*



Cuarto Viernes de Campaña

Viernes, Abril 29, 2016 - 13:57

Aquí Xicohténcatl

Tlaxcala, Tlax; Viernes /29/Abril de 2016.- Ya nada es como antes, ni parece que estamos en campaña, todo está muy tranquilo, salvo por la volcadura de un microbús esta mañana allá en Teolocholco, le roba la nota a las ya cansadas promesas de las y los candidatos.

Los equipos de campaña sin duda ponen su mejor esfuerzo, pero a veces sus jefes o jefas son bien necios y no obedecen, hacen lo que les pega su gana y para eso ellos son quienes se arriesgan.

Lo malo es que cuando viene el llanto de la derrota todos tienen la culpa, menos ellos, dicen que por culpa de loa asesores y de las brigadas no le llegaron a los electores, todos tienen la culpa, menos los otrora iluminados.

Ya solo falta un mes y horas para saber los resultados de esta campaña que no prende y ya deja sus primeros damnificados, como lo fue esa extraña renuncia de la vocera del ITE, Lerena Temoltzi “por motivos personales”.

La verdad es que en el ITE crecieron los enanos, el presupuesto los infló como panes y ahora se sienten los nuevos dioses del Olimpo, pero sin duda lo que van a lograr es judicializar esta elección que en sus inicios ya los tiene descalabrados.

Como diría un gobernante cuyo nombre ya se borra de la mente de los tlaxcaltecas “la verdad tarde que temprano sale a flote”, al igual que las ridículas criticas de seudo  periodistas que ven la paja en el ojo ajeno y no se dan cuenta de la viga de la corrupción que tienen atravesada en su conciencia

Esos plumíferos del sistema agonizante podrán decir misa, pero los tiempos de la sucesión gubernamental en Tlaxcala ya se acercan con vertiginosa velocidad, algunos como los críticos de su misma especie, quisieran que no pasara el tiempo, que se detuviera y que el negro manto de la perpetuidad lo cubriera todo.

Otros dicen que “no por madrugar amanece más temprano”, que así no son las cosas, que no son los tiempos, pero no les cae el veinte que su tiempo ya pasó, que ya no deciden ni en las vidas y mucho menos en el destino de Tlaxcala.

Claro, quisieran que todo fuera a su modo, que “rayito” siempre se quedara, le pueden mandar a hacer una estatua si quieren para perpetuarse en el poder, pero ahora ya son otros tiempos, la política electoral se ha dinamizado y ha dejado relegados a los viejos dinosaurios de mente y acción.

Esa es la razón por la que ha aumentado la presencia de líderes nacionales, todos con la misma intención de posicionar a sus candidatos, aunque vengan de hipócritas y no lo quieran decir abiertamente, primero se manifestaron los amarillos, Lola Padierna y  hasta vino Jesús Ortega.

Llegó Andrés Manuel López Obrador, pero no levantó la gallera, es más para disfrazar su escasa respuesta en Tlaxcala, tuvieron que utilizar transversalmente la plaza Juárez, para que pareciera que llenaba la plaza, pero ni así.

Este es un efecto de que en Tlaxcala, ya nada es como antes, que como ya no hay apoyo populista, la gente ya no acude en miles a aclamar a su líder, es claro que en Tlaxcala la izquierda agoniza.

Otra vez va a venir a Felipe Calderón, diputados, alcaldes y hasta los chicos de la prensa le le endulzarán el oído al panista “señor presidente para allá, señor presidente para acá y hasta a la hora de preguntarle no lo bajaban de señor presidente”.

Pero es claro que ya no es el presidente de este país, ni de los panistas, quienes son los que no quisieran que pase el tiempo y se quedan con sus conquistas y sus presidentes.

Marco mena y sus “tlaxcalitas” rezan porque ya no venga otra vez su líder Manlio Fabio Beltrones, no sea que ponga gasolina con eso de Marco Adame y confunda a los electores a la hora de votar.

