves, Mayo 19, 2016 - 08:31
 
 
   

El gobierno de Mariano González es un gobierno de ocurrencias.

Desde que asumió el poder, el primer día de su mandato, lanzó un discurso que para alguno fue esperanzador y para otro incendiario, pero al paso de los meses y de los años, su gobierno no fue ni una ni otra cosa.

Habló de meter a la cárcel a funcionarios del gabinete orticista por supuestos robos y desvíos de recursos que se dieron en la administración anterior a la suya, pero cuando faltan unos meses para que esto termine, la advertencia sólo afectó intereses menores y ahora los podemos ver, sólo fue una ocurrencia.

Pasó lo mismo que en el gobierno foxista, de los peces gordos que prometió iba a pescar, sólo atrapó charales.

Dijo que iba a acabar con el nepotismo, sanear las finanzas, generar empleos y muchas otras cosas más, pero a meses de que finalice su mandato, sus promesas se quedaron en buenas intenciones y puras lindezas.

Otra de sus ocurrencias fue su gabinete, lo nombró cuando se le ocurrió, cómo se le ocurrió y con quien se le ocurrió.

Se llenó de imberbes jovencitos que una y otra vez lo metieron en camisas de once varas basta recordar al contralor Hugo René Temoltzin Carreto inhabilitando exfuncionarios, al chipileño Bretón Galeazzi, al secretario de Finanzas que ahora es Diputado Federal o al ex secretario de Turismo que en relampagueante carrera política, ahora promueve su candidatura como gobernador.

A la par de estos mozuelos, el mandatario pagó favores políticos y nombró en su gabinete una bola de fuereños y personas qué sólo él conocía; sus cualidades y virtudes los hicieron ocupar puestos de la administración pública estatal que junto con lo que se tenía, el gabinete saliente se convirtió en un verdadero galimatías.

Por ejemplo, Orlando May Zaragoza, quien como responsable de la Seguridad Pública, además de golpeador de viejecitos, puso pies en polvorosa cuando se le vinculó con supuestos secuestros exprés, los cuales nunca aclaró.

Otro ocurrente nombramiento fue Ricardo Lepe García al frente de la Secretaría de Fomento Agropecuario. Él era el responsable del área agrícola de la misma Sefoa cuando se desaparecieron toneladas de fertilizantes, pero hasta la fecha nadie sabe nada.

La joya de estas gracejadas de gabinete que se integró por rojos, amarillos y uno que otro marianista, fue la llegada de Mario Armando Mendoza Guzmán, un michoacano todo poder que como súper operador político perdió varias elecciones hasta que, con la ayuda de la marea roja, pudo recuperar la confianza de su jefe dándole tres diputaciones federales.

Pero nada es sorpresa, Mariano ya nos acostumbró a un sexenio de ingeniosidades, lo mismo ha afectado a adultos mayores, que a policías, notarios, empresarios, gente de la cultura y a un sinfín de sectores que no están dispuestos a soportar más ocurrencias de la mano de su delfín Marco Mena.

Sin embargo, la última ocurrencia se dio el pasado miércoles.

No se sabe bien a bien de quién fue la idea, pero la semana pasada, a alguien de su gabinete o de su partido, se le ocurrió hacer una encuesta tomando como empleados de la casa encuestadora a los burócratas del estado.

Mariano y el PRI quieren hacer de la burocracia lo mismo que la familia Ortiz hace con la UAT, pero de una manera muy burda, sin ideología, sin estímulos, sin plazas docentes que repartir o espacios académicos donde puedan integrarse los hijos de quienes sirven a la familia del patrón.

Otra gran diferencia entre los trabajadores universitarios y la burocracia, es que los amigos del gobierno estatal tienen horarios muy bien establecidos y si algo les molesta, es que les roben sus horas de descanso y, peor aún, que se les ponga a trabajar los sábados o los domingos.

Ajenos a esta situación, los ocurrentes líderes de este proyecto de encuestas, mandaron a los burócratas a hacer cuestionarios tendenciosos, con preguntas más que dirigidas y sumamente intencionadas para orientar las próximas elecciones.

Si los ocurrentes de esta idea no se dieron cuenta de todas las consecuencias que traería este trabajo de campo, el próximo cinco de junio, con nuestro voto ciudadano, además de castigarlos en las urnas por un mal gobierno, habría que quitarlos del poder por pensantes.

Los trabajadores del gobierno, hartos de ser utilizados, inmediatamente se quejaron y acudieron a denunciar esta situación fuera de su horario de trabajo.

Bastó que se aplicaran unas cuentas encuestas para que el resto se llenaran en bancas de parques, en fondas, templos, en casa y hasta afuera de las oficinas minutos antes de ser entregadas, claro que los formatos iban documentados con la información que los jefes quieren oír.

Si quieren que la encuesta diga que Mena es el mejor, así fue respondida.

Si quieren que aparezca que la gente va a votar por Mena, pues esa fue la respuesta.

Lo que es peor, o mejor, según la preferencia de quien esto lea, los burócratas encuestadores aseguran que gran parte de los tlaxcaltecas, al ser encuestados, aseguraban que ya habían oído hablar de Mena, que las mejores propuestas eran las de Mena, que les parecía que Mena era bueno, pero en el último reactivo, cuando les preguntaban por quién van a votar el cinco de junio, las personas respondían por Lorena.

Tampoco hay que creerlo, pero esta situación que comparto, revela una vez más la carencia de sostén científico que tuvo la ocurrencia del gobernante y sus asesores.

Después de ver esto, insisto, si Mariano y su gente creen que de estas hojas con cuestionarios impresos va a salir la verdad de lo que está por venir en las próximas votaciones, están más que equivocados.

Hasta ahora, que yo sepa, no tengo el poder de la clarividencia y desconozco exactamente el objetivo de tal estrategia. Es más, no sé muy bien para qué se van a usar las encuestas y desconozco si es para dar un giro de timón a la campaña de Marco Mena o si van a servir para apretar tuercas en algunas zonas donde consideren que deba ser así.

Pero de lo que si estoy seguro es que les están viendo la cara al Gobernador y a quien encargo semejante ejercicio.

Mariano y el PRI están siendo víctimas de la simulación y están en la antesala de lo que puede suceder el día de las elecciones.

Todo por estirar la liga y jugarle al gobernante omnipotente que puede jugar con la voluntad del pueblo.

Lamentablemente, en esa carencia de desconocer el futuro, también puedo decir que bien a bien, no sé a quién va a favorecer esta simulación, lo bueno es que ya falta poco y lo más seguro es que sin pretextos, va a ganar el mejor.


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta