*



La cereza del pastel

Martes, Mayo 3, 2016 - 10:09

Aquí Xicohténcatl

Tlaxcala, Tlax; Martes /03 de Mayo de 2016

Lo que faltaba en Tlaxcala, que elementos al mando de la procuradora Alicia Fragoso llegara al pueblo de Ignacio Allende, en el municipio de Cuapiaxtla, para llevar a cabo a las cuatro de la mañana, una inhumación, que a todas luces era clandestina.

Más raro resulta que en lugar de notificar por escrito a la familia, para comunicarles de la exhumación del cuerpo del bebe muerto el 21 de marzo, por presunta negligencia médica, les giro un citatorio por pare del agente del ministerio público investigador, para que estuvieran en Tlaxcala.

Lo raro es que la cita era a las nueve de la mañana en las instalaciones de la PGJE, la intención era alejarlos de su comunidad, para que procedieran a la inhumación, sin permiso de la familia, del cuerpo del bebé, se dice que “para investigar las causas e la muerte”.

Fue gracias a la casualidad que los ministeriales que llegaron con apoyo de armas largas, como se muestra en la foto de la columna de este martes, sin uniforme y con más apariencia de sicarios que de policías investigadores.

 

“Ni las autoridades estatales, ni municipales nos informaron que este lunes a las cuatro dela mañana, iban a inhumar los restos de mi nieto Ángel de once meses, lo sacaron de su tumba y lo descuartizaron”, fueron las palabras del abuelo materno del menor que murió por supuesta negligencia médica.

Se identifica como Ignacio N., padre de Leticia, la mujer que cargó en sus brazos a su hijo moribundo y lo llevó a la clínica de Ignacio Allende que estaba vacía, luego se lo llevó a Cuapiaxtla a la clínica de SESA.

Pero en ese lugar no los atendieron por falta de equipo y otros pretextos, como se puede ver y constatar en los videos que aún circulan en Internet, ya que luego y ante la desesperación lo llevaron al regional de Huamantla, pero ya estaba muerto.

NADIE NOS AVISÓ

El indignado abuelo narra que los de la procuraduría llegaron en la madrugada “no nos avisó nadie, ninguna autoridad nos avisó que iban a sacar el cuerpo de mi nietecito y menos que lo iban a destazar.

Agrega que esa acción es un abuso, “yo le reclamé al presidente municipal y a los policías municipales y uno de los vecinos fue el que se dio cuenta, pasó por el panteón se dio cuenta y me fue a informar”.

Añade que yo ya estoy grande, estoy muy enfermo y como pude me acerqué al panteón y a donde estaban los policías, luego llegaron muchos granaderos cuando la gente se juntó.

“Cuando comencé a reclamar, uno de los policías municipales me sometido, me dobló la mano… hasta que me tronó y me empujó contra un árbol y me lastimé la cara, y así me sometieron”.

Les dijo que “con qué derecho lo habían desenterrado, que lo volvieran a enterrar porque yo no estaba conforme y la mamá y el niño y la familia y los vecinos fue por eso y ya no los dejaron salir”.

Hasta que dejaron al niño de dónde sacaron, porque “no queremos que perturben, que ya que lo dejen en paz y decía que no lo atendieron que ahora no vengan a querer tapar el sol con un dedo y descubrir cosas que no existen”.

El niño, mi nieto se murió por falta de una adecuada atención médica tanto aquí en Allende por falta de atención y todo eso pues llegó muerto a Huamantla.

Llegaron los de gobernación y pues nos convencieron de que tenemos que dejarlo Sí porque si no se van a meter a la cárcel a todos, pero la verdad sí estoy muy inconforme por el trato que me dieron los policías.

Reclama que cuando no estaban abrieron la caja y “me di cuenta de que y pusieron los restos de una especie de mesa, ya habían sacado ellos sus pruebas y sus tejidos y no sé qué”

 Entonces la familia por eso está muy inconformes, estamos muy molestos con la procuradora, estamos muy enojados con el presidente municipal y con los policías del municipio.

“La verdad no se vale que a pesar de tener cuando vienen a ofender,  como en este caso de sacar mi nieto de su tumba,  todavía se atrevan agredirnos, con  malas palabras a tratar mal a la gente, a los niños eso no se vale eso no se debe permitir”.

Reiteró que todo ocurrió sin el consentimiento de la familia “acá tenemos un documento que muestra que a la misma hora nos citaron en Tlaxcala, para que no estuviéramos y que ellos pudieran actuar con toda impunidad sin que nadie se diera cuenta”.

Pero no lograron su objetivo y por eso el pueblo, la familia nos oponemos a que dan esas barbaridades que para nosotros lo que pedimos es que ya dejen descansar a mi nieto.

No creemos que sea una casualidad, que la fecha y la hora coinciden con la hora de la exhumación clandestina que ellos pretendieron hacer, lo bueno fue que nos dimos cuenta.

Advirtió “no nos vamos a dejar si quieren venir otra vez,  aquí los vamos a estar esperando porque ya no nos vamos a dejar, ya no queremos más a la judicial a que vengan a sacar a los muertos, esos señores nunca nos avisaron retira”, remata.

Es indignante el trato que este gobierno le está dando a las familias, en este caso en particular es la cereza en el pastel que muestra lo que han sido cinco años y cinco meses del gobierno emanado del PRI, habría que preguntarnos… ¿Qué nos espera si hay continuidad?

Ya es momento de que se ponga un alto a esta situación, la procuradora debe de presentar su renuncia fulminante, ya es mucho lo que se le ha aguantado y en este caso en particular debe muchas explicaciones.

Pero la principal es que explique la razón de la movilización del personal a su cargo a las cuatro de la mañana, y desenterrar un cuerpo, sin el permiso de la familia, lo que habla de una gran desorganización.

Lo más grase es que si la Procuradora no estaba enterada, entonces ahora nos explicamos en manos de quien ha estado la aplicación de la justicia en Tlaxcala, no se vale y es urgente que la sociedad tlaxcalteca manifieste su repudio y exija de una vez por todas… LA RENUNCIA DE ALICIA FRAGOSO.