*



INE por ITE, pero ¡Ya!

Miércoles, Mayo 4, 2016 - 11:15

Aquí Xicohténcatl…

Tlaxcala, Tlax; Miércoles/04 de mayo de 2016

Algunos actores políticos ya claman por frenar las barrabasadas de consejeros y consejeras del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE), basados en una ley parchada, hacen y deshacen a su antojo, lo peor es que son manipulables.

El fin justifica los medios y se tiene a un consejo general mansito y obediente, ya que de otra forma no se explica lo inexplicable, por ejemplo en su área de comunicación social por presiones corrieron a Lorena Temoltzi.

Llega en su lugar una persona a la que no se cuestiona su capacidad profesional, pero no se ha dicho que fue la jefa de información de Mariano González Zarur y que además fue artífice de múltiples “venganzas” en contra de comunicadores.

Era ama y señora de las estrategias allá junto con el poblano coordinador de prensa del actual gobierno y una de las principales orquestadoras para que la ´prensa no asistiera a las giras”, no fuera que los periodistas y reporteros se dieran cuenta de las mentadas y pleitos verbales de su jefe.

Tal vez sea por eso es que en los comunicados sale una perfecta desconocida, pero sabemos quién mueve los hilos, ¿será desde una casa editora que se ha convertido en agencia de colocaciones, para garantizar sus ingresos vía publicidad?

Será que de esas relaciones perversas se orquesta desde ahora con fino tejido el fraude electoral, planeado y ejecutado en la panza del ITE, vía caballos de Troya que deben de hacer su trabajo en el momento justo.

Pero eso no es lo grave, ni mucho menos la difusión de esa visión que le llaman “debate” y que ahora le aumentan el tiempo, no; lo malo es que se va a repetir la misma historia de cada elección de gobernador.

Tal vez parece asunto de ciencia ficción, pero los antecedentes indican que cuando ganó el PRD, a Joaquín Cisneros lo engañaron con el señuelo de que “se cayó el sistema”.

Y cuando regresó ya le habían dado la vuelta a los resultados, luego se supo que un hacker puso equipo espejo, que le permitió alterar los resultados a un costo millonario, pero que le valió la pena.

Para no ir tan lejos, en la elección pasada se tomaron previsiones y un personaje contactado puso en marcha el Prep antes de tiempo, es fue su chamba, el resultado lo sabe Adriana Dávila, quien ya no pudo contabilizar algo así como 80 mil votos.

Es claro y evidente que algunos actores políticos ya se han dado cuenta, como es el caso de Serafín Ortiz, quien en su momento como lo hizo Mariano González Zarur se retiró de la contienda.

Sabía que, como ahora, los dados estaban cargados para Sánchez Anaya, ahora lo están para Marco Mena.

Por otro lado tenemos a los consejeros de los partidos, que están como los monosabios, ni ven, ni miran, ni oyen nada, razón por la que han crecido los enanos en el consejo general.

Lo peor está por venir, en un proceso electoral que de origen ya es judicializado y a medida que las cosas no cuadren, van a multiplicarse las denuncias, ya se mostró la preocupante incapacidad durante el registro de candidatos.

Luego los consejeros y consejeras del ITE deben de reconocer que no importa que salgan a la calle para promover el voto, sus mensajes no le han llegado a la ciudadanía.

Esta situación, sin duda, se verá reflejada el día de las elecciones, porque al mover las casillas en eso que le llaman redistritación, además de un costo millonario no va a permitir que todos los tlaxcaltecas emitan sus votos.

Ni se diga de los estratosféricos sueldos que se auto designan más sus bonos por tiempo extra y curiosamente nadie sabe si los consejeros representantes de los partidos reciben algún “apoyo” por su silencio.

Tal vez no reciban dinero, pero que tal en especie y no será raro, ni la primera vez que sin merecerlo consejeros representantes de partido reciban por ejemplo un auto nuevo a cambio de ser sumisos.

Eso solo se ventila entre consejeros.

Ya algunos analistas políticos y militantes de los partidos se han dado cuenta de la situación y sugieren que tome las riendas en Tlaxcala el Instituto Nacional Electoral, que tiene gente con experiencia y que no se basa en eso del “error y acierto”.

El llamado está en el aire, es tiempo de quitar el balón a gente que ha mostrado falta de capacidad y que se han dejado “chamaquear”, de lo contrario el seis de junio amaneceremos con un gobernador o gobernadora que tal vez pierda en la mesa su triunfo, si este fue basado en contubernios… SOBRE ADVERTENCIA NO HAY ENGAÑO.