*



Tablas en la pasarela

Lunes, Abril 25, 2016 - 10:34

Aquí Xicohténcatl…

Tlaxcala, Tlax; Lunes/25Abril de 2016.- En el mal llamado “debate” que al final se convirtió en “pasarela de modas”, con bajo nivel de propuestas y muchas ideas, sobre todo en temas tan delicados de gobierno como son el de educación y seguridad, nos quedaron a deber.

Más emocionados e ilusionados por salir en la tele de rancho estaban las y los candidatos, hasta el conductor la regó, eso se sacan las y los consejeros del ITE, por traer a gente de la legión extranjera a precio de ojo de la cara.

Para eso me gustaban.

Como sea la que abrió fuego fue una furibunda Martha Palafox, quien en su rostro y gestos reflejaba el color de su traje, como color camote subido, al tiempo que olvidaban decir su nombre decía sin rencor “ya estamos acostumbrados”.      Marco Mena se lo recitó todo de memoria, llama la atención eso de crear un C-5, dotado de la más alta tecnología, lo que nos indica que por más que digan que se gastan millones y millones ¿no hay nada?

Siente que lo espían y que como en la escuelita le copian su tarea, cuando nos quedó a deber decir de dónde va a sacar el dinero para sus sueños guajiros.

Muy a la jipiosa llegó Adriana Dávila, con la espada desenvainada se dijo la ganadora del proceso electoral, hasta invitó a celebrar triunfos existentes en su cabeza.      Al igual que Marco Mena presumió de transparencia, pero a pesar de sus buenos deseos, el planteamiento para la educación y la seguridad no fue nada diferente.

Lorena Cuéllar parecía artista de telenovela, con ese espectacular peinado de salón y su vestido negro que dejaba adivinar un toque europeo, muy al estilo de las pirámides de Egipto.

La verdad fue la primera que puso el dedo en la llaga y que le dio vida a esta pasarela al iniciar el ataque, que es la mejor defensa para evidenciar que ha ganado todas las batallas.

Luego los demás, un Federico Barbosa que nos puso en aprietos porque en ratos se quedaba como dormido, una Edilberto Algredo Jaramillo con su eterna chamarra café color y olor camello.

Jacob Hernández Corona nos hizo recordar al maestro en ceremonia de gala de los lunes, con traje nuevo pero algo incómodo y demasiado acartonado y directo en sus propuestas que se nota aprendió de memoria.

Luego el académico Felipe Hernández con sus propuestas medio enredadas y al final nos dejaron a medias, no por falta de ganas, sino por el tiempo y el lugar que fueron pésimos para estos ejercicios.

Total que los ciudadanos no nos divertimos con un verdadero debate, para ver como se defienden y como argumentan, nadie se puede alzar como ganador, cuando el pueblo, las y los electores fuimos los perdedores.

Así el Manchidebate fue exactamente una copia de lo que no se debe de hacer en materia de comunicación, “error y acierto”, dicen los del ITE, pero no dicen que este error puede llevar a Tlaxcala al matadero.

Ojala y que para el otro “debate” obliguen a las y los candidatos a dejar sus hojitas de apunte, para ver de qué están hechos y si en verdad son sus ideas suyas y no las imaginarias de su sequito de asesores.

Que hablen mirando a los ojos, con esa pasión que dicen tener para querer gobernar, que al menos ayer entre titubeos, poco tiempo y lapsos mentales, no nos supieron decir el que, ni el cómo.

al final consejeros y organizadores no desafiaron la orden del amo no prensa… no prensa y en el pecado llevan la penitencia, ahora es lunes para justificar lo injustificable, pero más la mansedumbre.

Mientras ya entramos en la recta final del primer mes de campaña y no con el debate prenden, algo tienen que hacer los equipos de campaña, porque la gente ya no acude al llamado de las sirenas.

Vemos mucha gente en las fotógrafas de las reuniones en los pueblos, pero si nos damos cuenta son los mismos, son los de las brigadas que solo se mueven de lugar. Al igual que ayer en su Manchidebate, algunos y algunas atentan contra la inteligencia de los tlaxcaltecas, quienes los observamos sin apasionarnos, en espera de que ya no nos engañen, ni nos hagan ver magia o ilusionismo.

Los tlaxcaltecas queremos resultados, ya estamos cansados de buenas y fantasiosas ideas, porque a diario el hambre llega a las mesas y el miedo al salir por las calles se recrudece más y nadie dice cómo va a cambiar esa… NUESTRA TRISTE REALIDAD