Ya nada es como antes, cuando en los tiempos en que gobernó Beatriz Paredes, como nunca antes las Organizaciones No Gubernamentales se pusieron de moda,  al principio sus dirigentes se auto definían como “luchadores sociales”.

En Tlaxcala, particularmente destacaron los líderes campesinos, obreros y muy escasos de otro tipo, en aquel entonces destacaba doña Natalia Teniza en la zona sur del estado, acompañada de Rosalía Peredo Aguilar.

La lucha prevalecía por el reparto de tierras, la toma de tierras llegaba a su fin, los ejidatarios se multiplicaron y a ello obedece que los líderes campesinos se multiplicaran, para realizar labor con el gobierno.

De esta forma llegaban los recursos, se apagaban los fuegos de la inconformidad y ambas partes se hicieron dependientes, para el fertilizante, la semilla y hasta la comercialización.

Otro ejemplo en Tlaxcala fueron los ferrocarrileros, gremio poderoso en lo político que encumbro a diputados, senadores y presidentes municipales, pero con la privatización de ferrocarriles, se les quitó el poder.

Luego aparecieron los líderes sindicales, las centrales obreras copiaron modelos de sindicalismo, también para obtener privilegios y cargos de elección popular, recordamos a Lino Santacruz Morales y Alberto Juárez Blancas.

Uno al frente de la FROC-CROC y el otro en la CTM y los de la CROM no cantaban mal las rancheras, ahora la pérdida de empleos y la falta de centros de trabajo, casi hacen desaparecer a los líderes sindicales obreros.

En ese inter surge y cobra fuerza el magisterio, particularmente el Movimiento de Bases Magisteriales en tiempo de Manuel Campos y Álvarez Lima, pero ya el magisterio se perfilaba como un gigante laboral y sindical.

Ahora la CNTE toma su lugar, hasta en tanto no salgan las ordenes de aprehensión por e bloqueo de carreteras en la autopista a San Martin, la carretera federal a Puebla y en la vía corta a Chiautempan, ahí se cometieron delitos. Al tiempo.

En tiempos de Álvarez Lima, casi al mismo tiempo otros “luchadores sociales” fueron apareciendo, cuando estuvo de moda el EZLN, Luz Rivera y sus compañeros trajeron al sub Marcos.

Lo cierto es que a partir de ese momento, cuando gobierna Sánchez Anaya las organizaciones sociales se multiplican, para el reparto de despensas y el número llegó a ser impresionante.

Había más de 300 y todas exigían su “apoyo”.

Luego vino Héctor Ortiz, quien fue más mesurado, pero toleró a los luchadores sociales, incluso creo las recordadas brigadas azules, integradas en su mayoría por mujeres.

Esta situación provoca que los derechos humanos llamen la atención, la realidad es que era dinero fácil y rápido, sin mucho trabajo y solo bastaba con juntar unas firmas, conseguirse una oficina y a cobrar.

Por eso a quienes vivimos en Tlaxcala, no es sorpresa que las organizaciones, al serles cortado el recurso pongan el grito en el cielo, se trata de sobrevivir, algunos de ellos se quejan que llevan más de cuatro años sin recibir sus apoyos.

De nada les ha valido manifestarse y denunciar que no reciben recursos, pero lo cierto es que el camino ha sido equivocado, porque primero deberían demostrar su efectividad.

Esta es una muestra de que realmente etas organizaciones han perdido su fuerza, sobre todo porque los tlaxcaltecas ya se dieron cuenta que algunos luchadores sociales solo medran con la necesidad de la gente.

En esta campaña ha brillado la austeridad, por dejar poner una manta le regalan una servilleta, una bolsa para el mandado o una playera, el recurso no fluye y tal vez lo guardan para cerrar fuerte.

En tanto la información es dispersa y las propuestas se comentan en todas las reuniones, son las mismas, es la misma gata pero revolcada, a ver que nos reservan estas campañas para el final… HAY QUE ESTAR ATENTOS.