*



La casa de la risa

Jueves, Mayo 12, 2016 - 11:19

Aquí Xicohténcatl…

No cabe duda que el proceso electoral que vivimos en Tlaxcala será histórico, los giros que cada día dan las campañas nos deparan muchas sorpresas en lo que le resta al mes de mayo.

Una muestra de lo anterior, fue la aprobación de los consejeros del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE), quienes por unanimidad autorizaron que en las boletas para presidentes de comunidad se agreguen los apelativos, alias o apodos.

Es así que ahora veremos por ejemplo el nombre de Juan Pérez “La Rata” o tal vez “El Güero”, “El Pulques” y todos los apodos que se vengan a la mente, ya que en nuestros pueblos de Tlaxcala el apodo paterno abarca a toda la familia.

Si alguien busca a una persona por su nombre, es más fácil ubicarlo por su apodo, y todo el mundo dirá en donde se encuentra, ahora en las boletas ya vendrá incluido el apodo. Hay que ver las boletas para creerlo.

Por otro lado, simplemente las campañas no prenden en el ánimo de los ciudadanos, es lamentable observar que los equipos de campaña y las y los candidatos ponen su mejor empeño, pero no le llegan al pueblo.

Los miran de lejos, preguntan si van a dar algo y solo tal vez por eso, por la fuerza de la costumbre es que la gente llega a las reuniones y a las concentraciones masivas, la verdad no le han encontrado la hebra al hilo.

Esa apatía y hartazgo ciudadano es evidente y se va a palpar en los resultados electorales, sin duda el ganador va a ser otra vez el abstencionismo, ya que por más ruido que se hace, simplemente no convencen.

Lo interesante es que a partir  del “debate”, van a ocurrir situaciones inesperadas, vamos a ver alianzas que por ejemplo en un escenario imaginario nos llevaría a situaciones increíbles.

Por los pasillos del palacio de gobierno se habla que el abanderado del PRI, desde hace rato ya cayó de la gracia del mandamás, que ya se siente el “Colosio” de Tlaxcala y que eso no le agrada mucho al amo.

Total que en esta casa de la risa se dice que ya no lo quiere apoyar, menos con lo que se ganan las alecciones, dinero y votos, pero más dinero, porque el rumbo que ha tomado la actitud del abanderado tricolor pone en peligro muchas cosas.

Esos rumores dicen que hay una alianza por debajo de la mesa, para apoyar a Adriana Dávila, con tal de que no llegue Lorena Cuéllar, que para el sistema es la enemiga a vencer.

Así las cosas, por eso habría una razón por ese manejo raro de “la gobernadora de la transparencia”, que se utiliza en los comunicados y que veladamente confirmaría esa alianza contra natura.

Por otro lado están las encuestas, es claro que en las mediciones de momento simplemente el candidato del tricolor no sube, ni baja, se conserva en el tercer lugar, lo que indica que no tiene todo ganado, al contrario.

Pero el daño de la continuidad ya está hecho, Marco Mena salió con muchos bríos y expuso que los logros obtenidos bastaban para que la gente se peleara por acudir a las urnas para votar por el PRI.

Pero ya se dio cuenta de la realidad y ahora promete y promete un escenario maravilloso que no se alcanzó en los últimos cinco años, la realidad lo ha ubicado y ahora debe de remar contra la corriente.

Dicen los agoreros y pitonisos que faltando diez días para la elección, habría una declinación espectacular, nunca antes vista en Tlaxcala. ¿Será?

También se habla de una gran  alianza de candidatas, de tal forma que Adriana, Lorena y Martha se pongan de acuerdo y juntas le echen montón al tricolor, pero este escenario se ve muy lejano, por las ambiciones y protagonismos.

Un tercer escenario nos llevaría a repetir la historia de la elección pasada, cuando Minerva Hernández Ramos dejó al PRD y se sumó a la candidatura panistas, y eso dejó muy lastimados a los perredistas.

Total, que la competencia real es de tres, Marco Mena, Adriana Dávila y Lorena Cuéllar, sin menospreciar los esfuerzos de quienes se inscribieron, pero no es lo mismo querer que poder.

Así las cosas, cada día los escenarios se mueven y hay que estar preparados mentalmente para la guerra negra que se avecina, donde los tlaxcaltecas vamos a conocer la otra historia de las y los candidatos, así ha sido… ASÍ SERÁ.